Entrada etiquetada ‘Catedral del mar’

Un tostón medieval

01

10 2018

Amaya Michelena . La catedral del mar tenía todos los ingredientes para convertirse en una gran serie: la ambientación, una trama llena de intrigas, acción y peripecias, personajes de enjundia, un marco histórico para sacarle jugo y un reparto más que interesante. Pero, oh, la fórmula mágica no existe cuando se trata de crear un éxito y desde luego aquí no lo han logrado. Como no he leído la novela que le da soporte, ignoro si el fallo viene de fábrica, pero en la versión televisiva, que creó Atresmedia conNetflix y Televisió de Catalunya, la ficción entra en barrena casi desde el primer capítulo y se extiende de forma soporífera con las cuitas de la infancia del protagonista, hasta que logra retomar un poco el brío ya casi al final, cuando la acción se hace más dinámica. A destacar escenarios, vestuario y ambientación, muy logrado. Y lamentar que los personajes se hayan quedado desdibujados, con una actuación rígida y contenida para Aitor Luna. Al final, parece que tanto el escritor como los guionistas querían únicamente hacernos saber que en laEdad Media se cometía una injusticia detrás de otra. Y que la plebe también levantaba catedrales. Una pena.

Una construcción a medio gas

28

05 2018

Urko Urbieta . A A3 le ha costado Dios y ayuda estrenar la adaptación televisiva de La catedral del mar, el famoso bestseller de Ildefonso Falcones. Pero tras varios cambios de protagonista e inicios de rodaje fallidos, por fin hemos podido ver su joya de la corona seriéfila para este curso. Lástima que, en mi opinión, el primer capítulo no cumpla con las altas expectativas que tenía puestas en ella. La miniserie cuenta la vida de Bernat Estanyol (excelente Daniel Grao) y su hijo Arnau (Aitor Luna, que no aparecerá hasta el tercer episodio, cuando llegue a la edad adulta), a la sombra de la construcción de la famosa Catedral del Mar de Barcelona, en el siglo XIV. Y quizá ahí radique el primer problema de la adaptación: es demasiado fiel al texto original, lo que empobrece tramas y desaprovecha personajes, como el de Nora Navas, que no tiene suficientes minutos en pantalla para desarrollar a Guiamona.Otro punto que resta al resultado final es la dirección. Salvo dos escenas tan crueles como efectistas, a la serie le termina de faltar empaque visual y chicha como para tenerla muy en cuenta.