Entrada etiquetada ‘Forjado a fuego’

Alienígenas

23

11 2018

Amaya Michelena. Los apasionados de la historia y la cultura tenemos en el canal Historia una fuente de inspiración y garantía de pasar buenos ratos recorriendo los siglos pasados para admirar glorias y lamentar desgracias. La historia, y la prehistoria, dan para mucho, porque a nuestras espaldas tenemos miles de años que explorar, civilizaciones, arte, ciencia, mitología y casi todo lo que uno pueda imaginar. Sin embargo, este canal está cayendo en errores difíciles de disculpar programando documentales sobre pirados que se dedican a forjar sus propios cuchillos en Forjado a fuego, las tontadas sin fundamento de La maldición de Oak Island y el repetitivo El precio de la historia con asuntos que apenas tienen cien años y ya no hablemos de Grandes momentos de la historia del fútbol. ¿En serio? Al final, entre unas mierdas y otras lo más interesante es casi Alienígenas, que aparte de su evidente frikismo y las alocadas teorías que propone, constituye un refrescante paseo por la arqueología, visitando los enclaves más misteriosos y atractivos del pasado de la humanidad. Y con el añadido de ver a personas que, como mínimo, se hacen preguntas.

Historia l Domingo 17.30 h.

De cuchillos y espadas

27

08 2018

Gemma Marchena . Hasta los herreros tienen su propio programa. En Forjado a fuego, señores barbudos de grandes brazos se baten en duelo para construir la mejor arma. Por fin lo que se lee en los libros de Historia o en ese género de ‘magia y espada’ que tan bien impulsó Tolkien, tiene sucesores contemporáneos. En una especie de Masterchef, cuatro candidatos deben forjar en unas horas una hoja que corte. Cada cual selecciona el modelo, desde espadas toledanas a cuchillos vikingos o dagas japonesas. Una curiosa muestra sociológica se despliega ante la cámara: desde el herrero del Medio Oeste a aficionados frikis o músicos de punk metalero. También hay mujeres, que empuñan el martillo como nadie. Los dos finalistas se disputan los 10.000 dólares del premio elaborand un arma histórica. Y es aquí cuando el jurado comprueba su eficacia sobre troncos, cadáveres de jabalí o una réplica en silicona de un torso humano que incluso sangra. Tan real que da escalofríos aunque los americanos ni se inmuten, dadas sus costumbre. Si el experto dictamina «este arma mata», es que ha ido bien. Salvo para el maniquí sangrante, claro.