Entrada etiquetada ‘debates’

Cuestión de ritmo

13

06 2016

Emili Genè. A veces comparo ‘Dues voltes’ con otros programas del género. No con los ‘late night shows’ que hacen Buenafuente y demás monstruos sino con espacios más corales que combinan información y debate. PuntCAT, El objetivo, La Sexta Noche, 24 horas… Y ‘Dues voltes’ siempre sale bien parado, no solo porque sea más cercano que los de canales estatales sino por el estilo que ha sabido darle desde sus principios y mantener día a día. Me gusta por ejemplo que las discusiones no salgan de madre. El tira y afloja en torno a la ampliación del puerto del Molinar hubiese podido derivar en una batalla campal. Y es verdad que hubo fuego cruzado entre los partidarios y adversarios del proyecto pero sin salirse de las reglas del juego. Es difícil albergar temas polémicos y conservar una cierta etiqueta. Algo parecido sucede cuando debaten los portavoces de los partidos: ni siquiera llega a desentonar la vehemencia de Margalida Prohens. Mérito sin duda de Neus Albis, alejada de cualquier protagonismo. Conexiones en directo, cara a cara entre dos clásicos y las lecciones magistrales del ínclito. No se me ocurre una fórmula que dé tanto en menos de una hora. Moderación mallorquina a ritmo global.

Tertulias económicas

03

04 2015

Alfons Martí. Las televisiones reflejan la obsesión de la política por la economía. Cada vez que sale el Gobierno o sus adversarios es para hablar de números. El líder de la oposición se siente un jabato si logra nombrar unas cifras negativas de las arcas del gobierno. En los magazines de información, sea matutinos o vespertinos, no faltan ni expertos ni contertulios que lanzan dardos matemáticos. Son intervenciones muy graves, en tono apocalíptico o absoluto. Se ríe muy poco. Es un baile de palabrotas de argot tipo: déficit, saldo, superávit… hasta llegar a la sagrada palabrota ‘deuda’. Entonces, todos se cuadran. Los telespectadores, mientras, no entienden absolutamente nada. Solo son claros cuando hablan de los griegos , por ejemplo. Pero no va ni del milagro de la libertad antigua, ni las hazañas de Ulises u Orfeo, ni siquiera de la música que marca la vida del pueblo griego de hoy. No. Se trata de pasar del argot incomprensible a las amenazas barriobajeras. «Los griegos no nos devuelven el dinero». Y ningún tertuliano aclara que ‘el dinero’ es de nuestro trabajo, tomado sin permiso para prestarlo a gobiernos extranjeros con usura. Curioso: saben citar tablas de numeritos pero no saben hablar. Aunque sí montar numeritos.

Etiquetas: ,