Entrada etiquetada ‘CSI Miami’

El efecto ‘cuñado’

24

04 2016

Urko Urbieta. Un médico forense sumamente irritante y una mujer policía con carácter condenados a entenderse, acompañados por un grupo de secundarios insípidos, una ciudad fotogénica, en este caso Miami, y una serie de asesinatos por descifrar. Podría estar citando CSI: Miami, Castle o Bones… pero no, en esta columna hablo, lamentablemente, de Rosewood, el nuevo procedimental que Cuatro estrenó el lunes. Les pongo sobreaviso: es mala con avaricia. Es serie B intentando camuflarse como producto de Primera División. No me cabe en la cabeza que llegara a estrenarse en USA y, sobre todo, que le hayan concedido una segunda temporada. Rosewood pretende, sin éxito alguno, alejarse del calco de este tipo de series policiacas poniendo como protagonistas a una pareja de minorías de la sociedad americana: el médico patólogo es un hombre de color, con laboratorio propio y vestido como si siempre estuviera de fiesta, aunque esté abriendo un cadáver, trabajando codo con codo con una agente latina de armas tomar que intenta superar la muerte de su marido.
Si a una premisa tan manida y facilona le sumas un protagonista insoportable y ‘cuñao’, así como unos secundarios sin gracia (que incluye a las ayudantes del doctor: su hermana lesbiana y su novia) y unos diálogos espantosos, el resultado es este engendro del que les aconsejo huir como de la peste.

El lento declive de los ‘CSI’s’

18

08 2013

Urko Urbieta. El martes finalizó su andadura en la pequeña pantalla la primera secuela de CSI, ambientada en Miami. El detective Horatio Caine y sus equipo de forenses sin mácula –pocas veces los hemos visto sucios– dijeron adiós tras diez años de emisión en Telecinco ante poco más de un millón de espectadores. Triste final –relegada al ‘late night’– para una serie que en su mejor momento conseguía reunir frente al televisor a casi 6 millones de espectadores –en febrero de 2007, al finalizar su cuarta temporada– y un 30 % de share; audiencias que no logra ninguna serie en la actualidad.
Telecinco tiene que emitir todavía las tres últimas temporadas de la segunda secuela de la franquicia, CSI: NY, que ha finalizado también este año en USA. Quizá ha sido la de menor impacto en nuestro país, aunque lograba más de 4 millones de fieles seguidores en sus mejores tiempos. Mientras que la serie madre, CSI: Las Vegas, que revolucionó la ficcion allá por 2001, finalizó en mayo en Mediaset la emisión de su temporada 12 –sin Grissom ni Catherine Willows en el reparto– arañando los dos millones de seguidores.
Es lo que tienen las series, que si se alargan, la gente deja de serles fieles. Y los CSI’s ahora son una sombra de lo que fueron.

Horatio se va al paro

17

05 2012

Urko Urbieta. Otro indicio de que los mayas no se equivocaban y que el Apocalipsis está cerca: cancelan CSI: Miami tras diez años luchando contra el crimen.
Aunque la franquicia de los forenses ya no es lo que era en términos de calidad y de audiencia, no quitemos al César lo que es del César. La primera secuela de ese estratosférico éxito que ha sido CSI: Las Vegas, que revolucionó y relanzó el género policiaco hace doce años, ha arrasado a nivel internacional (es más, durante varios años tuvo el honor de ser la serie más vista en todo el mundo), aunque los críticos nunca le tuvieron mucho cariño.
Los productores y guionistas de CSI: Miami siempre buscaron alejarse completamente de su serie madre (algo que no ha hecho la versión de Nueva York) con una estética muy videoclipera; utilizando (y abusando) del efecto de la pantalla dividida para mostrarnos diferentes secuencias que se suceden al mismo tiempo; y por esos filtros amarillo-naranja locos que podían acabar con la vida de un epiléptico. Para el recuerdo nos podemos quedar con los exasperantes tics del detective Horatio Caine (David Caruso): sus frases sentenciosas y su manera peculiar (y chula) de quitarse las gafas de sol. Al paro Horatio. Adiós.

Etiquetas: ,

Perdidos en un cajón

02

03 2012

Nacho Jiménez. Los gustos, como las personas, cambian de un día para otro. Así, sin más. Lo que hoy está de moda, mañana ya es historia. Lo mismo ocurre en la televisión, con programas que comenzaron arrasando y que, tras ser exprimidos por sus cadenas hasta decir basta, han terminado perdidos en un cajón. En la actualidad, a Telecinco se le está yendo de las manos sus planes con Gran Hermano. Primero fueron las galas, luego los debates y, ahora, tachán tachán, llega ‘La Última Hora’. ¿Qué aporta este programa? Pues yo se lo cuento, queridos lectores: Intentar levantar la audiencia de los programas que le siguen. Cuando se emitía los lunes, CSI: Miami, y, ahora, los martes, La fuga. Es una táctica dudosa, señor Vasile, ya que los datos de los espacios citados no han mejorado, y lo único que va a conseguir es que la gente se canse de tanto Gran Hermano. ¿Quién iba a vaticinar en 2002 que Operación Triunfo sería un estrepitoso fracaso diez años después? Quiero que vuelva la esencia del reality, un formato que me sigue enamorando tras doce años, digan lo que digan… No cambies, y vuelve, por favor…