Entrada etiquetada ‘Gordon Ramsay’

El chef Ramsay

24

04 2014

Alfons Martí. El programa del chef Ramsay, Pesadilla en la cocina, realmente rinde honor a su título. El tipo es una ‘pesadilla en las cocinas’. El azote de los cocineros. Un showman, ante todo. Este tipo recuerda al rudo e imprevisible Gerard Depardieu, pero metido a fustigador de restauradores. Y precisamente su punto fuerte es su papel exagerado, pero auténtico, de comandante en jefe de las cocinas. Sus arengas y reprimendas a los propietarios y empleados no siempre caen bien y a veces parece que la cosa acabará con ollas volando. Pero todo es comedia y gancho teatral. Y acertado, por supuesto. Yo destacaría su estilo lingüístico. Inigualable. Cuando él mismo arregla los problemas de un restaurante afirma que «los platos vuelven a llegar a los clientes», cual un servicio de agua restablecido tras la guerra. O cuando dice que «arriba la propietaria no se entera de la farsa que se desarrolla abajo», refiriéndose a la incapacidad presunta de los cocineros de abajo. Hilarante. Las alabanzas metafóricas a sí mismo son geniales: «Estoy mirando la manera de provocar un impacto constructivo». En fin, la gracia de Ramsay es que es un escritor y actor de primera, aparte de chef.

Pesadilla en la televisión

08

09 2012

Gemma Marchena. Ya queda menos para el estreno de Pesadilla en la cocina, la incursión del chef Alberto Chicote que intenta salvar a restaurantes en crisis. Las primeras imágenes del reality son de lo más suculentas: un ratón en el lavavajillas, kilos de grasa que impregnan las paredes de una cocina, platos repletos de salsas requemadas, carne picada cruda de color verde, filetes de ternera y pollo sin cocinar y mezcladas en un mismo envase… Estremecedor. Y esto se ve en la hostelería española, que no es lo mismo que en la versión original del chef Gordon Ramsay, que recorre los peores tugurios de Gran Bretaña y Estados Unidos. La versión española está a la espera de emitirse en La Sexta pero ya pueden verse las primeras imágenes en Internet que confirman que la gente no tiene vergüenza. Porque vamos a ver, está muy claro que cuando piden socorro a un programa eso conlleva un ejercicio de humillación pública. Al fin y al cabo, Chicote muestra al televidente las vergüenzas de su cocina pero eso no le ha importado al centenar de restaurantes nacionales que se presentaron al casting. Ahora bien, en la versión de Ramsay, fueron muchos los locales que acabaron cerrando pese a la ayuda del programa e incluso dos cocineros acabaron suicidándose. Igual la tele no es la solución a sus males.