Entrada etiquetada ‘El internado’

Amparo Baró

03

02 2015

Neus Aguiló. Los informativos recogieron el jueves la noticia del fallecimiento de Amparo Baró e hicieron un repaso a su dilatada carrera como actriz de teatro, cine y televisión. Aunque dedicó toda su vida a la interpretación, la mayoría la recordaremos por sus monólogos en El club de la comedia, por su papel en El internado y sobre todo por dar vida a Sole en la serie Siete vidas. El de Sole era un personaje gruñón, reaccionario, inconformista, rebelde y por encima de todo entrañable; le encantaba contar batallitas de la posguerra y por ese motivo se mofaban de ella los otros personajes, ¿recuerdan? Pero no consentía que se pasaran ni un pelo porque a la mínima repartía sus famosas collejas a diestro y siniestro. Cuánto tiempo ha pasado ya de Siete vidas y cuánto echo de menos una serie de una calidad parecida. Tal vez el reconocimiento le llegó tarde: en 2007 obtuvo un Goya por la mejor interpretación femenina de reparto en Siete mesas de billar francés. Cada vez que Amparo Baró salía al escenario decía sentirse tan insegura y nerviosa como una estudiante antes de hacer un examen y que esa sensación la acompañó a lo largo de toda su carrera profesional. La echaremos de menos.

No es mala, es aún peor

13

12 2011

Urko Urbieta. El barco de A3 es la única serie que consigue el más difícil todavía: cada episodio resulta aún más ridícula, penosa y falta de ideas.
Ustedes dirán ¿algo tiene que tener si has escrito hasta tres veces de la serie en los últimos cuatro meses? Pues yo les respondo, sí, verla con el twitter en marcha es uno de esos placeres de la vida que nadie debería perderse. Allí crucificamos a Mario Casas y su sonrisa falsa; los mohines ridículos de Blanca Suárez (y no lo entiendo porque en El internado y, sobre todo, en su pequeño pero jugoso papel en La piel que habito de Almodóvar demuestra que sabe actuar); los mil cambios de vestuario (¿de dónde ha sacado ese fondo de armario?) de Irene Montalá, que interpreta a la científica (jajajajaja) del barco; la sobreactuación de Juanjo Artero (ay qué decepción); lo asesinable que es la niña pequeña; y, sobre todo, el no-personaje de Estela ‘la tetona’ (perdón, por la incorrección), el personaje más estúpido de la televisión.
Los guionistas han conseguido en 26 episodios echar por tierra una buena idea con episodios absurdos, eternos y tramas bochornosas como la de la semana pasada, con los jovencitos (cabezahuecas y hormonados) montando un musical para levantar el ánimo… como que lo del fin del mundo les importa poco…