Entrada etiquetada ‘El cuento de la criada’

Pasar pena, segunda parte

24

09 2018

Gemma Marchena . La segunda temporada de ‘El cuento de la criada’es todo un ejercicio de sadismo para con la protagonista. La pobre June, que en la anterior temporada se llamaba Defred para recalcar que era ‘propiedad’ de Fred de un señor de clase alta en la república de Gilead. En esta ocasión vive serios aprietos, una vuelta de tuerca más, retorcida hasta el extremo. Estamos hablando de una temporada que ya no surge de la imaginación de Margaret Atwood, la autora del libro en el que se basa la serie. Si ella dejó abierto el final, en la serie producida por HBo han decidido aprovechar ese resquicio para continuar con las desventuras de esta mujer convertida en un útero al servicio de las clases dirigentes del gobierno totalitario.Desde persecuciones que se alargan en el tiempo, pasando por secuestros, torturas, encierros con cadenas… La retahía es tan larga como cruel. Por no hablar de aquellas que han pasado a las colonias, donde son enviadas las mujeres rebeldes. Lugares tan contaminados que la muerte es segura. Si buscan una serie para relajarse y desconectar, me temo que su visionado no es una buena idea.

La pesadilla de la criada

18

09 2017

Gemma Marchena. Lo llaman literatura especulativa: ¿Qué pasaría sí…? Ese fue el arranque de El cuento de la criada, una novela de Margaret Atwood y ahora, una serie de HBO. Su visionado es incómodo. En el EEUU actual, azotada por el terrorismo y la drástica caída de la natalidad, un grupo ultrarreligioso toma las riendas e impone un régimen dictatorial donde las mujeres fértiles se convierten en propiedad de las clases dirigentes. Úteros al servicio del poder, carentes de derechos. Elisabeth Moss encarna a una de esas criadas, convertida en un fértil objeto de deseo dentro de la casa. Una mujer que en su día tuvo una familia y un trabajo y que, como el resto de la sociedad, ha visto como poco a poco ha ido perdiendo sus derechos sin darse cuenta. No es una serie para relajarse. Es más, algunas mujeres podrían verse reflejadas. Atwood escribió esta novela en la década de los ochenta, cuando no se hablaba de maternidad subrogada y Trump era ese empresario anaranjado que sobrevino en presidente de Estados Unidos. A veces, las pesadillas se hacen realidad.