Entrada etiquetada ‘El barco’

Finales y renovaciones

24

02 2013

Urko Urbieta. Para colofón sinsentido –con permiso del final de Los Serrano, lo más infausto y ridículo de la historia de nuestra televisión– el que pergueñaron el jueves para despedir, definitivamente y por sorpresa, El barco. No me digan que finalizar una serie con la frase: «Está volviendo a pasar», es más por fastidiar que otra cosa; sobre todo si ya habían cerrado todas las tramas, ¿no les parece?
Después de tres temporadas, la ficción producida por Globomedia ha llegado a su fin con unas audiencias que comenzaron muy bien –casi 5 millones de espectadores– pero han descendido progresivamente hasta mínimos en esta tercera temporada –eso sí, la media de sus 43 episodios emitidos es de un 17%, que no está nada mal–.
Y si una serie finaliza, otra renueva de forma más que sorprendente. Es el caso de Familia, la nueva ficción de Telecinco, que contará con una segunda temporada cuando el pasado miércoles no llegó siquiera a los dos millones de seguidores con la emisión de su sexto episodio. Eso sí, la cadena ha marcado nuevas directrices –vamos, que se avecinan muchos cambios– que la serie protagonizada por Alexandra Jiménez deberá seguir de cara a la nueva tanda de episodios. Veremos.

Lo que viene en 2013

08

01 2013

Urko Urbieta. Comienza la temporada televisiva más ‘caliente’: la cuesta de enero y la bajada de las temperaturas elevan el consumo televisivo por lo que las cadenas apuestan por estrenar programas de éxito y nuevos formatos que arrasen.
Títulos en ‘hiato navideño’ vuelven con energía renovada, como El barco; La que se avecina, con el regreso de Antonia San Juan y Fernando Tejero al reparto; o Gran hotel, que incorpora a Lydia Bosch, la ‘bandolera’ Marta Hazas y a Megan Montaner, hasta ahora en Puente viejo.
Entre las novedades de TVE, el regreso de Gran reserva con su 3ª temporada; Cuéntame, ahora en los años 80; y su OT de cocineros, Master Chef, donde varios restauradores anónimos competirán entre sí por ser el mejor. Telecinco, por su parte, apostará por otra edición de Gran hermano; el nuevo programa de humor de José Mota; y Familia, nueva serie que busca recuperar el espíritu de Los Serrano. Mientras, A3 estrenará el concurso Increíbles y la nueva temporada de Con el culo al aire.
Cuatro y La Sexta volverán a apostar fuerte por la ficción extranjera con la premiada Homeland; el Sherlock americano, Elementary; lo nuevo de El mentalista; o la esperadísima tercera temporada de The walking dead. Muchas razones para quedarse en casa bien tapado y sin gastar. Un buen plan.

‘El Barco’

28

06 2012

Amaya Michelena. La dictadura de los recortes a rebufo del agujero negro de las administraciones públicas ha llegado a todos los rincones del país y uno de los primeros damnificados ha sido la industria audiovisual, que acostumbrada a sus millonarios presupuestos, se ha quedado a dos velas. Esto ocurre en un país en el que las cosas se hacen siempre a medias y de mala manera. En otros lugares lo audiovisual –especialmente cuando se cuenta con excelentes profesionales– es una industria más, como la automovilística o la textil, con sus centros de formación, sus vehículos de comercialización, sus ferias de muestras, etc. Aquí parece cosa de aficionados que se hace «por amor al arte», o sea, gratis y a ratitos libres. Lo bueno es que la audiencia demanda este tipo de productos nacionales, porque la calidad es aceptable y el deje español nos sigue haciendo gracia porque resulta cercano y natural (mucho más que las tramas de los culebrones sudamericanos o estadounidenses). Por eso reconforta que a pesar de los pesares, Antena 3 esté ya rodando la tercera temporada de El Barco, la serie que ya está conquistando otros países y vendiendo «adaptaciones» al mercado anglosajón. Lo dicho ¿por qué no somos capaces de vender el producto tal cual, como hacen los yanquis?

Etiquetas:

Un año de cambios

29

12 2011

Nacho Jiménez. Parece mentira que ya casi hayan pasado los doce meses del año, un tiempo en el que, como suele ocurrir, las cosas han cambiado mucho en la televisión. 2011 ha sido el año del ‘make over’ de Antena 3, con exitazo de series como Gran Hotel, Los Protegidos o El Barco; el del gran ‘come back’ de los ‘talent shows’, como Tú sí que vales (Telecinco) o Tu cara me suena (Antena 3), o el de la vuelta de los concursos al prime time de las cadenas, con ejemplos que han funcionado a la perfección como Atrapa el millón (Antena 3), Ahora caigo (Antena 3) o Uno para ganar (Cuatro). En la televisión, como en la moda, todo vuelve, aunque, en mi opinión (que conste que odio hacer balances), lo más destacable del año es el declive de Telecinco y alguna de sus estrellitas. Aunque la enésima edición de Superviventes haya logrado batir récords de audiencia (uno debe reconocer que el ‘reality show’ tenía su miga), los de Fuencarral no han dado pie con bola. Belén Esteban ya no es la Princesa del Pueblo, su vida ya no interesa; Sálvame ya no logra los datos de antaño y, tras la polémica de La Noria y la entrevista de Jordi González a la madre de El Cuco, la cadena ha perdido mucha credibilidad de la poca que ya tenía. Veremos que nos depara el próximo 2012, que arranca ya, en pocos días. ¿Lo más inmediato? Gran Hermano 12+1 está a la vuelta de la esquina… Feliz Año 2012 a todos y, sobre todo, a los amantes de la televisión. No se pasen con el cava…

No es mala, es aún peor

13

12 2011

Urko Urbieta. El barco de A3 es la única serie que consigue el más difícil todavía: cada episodio resulta aún más ridícula, penosa y falta de ideas.
Ustedes dirán ¿algo tiene que tener si has escrito hasta tres veces de la serie en los últimos cuatro meses? Pues yo les respondo, sí, verla con el twitter en marcha es uno de esos placeres de la vida que nadie debería perderse. Allí crucificamos a Mario Casas y su sonrisa falsa; los mohines ridículos de Blanca Suárez (y no lo entiendo porque en El internado y, sobre todo, en su pequeño pero jugoso papel en La piel que habito de Almodóvar demuestra que sabe actuar); los mil cambios de vestuario (¿de dónde ha sacado ese fondo de armario?) de Irene Montalá, que interpreta a la científica (jajajajaja) del barco; la sobreactuación de Juanjo Artero (ay qué decepción); lo asesinable que es la niña pequeña; y, sobre todo, el no-personaje de Estela ‘la tetona’ (perdón, por la incorrección), el personaje más estúpido de la televisión.
Los guionistas han conseguido en 26 episodios echar por tierra una buena idea con episodios absurdos, eternos y tramas bochornosas como la de la semana pasada, con los jovencitos (cabezahuecas y hormonados) montando un musical para levantar el ánimo… como que lo del fin del mundo les importa poco…

Un barco a la deriva

21

11 2011

Gemma Marchena. Fue sin querer, lo juro. Pero estaba en casa de un familiar pasando el fin de semana en la Península y esa noche había que ver El Barco, sí o sí. Ver una serie empezada de la que apenas se tienen referencias era arriesgado. Si encima era española y de ciencia ficción, iba directa al suicidio. Y mis sospechas se confirmaron en seguida. En El Barco hay un puñado de españoles que han sobrevivido a un apocalipsis misterioso. Qué casualidad que son todos jovencitos y tienen la pile tersa y las carnes prietas. No hay feos. Con estos mimbres, a mí se me ocurre que tienen la santa obligación de perpetuar la especie humana, de la que saldrán niños marineros y guapos. Hay destellos de misterio, tipo un pato que aterriza en El Barco, lo que confirma que hay tierra firme habitable más o menos cerca. Y un tipo malvado dentro de la nave. Eso sí, no hay escasez de víveres porque las bodegas son infinitas. Una pena, porque el hambre daría más enjundia a la trama: es decir, ¿me como a Mario Casas que está más tierno o Juanjo Artero que parece más fibroso y con más sabor? Las escenas de adolescentes enamorados me sobran, lo mismo que media hora de serie alargada para albergar más anuncios. Me bastó con un capítulo, la verdad.

Etiquetas: ,

Zapatero a tus zapatos

24

10 2011

Urko Urbieta. Belén Rueda me cae bien; me gustaba en sus inicios como Clara en Periodistas (inolvidable serie) e, incluso, como Lucía en Los Serrano; considero que su interpretación en El Orfanato es una de las mejores del cine español; también me gustó en Los ojos de Julia (lo mejor sin duda de una película mediocre); y este año ha bordado el papel de madre que prefiere esconder la cabeza ante la realidad brutal de que su marido abusa sexualmente de su hija en la muy recomendable No tengas miedo. Por eso no entiendo cómo se ha decidido a participar en El barco, cada vez más mala y ridícula.

En tres episodios echa por tierra su prestigio como actriz con un personaje imposible y escenas (ver el momento ‘chica guerrera con metralleta’ en el comedor del barco) que han ‘rizado el rizo’ del ridículo más espantoso. Decía la actriz que aceptó participar en la serie porque sus hijas son fans; además, que el productor ejecutivo sea su exmarido también habrá ayudado. Pues desde aquí pido humildemente a Belén que deje de hacer caso a sus hijas y se centre en lo que sabe hacer, actuar. Por cierto, ¿dónde está ese proyecto televisivo ambientado en Afganistán que se anunció hace un año con ella de protagonista?

Por la borda

07

10 2011

Javier J. Díaz. Puede parecer que es fácilmente recurrente hablar de El Barco otra vez pero la situación lo requiere. La sarta de tonterías que suceden dentro de ese bote escuela de gatas en celo y machitos hormonados hasta en la punta de los pies está tomando un cariz demasiado disparatado para ser considerado como algo serio digno de ver.
Antena 3 ha fusionado todos los líos que sucedían en Física o Química y los ha mezclado con todas las cosas absurdas que sucedían en El internado. Cuando por fin el mundo se había librado de estas dos series, se inventan esta otra, que parece que va a tener para rato.
Para colmo de males, el niño grande de Verano Azul no para de poner la cara de “Chanquete ha muerto” y encima tiene a Belén Rueda que le da la réplica: no para de interpretar el mismo papel desde que le dieron el Goya por Mar Adentro. Menudo agobio de barco. Y encima Mario Casas, que se olvidó de desarrollar sus músculos faciales. Y lo peor es que dice que es actor. Lo mejor sería tirarse por la borda.