Entrada etiquetada ‘Fin de Año’

Cuatro deseos

02

01 2017

Urko Urbieta. Para el nuevo televisivo he pedido cuatro deseos a las cadenas. Quizá se cumplan, o tal vez no. Pero ahí van. Uno de mis grandes anhelos es que, por fin, aparezca un programa de entrevistas decente. Y no, estimados lectores, desde luego que El hormiguero de Antena 3 no lo es. Ay, ¡cuánto se echa de menos al Manel Fuentes y su troupe de Fuentes & Cía! Ya no se hacen espacios así. Por otro lado, a TVE le deseo que la tercera temporada de El ministerio del tiempo sea tan buena o más que la segunda. Espero que la marcha de Rodolfo Sancho no se note demasiado en las tramas. Para superarlo, tendremos a Pacino a tiempo completo. ¿Quién me iba a decir que me gustaría una interpretación del normalmente inepto Hugo Silva?
A Telecinco le pido que estrena de una vez Sé quién eres, su serie de suspense con Blanca portillo y Carles Francino, entre otros. Y le deseo que funcione. Aunque huele raro que la anunciara a bombo y platillo y seis meses después siga encerrada en su despensa. Además, espero que su Perdóname, señor, una miniserie en la que Paz Vega interpreta a un monja enamorada de un narcotraficante, sea tan mala y loca como parece. ¿Alguno se cumplirá? Seguiremos informando.

Feliz 2017

02

01 2017

Gemma Marchena. Si esta noche me quedo en casa (y hay un 50 por ciento de probabilidades que así sea), por fin tengo claro que voy a poner en televisión. Cachitos de Hierro y Cromo ya no es ni siquiera programa revelación, que por algo lleva más de dos años en antena, y va camino de convertirse en un clásico. Hay algo placentero en contemplar programas musicales de décadas pasadas. Oh, Rockopop. ¡Qué tiempos los de Plàstic! ¿Qué habrá sido de los concursantes de Gente Joven? De ahí salieron Mecano y María del Monte, por cierto. El caso es que Cachitos no sólo recuerda la música de antes, sino que pone de manifiesto la necesidad de programas musicales durante todo el año. Cada entrega semanal es un hit en las redes sociales. Nunca con tan poco dinero se hizo tanto: sólo hace falta buscar en el vasto archivo de TVE y un buen guión (ah, sí, los guionistas: esos olvidados señores con ingenio que saben hilar frases con sentido). ¿Cuándo acabarán esos programas donde adolescentes con breves vestidos y mozos de brazos hipertrofiados seguirán apareándose ante las cámaras? ¿Hasta cuándo seguirán encerrados la docena de mastuerzos anodinos en la casa de Gran Hermano? Desde aquí reivindico música de la buena y videoclips para bailar en el salón. ¡Que este 2017 nos dé motivos de sobra para agitar las caderas al ritmo de New Kids on The Block, Vanilla Ice o lo que sea que se lleve ahora.

¿Con quién tomarás las uvas?

28

12 2015

Margalida Ramis. Las cadenas de televisión desvelan, cada año, a principios del mes de diciembre los presentadores que se encargarán de felicitar el Año Nuevo desde la madrileña Puerta del Sol, el lugar elegido por las televisiones estatales para retransmitir las campanadas y tomar las uvas de la suerte. Tengo que reconocer que es un ‘trabajo’ que siempre me ha apetecido, a pesar de ser muy poco televisiva. Sin embargo, a veces, esto parece importar poco, pues Anne Igartiburu, que dará las Campanadas en TVE junto al eterno Ramón García, es incapaz, a esas alturas, de pronunciar dos frases seguidas sin equivocarse. Muchos presentadores repiten, caso de Cristina Pedroche o el chef Alberto Chicote. Para ellos no será el primer Fin de Año en la Puerta del Sol. Quienes sí debutan y son la opción que escogería si tuviese el mando de casa ese día, es la apuesta de Telecinco, que ha elegido a los presentadores de Cámbiame. Me parecen divertidos, no son la típica pareja –ya que habrá cuatro presentadores– y creo que pueden aportar un toque diferente. La Puerta del Sol es uno de los principales escenarios en Fin de Año, aunque a quien realmente envidio es a Chenoa, que dará las Campanadas en TV3 desde la Avinguda Maria Cristina de Barcelona junto a Àngel Llàcer.

Ramón García se pone la capa

22

11 2014

Gemma Marchena. Como un superheroe inmortal por el que no pasan los años, Ramón García vuelve a las andadas y vuelve a ponerse la capa. El que fuera presentador fetiche de TVE allá por los 90, ha decidido volver a casa por Navidad. Más bien por Nochevieja. Y es que el presentador vasco ha estado mucho años desaparecido para ocultarse en los micrófonos de la radio. Atrás quedaron los tiempos en los que, junto con Ana Obregón, repetían cada Fin de Año para explicarnos bien clarito en qué momento hay que tomarse las uvas. Que los españoles somos así, no damos ni una aunque sea la tradición. Se agradece que vuelva una cara conocida, con su archifamosa capa, para salir al balcón en la última fría noche de diciembre. Me pregunto ahora por qué los hombres siempre van ataviados con trajes que parece mucho más calentitos que los escotados vestidos de ellas, compañeras de penurias. El caso es que Ramón García, además de clásico, es solidario. Y ha decidido donar todo el dinero que cobre por la retransmisión de las uvas a Cáritas. Esto sí que es un cuento real de Navidad y no el que nos intenta vender el anuncio de la Lotería de Navidad.