Entrada etiquetada ‘Juegos Olímpicos de Río 2016’

Medallas para todos

22

08 2016

Gemma Marchena. Ando fascinada con los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, para no perder la costumbre de cada cuatro años. No hay nada como poner el canal Teledeporte y acabar viendo un emocionante partido de waterpolo femenino, algo que no haría en otra época del año. Igual de fascinante que el hockey sobre hierba, halterofilia o tiro con arco. Da igual que desconozca las normas básicas de cualquier disciplina que se me ponga por delante: para subsanar las dudas ya están los sabios locutores, que todo lo saben. Para alguien que no sigue el deporte, pero lo que se dice ninguno, en estas tres semanas me empapo hasta el hartazgo. No dudo en quedarme hasta las tantas viendo brincar a las chicas de la gimnasia deportiva, tan pequeñas como poderosas. De paso, te vas enterando de las historias de superación, como la de Simone Biles, una diminuta norteamericana que es todo músculo y purpurina, de madre alcoholizada y criada por sus abuelos. Y mientras tanto, van cayendo deportistas que han entrenado durante años para perderlo todo en un minuto. Se ven sus lágrimas furtivas, el cansancio en los músculos hiperdesarrollados, la obsesión de la perfección que justo esa noche les estaba vedada… Y que cansada se siente una cuando percibe todo ese esfuerzo mientras estoy sentada en el sofá.

Resiliencia en Río

19

08 2016

Javier J. Díaz. En apenas dos días se clausuran los Juegos Olímpicos de Río 2016, tras 17 jornadas en las que atletas y aficionados al deporte han disfrutado de todas las disciplinas olímpicas, en directo o desde la distancia, salvando la decepcionante realización brasileña y la desafortunada cobertura de RTVE llena de diferidos estrella y caos organizativo. A pesar de todo, la ceremonia de clausura que veremos en España la madrugada del próximo lunes promete. La escenógrafa Rosa Magalhaes, reconocida por su trabajo como directora de las mejores escuelas de samba del Brasil, va a poner toda la creatividad en el Estadio Olímpico a base de alegría, música y humor.
El evento de clausura promete por eso mucha samba y aires de carnaval que ayuden a olvidar lo que menos ha gustado de estos JJ OO y, por supuesto, que dejen un buen sabor de boca a los que quieran despedirse de un evento deportivo que ha sido criticado por la desorganización no propia de la magnitud del evento.
La realización brasileña, que no ha estado a la altura de esta cita, tendrá su oportunidad de conseguir su propia resiliencia para dejar un buen sabor de boca en los televidentes que han seguido la señal de las Olimpiadas.