Entrada etiquetada ‘Clan’

Peppa y Doraemon

26

07 2016

Neus Aguiló. Tras visionar todo tipo de dibujos animados (algo inevitable en vacaciones y con niños en casa) me pregunto qué tienen los de Peppa Pig que enganchan a los más pequeños. Seguro que detrás hay todo un estudio de mercado para que desde muy corta edad niños y niñas sigan a la célebre cerdita. Hay que reconocerle un mérito muy grande: no son dibujos sexistas, se puede ver a Papá Pig haciendo las tareas del hogar, a Mamá Pig conduciendo un coche con su marido en el asiento de copiloto, a la señora Rabbit pilotando un avión o a Pedro Pony, Danny Dog y Rebecca Rabbit asistiendo a clases de ballet. A simple vista, parecen detalles sin importancia pero no lo son: los niños y niñas que ven dibujos no sexistas aprenden valores y conductas que reproducirán en un futuro. Piensen en el entrañable pero algo rancio Doraemon: es cierto que son dibujos de los años ochenta pero la madre de Novita se pasa el día encerrada en casa amargada y ejerciendo de maruja y casi todos los personajes son masculinos. Ya es hora de evolucionar. Se incide en la imprtancia de educar en la igualdad y Peppa Pig aporta su grano de arena. Cambio al gato cósmico por Peppa.

Etiquetas: , ,

El sentido común de Bob Esponja

04

09 2015

Alfons Martí. La imaginación es un bien escaso y precioso en la vida humana y en sus expresiones. Entre otros méritos, la serie de Bob Esponja, tan pintoresca y casi surrealista en apariencia, puede destacar el ser revolucionaria por revelarnos cosas ciertas que olvidamos. Lecciones de sentido común tras las máscaras inofensivas y extravagantes de ardillas submarinas, capitalistas con caparazones y seres indeterminados. Entre escenas que recuerdo últimamente, me llamó la atención la que nos muestra a Patricio intentando dar lecciones de ‘artes inmóviles’ al replicante ‘incapaz de saber hacer nada’ de Bob Esponja. Patricio y el propio replicante sufren lo inimaginable, se retuercen, se funden, se rompen porque no hay manera de realmente lograr ‘no hacer nada’. Y es lo natural, mirar el reloj, desesperarse, buscar escapar.
En el s. XVIII, suave con las personas, se encerraba a la gente en prisiones para que sufrieran no tortura ni maltrato, entonces raros, sino el tedio y el desespero de ‘no hacer nada’. Vivimos un mundo tan absurdo que nos enseñan a ‘no hacer nada’ como algo maravilloso. En la serie, más fiel al sentido común de lo que se supone, el propio Patricio sucumbe al horror de enseñar artes inmóviles y el propio alumno confiesa que ‘no es capaz ni siquiera de no hacer nada’. Paradojas. Esencia del verdadero humor.

Etiquetas: ,

El rey es viejo, viejo, viejo…

14

03 2015

Gemma Marchena. En el vasto y agreste mundo de los dibujos animados existe un paraíso que se llama El pequeño reino de Ben y Holly. Para todo aquel que supere los cinco años, el visionado de más de media hora de series infantiles preescolares le puede terminar gratinando el cerebro. Pero ah, Ben y Holly puede, no, resulta ser la salvación: gusta a los mayores y pirra a los pequeños. Vamos, que es la serie perfecta para ver con los peques sin morir en el intento. Un ejemplo: el Rey Cardo cumplía años y sus súbditos le compusieron una canción cuya elaborada letra decía lo siguiente: ‘El rey es viejo, viejo, viejo… El rey es viejoviejoviejoooo’. Sutil y socarrona, no duda en reírse de la Reina Cardo, que decidió hacer magdalenas para recaudar dinero para reconstruir el tejado de la escuela. Pero he aquí que sus dulces eran tan repulsivos que sus vecinos querían morirse cada vez que los probaban. Y eran de una masa tan dura, que los científicos nombraron a las magdalenas de la Reina Cardo como la materia más dura del universo. De ahí a convertirse en tejas sólo había un paso. ¿No es maravilloso tal sentido del humor?

Dibujos animados

06

01 2015

Neus Aguiló. Mi empacho de estas Navidades no ha sido de turrón ni de comidas copiosas. Como tengo niños en casa, el empacho ha sido de dibujos animados, especialmente los de  ‘Peppa Pig’. Cada año sucede lo mismo: por más que lo intento, no puedo escapar a la serie creada por Neville Astley y Mark Baker. Antes de todo, hay que reconocer que son dibujos bien hechos y que inculcan valores a los más pequeños. Pero es que el perro Dani, la liebre Rebecca, la oveja Susi, la zebra Zoe, madamme Gazelle y la propia Peppa no me han perdonado ni un solo día: los incansables amigos de la cerdita más querida por los niños no han parado de subir y bajar colinas, de hacer competiciones de triciclos, de montar en tren o de deslizarse por los toboganes de los parques. Y claro, cuando a Clan se le acaban los episodios, emite reposiciones. Prácticamente me los sé de memoria en castellano, por lo que he optado por verlos en versión original (así pongo al día mi inglés, aunque sea en su versión más elemental). No es que esté deseando volver al trabajo, pero lo vislumbro como la única opción que me permitirá librarme de la familia Pig.

Etiquetas: ,

Series infantiles

29

01 2013

Neus Aguiló. Desde la llegada de la Televisión Digital Terrestre, el público infantil dispone también de canales temáticos sólo para niños. Clan, Boing, Super 3/Canal 33, Disney Channel… emiten casi sin interrupción series infantiles o dibujos animados de toda clase. De todos los que he visto, destacaría sin duda los dibujos de la familia de ‘Peppa Pig’, unos cerditos en apariencia bastante simples y monótonos pero también muy educativos. Cierto es que apenas hay acción ni héroes con superpoderes; sin embargo, abren la puerta al mundo a los más pequeños: los animales, la escuela, los medios de transporte, los juegos en equipo, la naturaleza, la seguridad vial o el respeto a la diversidad (conejos, perros, cerdos y vacas conviven en armonía y aceptando sus diferencias). Todo ello se consigue además huyendo de estereotipos sexistas: sin ir más lejos, mamá Pig es experta en bricolaje, papá Pig sabe planchar unos pantalones sin que se le caigan los anillos y el autobús escolar lo conduce un animal hembra. Y como la sociedad también se cambia empezando desde la base, sólo puedo decir que hacen falta más cerditos de ‘Peppa Pig’ y menos dibujos de princesas que se consumen esperando un príncipe azul que destiñe.

Bob Esponja

01

06 2012

Alfons Martí. Es una serie muy explotada, coronada de un éxito abrumador que genera, como siempre, excesos como ventas de símbolos, emblemas y mitificaciones o especulaciones absurdas tipo: «¿será Bob homosexual, extraterrestre, frío o cálido en la vida real?», y sin embargo lo importante es que aún depara sorpresas y se agarra a esquemas interesantes al explotar a sus protagonistas. El episodio del martes fue un caso ilustrativo: Calamardo, el torpe narcisista rabioso y siempre duro con Bob, pretende suplantar a un famoso artista.
El esquema, conocido pero muy realista, nos muestra cómo el éxito en una sociedad masificada crea personajes que pueden ser suplantados, aunque no para siempre. Calamardo simula muy bien la capacidad verbal del talentoso artista pero un descuido, o más bien el dedo ingenuo de Bob y Patricio, le delata. Y es detenido por la policía. Un sarcasmo gracioso y más aún porque recuerda que en un mundo de imágenes y de teatralidad social, de confusiones continuas, un o una farsante que se cuide la imagen puede engañar a las masas, que a veces no sabes si el artista es el talentoso o lo es el simple simulador. En todo caso, acaba siendo descubierto. Incluso si se trata del entrañable y gracioso Calamardo.

Etiquetas: ,

Sin segundos

19

03 2012

Emili Gené. Los rumores apuntaban a Clan, Águila Roja e incluso Teledeporte: muy mal tiene que estar un país para sacar de la parrilla pública un programa dedicado íntegramente al deporte. Más lógica resulta la caída en desgracia de 59 segundos, un programa que se hizo famoso por retirarles el micrófono a todo tipo de políticos y periodistas. Cierra en abril, y TVE se quedará sin magazine político, a la espera de que La noche en 24 horas corra la misma suerte. Cuando se añadan los desayunos comandados por Ana Pastor (ya saben, la única mujer que se atrevió con Cospedal) a la merienda de negros, la cadena que ZP quiso poner a la altura de la BBC podrá orientarse definitivamente a los concursos de fabricación propia para competir en igualdad de condiciones con el resto de canales: más publicidad, más telebasura. Con el imperio de Polanco en subasta y el de Roures en pleno ERE, parece claro que no hay en Occidente modelo televisivo alternativo a los impuestos por Murdoch o Berlusconi. ¿Y en Oriente? China e Irán, donde Internet es una red controlada por el Gobierno.