Entrada etiquetada ‘Iker Casillas’

En tu cocina o en la mía

27

02 2016

Gemma Marchena. Ay, Bertín, con lo bien que se te daban las rancheras… Ahora nos echas en cara a los españoles que nuestras casas son pequeñas, que no tenemos thermomix y, además, que las mujeres no vuelven a trabajar después de tener hijos. Y lo peor de todo es que tiene razón. Así de claro lo dejó en el último En tu casa o en la mía, donde se fue a Oporto a ver a Iker Casillas.  Después de hablar de sus cosas (de hombres), se fueron a la cocina e intentaron hacer unos huevos fritos con patatas, que ya se sabe que es misión imposible. Que digo yo, lo de hacerse el torpe ante el fogón está muy visto. ¿Por qué no intentan hacer un agujero en la pared con un berbiquí o zurcir con unos calcetines? Con un poco de suerte se mutilan un dedo y les vemos practicar primeros auxilios. Eso sí que sería una risa. Lo triste es que siguieron con el plato de huevos con patatas y tuvieron que llamar a Sara Carbonero. «Tú que eres mujer, ¿esto ya está hecho?», pregunta Bertín, debidamente pagado con dinero público. Pues cómo no lo va a saber una fémina, que como todos sabemos tenemos un instinto infalible para conocer el punto de cocción, como mujeres que somos…
Cuando Sara sale de escena, Bertín le pregunta a Iker que si Sara volverá a trabajar después de su segundo embarazo. No, Bertín, eso ya te lo digo yo: conciliar familia y empleo es misión imposible en España. Igual en Oporto es diferente, quién sabe.

Fútbol veraniego

15

07 2015

Alfons Martí. En verano todo sufre una metamorfosis, incluida la televisión. Entre otros cambios, parece que el fútbol se convierte en un fantasma melancólico vagando sin pena ni gloria entre noticias anodinas. Porque, excepto el caso de la salida de Iker Casillas del Madrid, causante de una división entre la opinión madridista, poca o nula es la presencia del fútbol en la TV. Mientras en otras épocas del año el fútbol es un arma de información masiva, ahora se reduce a escasos partidos sin seguimiento, amistosos sin trascendencia ni espectadores enervados y además con resultados de escándalo, pues se enfrentan equipos modestísismos con clubes superpotentes. En invierno se encadenan competiciones y parece como si se debiera consumir grandes cantidades de fútbol como un producto industrial de rápida desaparición y en grandes cantidades. Pero el verano es tiempo para el triste olvido de las presuntamente maravillosas tardes de gloria futbolística y las emociones y gritos pelados de grandes y pequeños. Olvido y fuga del estadio. Pero, estratégicamente, llegará de nuevo la fábrica fubolística a crear expectación y de golpe todos los canales emitirán partidos y cotilleos alrededor de la pelota para empezar de nuevo el bombardeo indiscriminado. Y la TV será fútbol, como el futbol será de nuevo TV. Fugaz y efímero.

Etiquetas: , ,