Entrada etiquetada ‘El chiringuito de Pepe’

Un chiringuito muy aburrido

11

01 2016

Margalida Ramis. Los chiringuitos de verano son, al menos para mí y por norma general, divertidos. Sin embargo, Chiringuito de Pepe, de la que Telecinco estrenó el pasado lunes su segunda temporada, me parece sumamente aburrido. A pesar de tener prácticamente todos los ingredientes para ser una comedia divertida, no consigue entretenerme. Y eso que tengo gran facilidad para engancharme a cualquier programa, serie o telefilm que emitan por la noches. Santi Millán, que encarna al cotizado chef Sergi Roca, no actúa mal, pero, a mi parecer, no tiene gancho. Como tampoco lo tienen el resto de actores, entre los que se encuentran la gran Blanca Portillo. Algo le falla a esta apuesta de Telecinco. Quizá sea la época en que se emite: en pleno mes de enero programa una serie más bien veraniega. Pero no creo que ese desfase estacional sea el único. Las recetas que se cocinan en este chiringuito de la costa levantina, sean tradicionales o innovadoras como pretende el nuevo chef, están faltas de sabor. Pero no son las únicas. En la vida real, la mayoría de recetas que cocinamos a diario también son sosas, por eso, de vez en cuando, es más que necesario añadir alguna salsa especial para endulzar los momentos más amargos.

Exportando el producto español

18

04 2015

Gemma Marchena. Resulta que ahora las cadenas internacionales se disputan el formato de la serie ‘El Ministerio del Tiempo’. A los elogios de la crítica y los fans, que son pocos y ruidosos, se suma ahora el favor de las televisiones de Estados Unidos, Italia, Alemania y Francia. La adaptación de la serie a otros países y circunstancias históricas es sumamente fácil y atractiva. Al fin y al cabo, los guionistas de la serie se cuidaron muy bien las espaldas al señalar que además del Ministerio del Tiempo español, hay similares departamentos en otras naciones. Lo que sería la monda ya es tener funcionarios del Ministerio americano viniendo a España por el tema de la conquista de América, mezclando actores de uno y otro lado del charco. Lo que está claro es que talento en la ficción española hay. Otra cosa es que haya presupuesto o libertad por parte de las cadenas que emiten la serie en cuestión. Otras series como ‘Allí abajo’, ‘El Chiringuito de Pepe’ o ‘Los nuestros’ también están en el punto de mira de cadenas extranjeras, que miran con ojos golosos la factoría de ficción española. Los españoles somos muy dados a la autocrítica, pero hay que reconocer que igual algo estamos haciendo bien…

Los chiringuitos, para el verano

10

09 2014

Urko Urbieta. La noche del lunes marcó el primer duelo de la nueva temporada televisiva: ficciones patrias como Isabel, que se despedirá definitivamente de la audiencia de TVE en diciembre, o la serie estrella del verano, Chiringuito de Pepe, en Tele 5, frente a novedades como la ficción italiana Gomorra o concursos de cocina, como Top Chef, donde la mallorquina Marta Roselló se batirá en los fogones durante los próximos meses.
Sin grandes sorpresas, las desventuras de los Reyes Católicos y el bar de playa de Peñíscola coparon las audiencias, pero esta última quedó como segunda opción; un dato que no creo que Tele 5 esperaba. Y es que una cosa es que Chiringuito de Pepe arrase los meses más calurosos frente a reposiciones y series americanas, y otra, que los espectadores se apunten a la cocina más loca de la televisión en plena temporada alta de estrenos, con más opciones en el televisor que ver ‘malcocinar’ a Jesús Bonilla y hacernos creer que Santi Millán es un sex symbol.
Como ya comenté en su estreno, Chiringuito de Pepe no me parece una mala serie: rebosa ternura, Blanca Portillo da empaque al reparto y el uso de exteriores es un soplo de aire fresco. Pero poco más que su buen humor puede vender ante Isabel, una serie con un empaque visual que muchos programas quisieran para sí. Ahora toca elegir: las luchas de poder de Castilla y Aragón o el menú del día del chiringuito.

Chef, el segundo plato

15

06 2014

Urko Urbieta. Hay series que por su reparto y temática te dan una pereza tremenda antes de verlas. Y cuando echas un vistazo al primer episodio dices: «No ha sido tan malo». Es lo que me ha ocurrido con Chiringuito de Pepe, la nueva serie que Telecinco estrenó el pasado lunes, con unos datos de audiencia que ni la cadena esperaba.
La serie sigue a Sergi Roca (Santi Millán), un genio de los fogones con 14 estrellas Michelín, que descubre que su padre es en realidad el dueño de un chiringuito de playa en Peñíscola (Jesús Bonilla) que está en la ruina y al que debe salvar del cierre. Chiringuito de Pepe lo tenía todo para ser un desastre. La enésima comedia costumbrista casposa a la que ya estamos acostumbrados. Además, la cadena paralizó el rodaje en octubre porque no les convencía el producto. Siempre un mal presagio. Pues no. El resultado es tópico, sí. También hay escenas ridículas –la conversación en el baño entre Millán y su hijo, o el intento de suicidio con el velomar–. Pero derrocha simpatía y frescura. Algo difícil encontrar hoy en día. Y eso que Santi Millán repite por enésima vez su papel de chulillo; Jesús Bonilla hace de… Jesús Bonilla; Dafne Fernández sólo es guapa; y Blanca Portillo… esa gran actriz no sabe actuar mal.
Chiringuito de Pepe es un plato cocinado con toques de Pesadilla en la cocina, unas gotas de la película Fuera de carta y salpimentado con un poco de Verano azul. Y el resultado final no está mal.

Esferificando fritangas

31

05 2014

Gemma Marchena. El tema de los cocineros mediáticos y con estrella se nos está yendo de las manos. Esa omnipresencia en televisiones y saraos culinarios hacen que se ponga en duda la verdadera profesión del chef, la de cocinar, al fin y al cabo. Tal vez es que estemos acostumbrados al cocinero anónimo, al que se esconde tras la marmita, y ahora choca verlos poner caritas ante la cámara para filosofar sobre el yantar. Telecinco ha cogido el testigo y ha decidido hacer una serie, El chiringuito de Pepe, donde Santi Millán es un chef con catorce estrellas Michelín (nada más), es portada de Rolling Stone, es motero, modelo, metrosexual, irreverente y encima guapo. El nombre del protagonista lo dice todo: Sergi Roca, conjugando al controvertido Sergi Arola y al premiadísimo Jordi Roca. Todo va bien hasta que, como explica el propio Millán, le toca ‘hacer un chicote’, es decir, recatar un chiringuito. El mismo que da nombre a la serie. Un lugar donde la fritura de productos congelados es la máxima, que celebra bautizos, bodas y comuniones, la sangría es de tetrabrick y la paella, de origen dudoso. Pero eso sí, como dice orgulloso su propietario, «también acogemos excursiones del Imserso». Que quieren que les diga, aún no se ha estrenado y ya se me ha hecho la boca agua…