Entrada etiquetada ‘Disney’

Sin final feliz

24

02 2017

M. Lluc García. Siempre he creído que el amor es como el que te enseñan las películas Disney y que termina con un final feliz. No sé si tiene algo que ver que desde que era un bebé mis padres me ponían estos films y a día de hoy sigo mirándolos, hasta el punto en el que me sé todas las canciones y diálogos de memoria. Sin embargo, hace unos meses decidí que era el momento de dejar mi infancia a un lado y ver películas más adaptadas a mi edad. Sin olvidarme de mi mundo de fantasía, me he enganchado a la serie Érase una vez. Los primeros capítulos me han roto los esquemas del concepto que tenía de Disney. Ahora ya no veo a la Cenicienta, Ariel, Aladdin o Peter Pan con los mismos ojos, aunque he de reconocer que esta versión es mucho más realista que la de dibujos animados, pero la historia no es la misma. En Érase una vez todos los personajes de los clásicos cuentos de hadas vivían en el Bosque Encantado y ahora están atrapados en el pueblo de Storybrooke sin recordar quiénes son en realidad,  y solo una persona puede romper el hechizo que les ha enviado hasta allí. El relato que nosotros conocemos no se asemeja mucho con Érase una vez, aunque la mayor diferencia es que en esta serie los finales felices no existen.

Infanta de Disney

07

02 2015

Gemma Marchena. Disney acaba de anunciar la puesta en marcha de una nueva serie infantil de princesas. Elena de Avalor será la nueva criatura de la factoría que, atención, por primera vez será latina. Pero latina de verdad, no como la princesa Sofía, que es más de cartón piedra. Y es que Disney siempre está atenta a que todas las culturas estén presentes y después de tanta princesa caucásica (como Cenicienta o la Bella Durmiente), llegaron las indígenas (como Pocahontas), afroamericanas (Tiana y el sapo), árabes (Jasmine) y orientales (Mulán). La princesa Sofía había nacido para ocupar la cuota latina, pero una marabunta de críticas hacía hincapié en que era demasiado pálida y pelirroja para que las niñas hispanoamericanas se sintieran identificadas. Además, con un vistazo rápido a la serie puede verse que esta chiquilla es centroeuropea tal y como se advierte en el estilo arquitectónico o en las ropas. Total, que para enmendar el error, aquí aparece la princesa Elena de Avalor, que también será una serie. Algunos, igual, nos quedamos con Dora, que esa sí que es hispana de verdad y de la plebe, como el resto de los seres humanos.

Etiquetas: ,

Princesa por sorpresa

14

12 2013

Gemma Marchena. Está visto que los norteamericanos tienen idealizada a la realeza. Si le dedican tantas películas y series de dibujos es porque, sin duda, ellos no tienen que padecerla. El caso de Disney es paradigmático: quieren convertir a todas las niñas en princesa. La serie La princesa Sofía tiene un paralelismo extraño con España. Para empezar Disney aseguró que era la primera latina de la factoría y ante las acusaciones de que era demasiado pálida, salieron con la excusa de que «es española». La princesa Sofía es una plebeya que vive en un país inspirado en el nuestro y que gracias al matrimonio de su madre con un rey se convierte en princesa. A partir de ahí, Sofía hace lo que puede para adaptarse a su nuevo papel. El problema es que es demasiado sencilla, simpática, espontánea y, no sé si les suena, campechana. Su hermanastra Amber, que es una princesa de las de verdad, no duda en mirarla por encima del hombro. Sus compañeras de la academia real también son para tirarles un ladrillo en la cabeza: princesas todas, son estiradas y llenas de prejuicios de clase. Lo que Sofía no sabe es que por mucho que se empeñe en ser una buena princesa, es muy probable que un día se case por amor con un deportista rubio con predilección por afanar dinero público. Sus quebraderos de cabeza no han hecho más que empezar, pero creo que Disney no tendrá en cuenta este detalle.

Juguetes sin sexo

23

11 2013

Gemma Marchena. Una tiene unos principios y hasta hace dos años juraba que si tenía un hijo jamás vería la tele y, es más, huiría del imperio Disney. Total, que no tengo palabra y sí dos niñas que se pirran por Mickey Mouse. Ellas se divierten y por unos segundos me relajo pensando que estoy en un spa. Esta semana Mickey Mouse tenía superpoderes y es superfuerte, superrápido y superlisto. Mientras tanto, Minnie lanza «lazos maravillosos», y cito textualmente. Ser una niña es un rollo. Los anuncios de juguetes ya han empezado su bombardeo y ahora soy consciente de las mujeres que quieren que criemos. Nancy Aventuras dice que se va a Nueva York y que «la vida de supermodelo es muy estresante». Barbie y sus amigas se van de vacaciones en caravana (toda hiperrosa, como no). La propuesta me parece un planazo: pienso en caminar por el bosque, en hacer una barbacoa. Pues no, Barbie entra en la caravana para hacerse la manicura. Mi amiga Marga tiene el problema contrario. Es una empedernida cocinera y su hijo Miquel ya dice que quiere ser chef pero, ah, las cocinitas parecen cosa de nenas. Y yo me pregunto donde están los juguetes alternativos, la Nancy Indignada, la Barbie cooperante,  la Barriguitas Dinosauria o esas muñecas que te den ganas de convertirte en doctora, chef o asesina a sueldo.

Etiquetas: ,