Entrada etiquetada ‘El ministerio del tiempo’

¿Serie del año?

04

05 2015

Emili Gené Vila. Retirada ‘La alfombra roja’ de José Luis Moreno, no todo está perdido en la televisión. Aunque sigue infestada por la sensibilidad de los ‘reality’, al menos remite el cultivo de lo casposo. Y entre el marasmo de concursos y nominaciones, algunas series parecen desengancharse de la picaresca nacional costumbrista y gritona. ‘El ministerio del tiempo’ sigue adelante, y esta semana se estrena una producción de Atresmedia con muy buena pinta, quiero decir que no parece sacada de la fábrica de chorizos del siglo XX. Se titula ‘Refugiados’ y está coproducida con la BBC inglesa. Rodada en inglés, igual está vacunada contra el histrionismo patógeno que fosilizó el cine español desde la transición a nuestros días. ‘Refugiados’ es un thriller psicológico desarrollado a lo largo de una historia de ciencia ficción, dos elementos ajenos a la pseudonarativa televisiva hispánica. La serie es obra de la productora Bambú (’Gran reserva’, ‘Guante blanco’, ‘Velvet’, ‘Seis hermanas’…), orientada desde su creación hace solo siete años a la creación de productos de calidad técnica y artística. Se estrena este jueves en multicanal: Antena 3, La Sexta, Neox y Nova.

Exportando el producto español

18

04 2015

Gemma Marchena. Resulta que ahora las cadenas internacionales se disputan el formato de la serie ‘El Ministerio del Tiempo’. A los elogios de la crítica y los fans, que son pocos y ruidosos, se suma ahora el favor de las televisiones de Estados Unidos, Italia, Alemania y Francia. La adaptación de la serie a otros países y circunstancias históricas es sumamente fácil y atractiva. Al fin y al cabo, los guionistas de la serie se cuidaron muy bien las espaldas al señalar que además del Ministerio del Tiempo español, hay similares departamentos en otras naciones. Lo que sería la monda ya es tener funcionarios del Ministerio americano viniendo a España por el tema de la conquista de América, mezclando actores de uno y otro lado del charco. Lo que está claro es que talento en la ficción española hay. Otra cosa es que haya presupuesto o libertad por parte de las cadenas que emiten la serie en cuestión. Otras series como ‘Allí abajo’, ‘El Chiringuito de Pepe’ o ‘Los nuestros’ también están en el punto de mira de cadenas extranjeras, que miran con ojos golosos la factoría de ficción española. Los españoles somos muy dados a la autocrítica, pero hay que reconocer que igual algo estamos haciendo bien…

Ministéricos

13

04 2015

Emili Gené Vila. Por fin una serie española. Ya saben: que no sea costumbrista o ejemplarizante, que no tenga que ver con la guerra civil o la picaresca actual. En fin, que no parezca española. ‘El ministerio del tiempo’ genera buenas críticas, mientras que ‘Allí abajo’ captura audiencias gracias al efecto boomerang de ‘Ocho apellidos vascos’ y ‘Carmina o revienta’. El argumento es casi lo de menos (¿cuántos viajes en el tiempo no habremos visto, sin contar ‘Interestellar?), el secreto de su éxito está en la producción y en el marketing. Un producto cuidado que por fin ha sido mimado en las redes. ¿Recuerdan lo que pasó con ‘Lost’? La serie de TVE ha sido pilotada en Internet por manos expertas y en poco tiempo la han convertido en objeto de culto. Por fin un ‘community manager’ que trabaja desde dentro (como tiene que ser) y no vende humo. Foros, tuits. Toda una religión (los ministéricos) que convierte la serie en fetiche. Naveguen por la página de la serie en RTVE.es. Por fin una web moderna y ambiciosa que no se conforma con ser escaparate sino plataforma de encuentro, invitación atractiva, auténtico transmedia. Otra cosa es la contraprogramación de las cadenas: horarios que bailan. Nos queda Internet.

El Ministerio de los fans

04

04 2015

Gemma Marchena. Natxo, un profesor de historia de un instituto de secundaria de una ciudad española, acaba de crear un juego de rol para sus alumnos. Con la excusa de la serie El Ministerio del Tiempo, Natxo convierte a los chavales de 2º de ESO en agentes ‘ministéricos’ que deben salvar la vida de Bartolomé de las Casas, en plena colonización de América, por la denuncia que hace del maltrato de los españoles a los indígenas americanos. Ahí es nada. Los estudiantes aprenden de una tacada historia, asumen un mensaje sobre los Derechos Humanos y encima, se divierten jugando. ¿Estamos locos o qué? La serie El Ministerio del Tiempo ha llegado a Televisión Española casi al mismo tiempo que la última ocurrencia de José Luis Moreno, que se trae su programa de variedades de los 90 a la actualidad. Otro viaje en el tiempo. Y ambos están pagados con dinero público. Mientras el programa del ventrílocuo se ha llevado collejas hasta en los títulos de crédito, la serie va sumando una legión de frikis, fans acérrimos y críticas unánimes de que, por fin, hay algo que se está haciendo bien con dinero público. Y que cada lunes Diego Velázquez sea el rey en Twitter, ese patio de vecinas de Internet. La serie ha conseguido la renovación para la segunda temporada y aunque la audiencia ha caído por culpa de enfrentarse a La Voz, por favor, por favor, por favor… Señores de TVE, mantengan la serie.

Laura Pausini, reina

02

04 2015

Jennifer Munar. Lo primero que quiero dejar claro es que los lunes son, de forma casi sagrada, para El Ministerio del Tiempo. Por suerte, las nuevas tecnologías nos permiten ver los programas de televisión en cualquier momento, y también puedo disfrutar de la locura de Laura Pausini en La voz. Teniendo en cuenta que en su primera edición no logré ver más de un programa, lo único que podía engancharme a la tercera edición de un concurso tan predecible, rancio y manipulador de emociones era alguien como Laura Pausini. Me da igual que Antonio Orozco sea el que más bromas forzadas haga por segundo, que Malú se crea una diva por haber ganado varias ediciones y que Alejandro Sanz haya ganado tropecientos premios Grammy. Solo puede haber una reina, y esa es Laura Pausini. La italiana destila genialidad preguntando a los concursantes por su signo zodiacal, intentando cantar flamenco y pronunciando palabras vanguardistas que la RAE no incorporará en su diccionario hasta el 2564. A pesar de todo es, de los cuatro, la que realiza los comentarios musicales más acertados (imaginen, señores, imaginen). Concursantes, sed inteligentes, ¡elegid a Laura!

Formar parte de algo especial

26

03 2015

Jennifer Munar. Lea Michele, piedra angular de la serie Glee junto al fallecido Cory Monteith, dijo en el primer episodio de la misma que «formar parte de algo especial te hace especial». Bajo esa máxima se ha esforzado por vivir la comedia musical, tratando minuto a minuto de que todos sus seguidores se sintieran identificados y únicos. El punto fuerte de Glee siempre fue hablarle directamente a un tipo de gente del que nadie quería saber nada. Los impopulares eran por primera vez guays, y gracias a ellos la serie le dio voz a toda una generación. La semana pasada Glee entonó su última canción en la televisión americana. Dijo adiós tras seis temporadas repletas de música, bailes, risas, referencias culturales y personajes excéntricos. De tramas acertadas y otras que no lo fueron tanto. Porque si de algo pecó la serie fue de hacerle demasiado caso a un público que, muchas veces, no es el mejor juez. Algo parecido a lo que ocurrirá con El Ministerio del Tiempo cuando se «adapte a la gente» en la segunda temporada. Glee ha llegado al final del trayecto con menos de la mitad de audiencia de la que tuvo en sus inicios, pero con más dignidad que nunca gracias a una temporada redonda y llena de humor.

Excelencia atemporal

19

03 2015

Jennifer Munar. Uno de mis mayores temores tras el primer episodio de El Ministerio del Tiempo era que fuera flor de un día. Que le pasara lo que a tantas otras series, que gastan toda su munición en el capítulo piloto y pretenden vivir de sobras durante toda la temporada. Por suerte, no fue así. Tras cuatro aventuras junto a Julián (Rodolgo Sancho), Amelia (Aura Garrido) y Alonso (Aura Garrido), la serie de TVE ha demostrado que tienen excelencia para rato. En el último episodio los protagonistas viajaron a la época de los Reyes Católicos, lo que provocó un magnífico crossover entre dos de las mejores ficciones de la cadena pública (la que nos ocupa e Isabel). Con ello, TVE hizo algo que hasta el momento no se había visto en la televisión española: fue capaz de entrelazar los universos de dos de sus producciones con la misma fluidez y coherencia con la que Arrow visitar a The Flash en la CW americana. El drama llega cuando uno le echa un ojo a las audiencias, que sitúan a El Ministerio del Tiempo bastante por debajo de sus rivales. Y encima, la sombra de La Voz 3 acecha, implacable. Solo queda rezar por una segunda temporada.

3 capítulos, 3 sobresalientes

15

03 2015

Urko Urbieta. Llevaba tres semanas queriendo comentar El Ministerio del Tiempo, pero por un lado se me adelantaron varios compañeros, y por otro, quería asegurarme de que mi crítica no iba a cambiar después del primer episodio. Y no ha sido así, es más, creo que la serie creada por Pablo y Javier Olivares (Isabel, Víctor Ros) es lo mejor que ha dado la televisión en los últimos años. Tiene aventuras, ciencia ficción, humor, un casting impecable y aprendes algo de historia. ¿Qué se puede pedir más? Bueno, que sus datos de audiencia mejoren. El proyecto tenía todas las papeletas para ser un desastre: ¿Una serie española sobre viajes en el tiempo, con un ministerio en la sombra y tres protagonistas de diferentes épocas? ¿En serio? Pues el resultado es sobresaliente. Simplemente porque sus dos guionistas son unos enamorados del proyecto y se nota. Miman los diálogos, el mundo en el que se desenvuelven y han creado un trío de protagonistas –Rodolfo Sancho, enfermero del SAMUR; Aura Garrido, una universitaria del XIX; y Nacho Fresneda, un soldado de los tercios de Flandes – con una dinámica espectacular. Sin olvidar a los secundarios: la presentación del personaje de Cayetana Guillén Cuervo es memorable. Por eso, estimados lectores, menos GH VIP y más El Ministerio del Tiempo.

Garrido, ministra del tiempo

27

02 2015

Javier J. Díaz. El martes pasado se estrenó la serie de ciencia-ficción española (sí, española) ‘El Ministerio del Tiempo’. Y lo hizo TVE, que se ha marcado un desmarque en la parrilla de televisión con esta propuesta, plagada de guiños a la sociedad española. La serie, llena de rostros conocidos, tiene cosas muy interesantes, además de los saltos en el tiempo con miles de incógnitas, y cosas menos interesantes, como que exista un Ministerio secreto que nadie conoce en medio de Madrid al que se entra a través de un pozo como el del Castillo de Bellver y que tiene unas catacumbas como las de ‘El Señor de los Anillos’. Sin contar con las puertas que conectan el presente con los reinos de Castilla o Aragón como si de una lanzadera se tratase, el pintor Velázquez dando vueltas por los pasillos un francés del siglo XIX buscando obras en la Casa del Libro sobre lo que pasará en el futuro, para cambiarlo. Sin embargo, y dejando el argumento de la serie a un lado, en el primer capítulo se vio algo muy evocador. Aura Garrido y Cayetana Guillem Cuervo en una misma escena. A solas. Cayetana haciendo de ella misma, esté en el siglo XVII o esté en el siglo XXI. Igual, misma cara, mismo tinte, misma expresión. Aura, dándole la réplica. Destacando de cada personaje algo diferente. Dejando su esencia de Garrido antes de rodar y mostrando la marca de la actriz que interpreta. Ella sí es la actriz del futuro. Cayetana, al revés, de un pasado muy pasado.

La mejor clase de historia

26

02 2015

Jennifer Munar. No me gusta emitir juicios categóricos, pero… El Ministerio del Tiempo es la mejor serie española de, como mínimo, los últimos cinco años. Una historia de ciencia ficción y aventuras con ese toque de ‘clases de historia’ que tan bien sabe explotar la cadena pública. Un guion afilado, chistes graciosos (cada vez más difíciles de encontrar), dirección precisa y actores espléndidos fueron los ingredientes que hicieron de su primer episodio todo un éxito. Cualitativo, claro, porque la audiencia prefirió ver Bajo Sospecha o Levántate. Es por eso que TVE ha optado, acertadamente, por trasladar la emisión a los lunes, cuando la competencia es menor.
El Ministerio del Tiempo reúne a un soldado de los Tercios de Flandes del siglo XVI, a una de las primeras mujeres en ingresar en la universidad en el siglo XIX y a un hombre de nuestro tiempo con problemas para superar la muerte de su esposa. Todos ellos deberán viajar al pasado para evitar que éste invada el presente. La serie tiene sus fallos si se profundiza un poco en el tema ‘viajes temporales’, pero todo lo demás rezuma tanta genialidad que es mejor pasarlo por alto y limitarse a disfrutar.