Entrada etiquetada ‘DKiss’

300 kilos

Neus Aguiló. Nunca antes había visto ‘Mi vida con 300 kilos’. El programa, que emite la cadena Dkiss, selecciona a personas con obesidad mórbida y les da un año de plazo para adelgazar y situarse en un peso saludable. El pasado sábado la protagonista fue Jani, una chica que pesaba ciento treinta kilos. Tras mucha dieta y ejercicio físico, la protagonista logró perder cincuenta y dos kilos de peso en sólo nueve meses y además consiguió que un cirujano la eligiera para una operación de reducción de estómago. La chica, que era adoptada, contó con el apoyo de su madre adoptiva y con la visita de su madre biológica, quien no pudo hacerse cargo de ella por su situación de pobreza extrema. Jani confesó que nunca se había sentido feliz y que había barajado incluso la posibilidad del suicidio. Una vida difícil, vídeos de las madres con llantos y abrazos, un escenario con un público entregado que aplaudía el esfuerzo de la chica, mensajes conmovedores de su entrenador personal… En fin, todos los ingredientes necesarios para elaborar un reality al más puro estilo americano. Otro producto más de Dkiss, cadena especializada en la emisión programas de telerrealidad de lo más variopintos.

14

02 2017

Parece mentira

Javier J. Díaz. En la televisión, a veces todo parece mentira. Para que cada persona pueda extraer sus propias conclusiones es muy recomendable pasarse un día entero viendo los docurealities de DKiss o Mega, cadenas hechas para el entretenimiento a cualquier precio. Mega programa en su parrilla (cinco y seis veces seguidas si es necesario) el espacio Restaurante Indiscreto. Este espacio propone descubrir a dueños de negocios de restauración las razones por las que su restaurante está fallando. Y lo hace de un modo curioso: infiltrando a un equipo de personas dentro de él mientras ‘forran’ de cámaras-espía todo el local. El bucle es siempre el mismo: un señor con problemas en su negocio y dudas sobre sus empleados (el restaurador) pide ayuda a otro señor con bigote (el conductor), que acepta encantado. A continuación, infiltra a su equipo y le muestra en directo lo que está pasando, desenmascarando así a los empleados (o actores). El problema es que a veces los empleados son tan descarados y poco discretos que solo les falta mirar a la cámara oculta y guiñar un ojo cuando se meten dinero en el bolsillo delante de todos. El caso es que roban escandalosamente y el dueño nunca se huele nada, por lo que el drama está servido al final de cada capítulo cuando los pescan con las manos en la masa. Todo tan forzado que parece mentira.

03

02 2017

Emergencias bizarras

Neus Aguiló. Haciendo zapping descubrí que existía el canal Dkiss. En esos momentos estaban emitiendo Emergencias bizarras, un programa donde los protagonistas eran pacientes de urgencias médicas. Un hombre acudió al hospital porque se había cortado la lengua y la hemorragia no cesaba. Las cámaras captaron primeros planos de gasas empapadas de sangre, lo que no hacía muy agradables las imágenes. Otro protagonista fue un niño aficionado a meterse piezas de juguetes en la nariz: hasta tres doctores intentaron sin éxito extraer la pieza de las fosas nasales del pequeño, quien finalmente tuvo que pasar por quirófano. Tras el susto, y para disgusto del niño, su madre arrojó a la basura todos los juguetes con piezas pequeñas que tenían en casa. Lo más sorprendente fue la narración del caso de una mujer que llevaba una granada alojada en la mandíbula: un equipo de valientes cirujanos se ofrecieron voluntarios para extraerle el artefacto que podía explotar en cualquier momento y acabar con la vida tanto de los médicos como de la paciente. Por suerte, la operación fue un éxito y todos siguen vivos. Emergencias bizarras es uno de esos programas a medio camino entre lo estrafalario y lo curioso que una sólo descubre cuando no hay nada interesante en las otras cadenas.

24

01 2017

Adulterio TV

Javier J. Díaz. Dkiss empieza fuerte en 2017. En una época en la que los televidentes son tan infieles dentro como fuera de la televisión, los denominados ‘docurealities’ se abren paso en las parrillas, viviendo así una edad de oro en cuanto a la temática de las infidelidades. Si la semana pasaba recomendábamos ver Crímenes pasionales para estar advertidos de lo que puede pasar si alguien se casa con un/una psicópata, hoy seguimos en casi la misma línea recomendando el estreno del pasado lunes en DKiss: Alta infidelidad. Esta producción italiana reconstruye casos reales de adulterio para explicarlos desde tres perspectivas que no tienen desperdicio alguno: el que engaña (conocido popularmente como infiel), el engañado (la pareja y normalmente la víctima) o el cómplice (el habitual amante, tercero en cuestión). En pocas palabras, un arriesgado análisis de la televisión como herramienta didáctica, explicando las consecuencias de cometer adulterio en el siglo del poliamor. Pero el espacio de DKiss va más allá y no se queda solo en los hechos, sino que ahonda en las consecuencias posteriores del propio relato, indagando en si hubo perdón y reconciliación feliz o castigo eterno salpicado de venganza.

13

01 2017

Corneados y ‘cuerneados’

Javier J. Díaz. Los seres humanos han enloquecido definitivamente. Y la serie americana Crímenes pasionales lo ha confirmado. Demuestra las locuras que llegan a hacer las personas cuando su pareja o ellos mismos cometen una infidelidad. Algo que puede ser exótico, apasionante, divertido, desgarrador o doloroso puede llegar a convertirse directamente en un asesinato a sangre fría. Lo dicho, locura. El programa documental incluye testimonios de las personas del entorno e imágenes del crimen, además de opiniones de jueces o policías que intervinieron en el caso cuando sucedió. Bien documentado, también es muy entretenido, aunque las reconstrucciones son un poco forzadas y los actores que participan siempre son más guapos y estupendos que en la realidad, lo que le resta credibilidad a la historia. Crímenes pasionales aglutina crímenes de todos los tipos: para cobrar un seguro de vida, simulando un accidente casero, un robo, una enajenación mental o, incluso, una extorsión a otra persona para que mate a su pareja. Merece la pena prestarle atención solo por ver cómo piensan algunas mentes.

07

01 2017