Entrada etiquetada ‘corrida de toros’

Servicio público

17

08 2015

Para esto pagamos una televisión estatal pública. Para retransmitir una corrida de toros como la que se celebró en San Sebastián hace unos días, en horario compatible con un público infantil que así puede deleitarse con la belleza plástica del arte de matar. Para entrevistar a unos espectadores de excepción como son el rey (¿exrey, emérito?) Juan Carlos (el de la escopeta en safaris), su hija y su nieto Froilán (el de la escopeta en el pie), Para que la periodista les agradezca a todos ellos su apoyo a la fiesta nacional (sic), que tanta falta le hace. «Agradecerle antes que nada su presencia aquí y el gesto de apoyo a la tauromaquia tan importante que usted da siempre», ahí queda eso. En nombre de todos, y traduciendo este clamor popular que reclama el relanzamiento de las corridas de toros. Para escuchar estas expresiones de amor a una tradición que hay que mimar y aplaudir. Para esto tenemos una televisión pública y una monarquía que viven, una y otra, de las arcas públicas. Para esto mantenemos una empresa como es RTVE que pierde 100 millones cada año y acumula una deuda cercana a los 1.000 millones.

Cornadas

20

08 2012

Emili Gené. Haciendo zapping llegué a ‘Tendido cero’, un viaje a los tiempos aquellos de la raza y el andalucismo, una regresión a las lentejuelas y el uniforme goyesco símbolo del valor patrio y la testosterona que enamoraba a las extranjeras. Ni idea de que en este siglo XXI se siguiese programando este espacio mítico, mezcla de reporterismo de urgencia y literatura cañí. Siempre me ha llamado la atención el barniz intelectualista (ahí están el verbo de Cossío o los dibujos de Picasso: los toros por lo visto no entienden de derechas e izquierdas) que acompaña el arte de matar. Lenguaje barroco cargado de adjetivos y tecnicismos al servicio de una sintaxis amplia donde predominan las frases largas que solo saben construir los virtuosos. O sea que la televisiòn mantiene viva la llamada fiesta nacional mediante la respiración asistida de este programa eterno. No muere por los antitaurinos sino de pura decadencia económica, tal vez camino de un espectáculo solo para turistas; acompañando al difunto, las noticias que llegan de ferias y plazas. Como la cornada a Fernando Cruz.