Entrada etiquetada ‘Divinity’

La vida mini

21

06 2016

Neus Aguiló. Divinity emite un programa llamado Minicasas de ensueño, donde dos profesionales de la construcción fabrican en Estados Unidos una minicasa en tiempo récord. Seleccionan una familia que quiere vivir en una casa diminuta y le enseñan a desprenderse de lo superfluo. La regla que aplican es “si no lo necesitas, no lo guardes”. El resultado final es una caja de cerillas, sí, pero, paradójicamente, da la sensación de amplitud, luminosidad y confortabilidad. El pasado domingo los protagonistas fueron una pareja y su hija pequeña, quienes se mudaron a una casa de tan sólo dieciséis metros cuadrados. ¿Cómo se las ingenian para vivir en un hogar de estas características? En primer lugar, los espacios se aprovechan al máximo (las mesas son plegables, el televisor se cuelga en la pared, los inodoros son de quita y pon…). En segundo lugar, hay que ser muy ordenado y evitar dejar trastos por medio. Por último, hay que armarse de paciencia y aprender a convivir con los miembros de tu familia en una casa liliputiense. ¿Y por qué hay personas que desean vivir en microespacios? Algunas, por cuestiones económicas; otras, por convicción: renuncian a una casa convencional para vivir en una casa mini pero ubicada en un entorno natural. Curioso.

Femenina y feminista

12

05 2016

Jennifer Munar. Eran muchos los que pensaban que Anatomía de Grey había firmado su sentencia de muerte (nunca mejor dicho) con la marcha del Doctor Macizo de la serie. Primero fue Ellem Pompeo, la actriz que interpreta a Meredith, la que nos avisó de que ésta iba a ser una gran temporada. Eran solo palabras, al fin y al cabo, y lo que necesitábamos los fans eran hechos. Por suerte, la actriz no dijo ninguna mentira.
A pesar de estar ya en su duodécima temporada, Anatomía de Grey se encuentra ahora en uno de sus mejores momentos. Si bien es cierto que la esencia de la ficción continúa siendo la misma (enfermedades imposibles y accidentes todavía más inverosímiles), en esta ocasión nos hemos encontrado con unos personajes más centrados y unas tramas principales mucho más perfiladas que en las últimas temporadas. Sin embargo, lo que más disfruto es cómo las mujeres han ido tomando cada vez más el poder de la serie, convirtiéndose en las auténticas reinas, dentro y fuera de los quirófanos. Anatomía de Grey siempre fue una ficción con mucha presencia femenina, pero ahora es, además, una serie feminista.

Esta vez se han pasado

30

04 2015

Jennifer Munar. Voy a intentar escribir este artículo sin hacer ningún spoiler, aunque es difícil que todo aquel que tenga Internet en casa y sea seguidor de Anatomía de Grey no sepa lo que pasó en el último episodio emitido en Estados Unidos. Los habituales de las aventurillas de los médicos con más apetito sexual de la televisión ya estamos acostumbrados a que la creadora y guionista de la serie, Shonda Rhimes, juegue con nuestras emociones y mate a algún personaje protagonista de vez en cuando. De hecho, todo aquel que ya era seguidor de Anatomía de Grey no se sorprende ni lo más mínimo ante los sucesos de Juego de Tronos. Ya han hecho ‘callo emocional’. Pues bien, a pesar de que las camillas de ese hospital han transportado a decenas de personajes adorados por la audiencia, lo que pasó en el último capítulo fue demasiado. Shonda, esta vez te has pasado. Es por eso que hago un aviso a todos los que disfrutan viendo Anatomía de Grey: si no quieren ver cómo todo lo que creían que era intocable a lo largo de once temporadas se desmorona, no continúen viendo la serie. Si lo hacen, preparen los pañuelos.

La fórmula del éxito de ‘GH VIP’

04

02 2015

Jennifer Munar. Voy a sincerarme y confesar que siento cierto nivel de admiración por los concursantes de Gran Hermano VIP. Por ellos, y por la paciencia infinita de todos y cada uno de los espectadores que les siguen día tras día. Me explico: no todo el mundo es capaz de no hacer absolutamente nada durante horas ni, mucho menos, de observar a alguien realizar tal hazaña en el televisor sin cambiar de canal. Y cuando digo ‘nada’, no me refiero a lo que ustedes o yo podemos hacer en casa (leer, mirar la televisión o hablar con alguien). En GHVIP son capaces de pasarse horas y horas tumbados sobre un sofá mirando el techo, sentados en las terrazas mientras fuman un cigarrillo tras otro en soledad… Han conseguido convertir la vagancia definitiva en la fórmula del éxito. Solo teniendo eso en cuenta, y dejando al margen el reguero de mala educación, incultura, repulsión y vergüenza ajena que generan a su paso, debería ser razón más que suficiente para su fin. De todas formas, todo eso no es lo que más me molesta. Lo peor, con diferencia, es que por su culpa han reducido el número de episodios de Anatomía de Grey en Divinity al mediodía. Y por ahí sí que no paso.

Insólito ‘reality’

25

06 2014

Miguel Soler. Aún cuando mi capacidad de asombro ante los «realities» que se ofrecen a través de la televisión está abierta a cualquier novedad, tengo que confesar que, recientemente, llegó a límites insospechados.
Si «Embargos a lo bestia», «Restauradores», «Cazadores de tesoros» o «Embargos por sorpresa» ya eran de lo más peculiar, me rindo ante el que hace unas semanas se estrenó en la cadena Divinity titulado «Desorden Extremo».
Se trata de un programa creado y presentado por un tipo llamado Peter Welsh quién ha logrado sacar adelante una idea absolutamente diferente e insólita.
Lo resumiré en pocas palabras. El tal Welsh con un gran camión y una serie de ayudantes acuden a domicilios, llamados por alguno de sus habitantes, para solventar la adicción en un miembro del mismo a almacenar trastos de todo tipo. Lo que es conocido como síndrome de Diógenes.
Welsh supervisa todas las estancias de la casa, desbordadas y sin apenas espacios para moverse, y trata de convencer a sus propietarios para que se de desprendan de la gran mayoría de cosas y objetos inservibles.

El final del programa consiste en mostrar las mismas habitaciones limpias, pulcras y habitables que provocan la felicidad de sus propietarios.

 

La mañana perfecta

20

03 2014

Jennifer Munar. Hace unos días, un amigo me dijo que se estaba planteando no ir a clase porque se había quedado atrapado en un capítulo bastante bueno de Las chicas Gilmore. Le entendí perfectamente, porque pocas cosas habrá más interesantes que escuchar una de las veloces conversaciones entre Lorelai y Rory Gilmore. Si junto a ellas se encuentran el resto de curiosos habitantes del pequeño pueblo de Stars Hollow, es prácticamente imposible apagar la televisión.
Sin embargo, hay algo que no entiendo: ¿En qué clase de mundo vivimos cuando una serie tan brillante como Las chicas Gilmore es relegada a las ocho de la mañana? Y la cosa no acaba ahí, hora y media antes, a eso de las seis y media de la mañana, se emite Veronica Mars. La misma Veronica Mars que está triunfando en los cines de EEUU con la película que sus fans financiaron el pasado verano. Otra gran serie perdida en un horario imposible.
Madrugadores, fiesteros que lleguen a casa con ganas de ver la tele, sonámbulos y demás gentes despiertas a las seis y media de la mañana: pongan Divinity. Yo lo haría.

‘Revenge’ por partida triple

16

01 2014

Jennifer Munar. Tras el parón navideño a mitad de su segunda temporada, ayer noche volvió a Divinity Revenge, uno de los mejores culebrones que ha ‘parido’ la televisión en los últimos años. Se emitieron nada más y nada menos que tres episodios seguidos, una locura que seguramente pocos médicos recomendarían, pero que resulta infinitamente entretenida.
En estos capítulos pudimos ver a una Emily de lo más romanticona y nostálgica presenciar la boda de Jack y Amanda. Personalmente, creo que no podrían haber creado a un personaje menos interesante que Jack Porter; Emily y sus ‘complejidades’ se merecen a alguien con un poco más de sustancia. Tras la ceremonia, los dos tórtolos se marcharon de luna de miel en el barco, emprendiendo un viaje que acabaría con la muerte (¡bien!) de uno de los personajes protagonistas.
En las próximas semanas (también en raciones de tres episodios) veremos como la protagonista lidia con las consecuencias de sus actos y, en general, con la paranoia que la caracteriza. Gracias una vez más, Divinity, por emitir todos los guilty pleasures que existen. Gracias de corazón.

Etiquetas: ,

Ni Katy Perry

11

10 2013

Javier J. Díaz. Para evadirnos de la realidad en la que vivimos, lo mejor es ver programas realizados en Estados Unidos. No hay nada como esa buena inyección de doble moral y sueño americano conceptual (e inexistente para la mayoría) que sólo los TV shows realizados en la gran potencia mundial saben conjugar a la perfección.
El canal idóneo para sintonizar con este mundo paralelo en España es Divinity, que desde hace unos meses emite Una boda perfecta. Un espacio que es tal cual su título: la retransmisión de el día más ideal de la pareja más fantástica del mundo. A sus ojos. Todos son ricos, todo sale bien, todos sonríen, todo es maravilloso. Lo más alejado a los míticos programas de ‘Callejeros’ que se emitían hace años por Cuatro.
En definitiva, que el día que te casas tengas que estar preocupado -además de todo lo que supone una boda- por un equipo de un programa de televisión, solo es algo con lo que disfruten los reyes del postureo televisivo: los estadounidenses. Por supuesto, cada programa acaba con fuegos artificiales. Ni Katy Perry hubiera imaginado un final así. Esperemos que esos matrimonios duren más que sus canciones.

El acoso de ‘Tu casa a juicio’

29

08 2013

Jennifer Munar. Un hombre, una mujer y un hogar que ya no sirve ni como caseta para perros. Esos son los protagonistas del programa de Divinity Tu casa a juicio.
En este apasionante reality, una familia cansada de no encontrar la comodidad que necesita en su casa, recurre a la ayuda de una experta diseñadora y un exitoso agente inmobiliario. La familia debe darles un presupuesto a cada uno y una serie de instrucciones sobre lo que debe mejorar en su actual casa y qué es lo que buscan en una nueva. Al final del plazo, la opción que elijan los concursantes será la ganadora.
Así pues, él debe buscar una casa que se adecúe a los deseos de la familia. Mientras, ella debe tirar paredes, redistribuir habitaciones, pintar, comprar muebles y decorar la casa. Como pueden ver, esto es una competición justa y en ningún caso uno de los dos trabaja un poco más que el otro. Y tal.
La idea podría estar bien si Divinity no nos bombardeara emitiéndolo constantemente, unas 800 veces al día. De hecho, mientras estoy escribiendo esto, lo están emitiendo. Un inquietante caso para Iker Jiménez.

Desigualdad de género

17

08 2013

Amaya Michelena. Resulta curioso que una sociedad que reclama desde hace décadas –la revolución de los 60 queda ya lejos– la igualdad de género e incluso lucha por la desaparición de la ridícula segregación de colores y juguetes entre niños y niñas, decida a estas alturas del siglo XXI crear canales de televisión específicos para hombres y para mujeres. Los contenidos, claro, se supone que van dirigidos a satisfacer las preferencias del público concreto que se sentará ante la pantalla. Veamos. Documentales de «a ver quién hace la burrada más gorda» para ellos, contra realities sobre vestidos de novia para ellas; espacios deportivos para ellos, contra programas de cotorreo marujil para ellas; «Billy el exterminador», sobre bichos y ratas, para ellos, contra «guerra de suegras» para ellas; historietas de camioneros en apuros para ellos y decoraciones y reformas del hogar para ellas.
Es decir, la natural evolución ¿adulta?de las barbies rubias de melena interminable con sus modelitos que las niñas vestidas de rosa piden a los Reyes Magos y los camiones, submarinos, armas y monstruos varios que los chavales brutos y vestidos de azul encuentran bajo el árbol de Navidad.

Etiquetas: ,