Entrada etiquetada ‘La noche de José Mota’

Guerra de audiencia

19

03 2013

Neus Aguiló. Los partidos políticos no atraviesan su mejor época pero eso no ha sido impedimento para que la Vieja’l’Visillo se haya metido también en política. Bajo las siglas que representan sus iniciales -VDV- la anciana más chismosa de la tele ha tratado de convencer a su pueblo para que la eligieran alcaldesa. Su programa electoral incluía medidas como prohibir los estores y las cortinas en las casas para dejar vía libre al cotilleo, instalar un sonotone gigante en el campanario para enterarse de ‘to’ lo vivo’ y así seguir contando chismes ‘aliñados con su punto de maldad’. Pero ni con la amenaza de difundir los secretos más íntimos de los lugareños, la Vieja’l’Visillo no ha logrado hacerse con la alcaldía de Alcafrán. Con todo, en su última entrega, ‘La Noche de José Mota’ no obtuvo los datos de audiencia esperados y marcó un mínimo de temporada cayendo al 12,8 por ciento. Aunque no es fácil competir con ‘Cuéntame’, las caracterizaciones de Mota siguen gozando de buena salud y fueron la segunda opción más vista en la noche del jueves. La Vieja’l’Visillo es sin duda uno de los personajes más entrañables de este espacio de humor. Veremos el próximo jueves si consigue o no ganarle el pulso a la familia Alcántara.

Cruz y cruz

15

03 2013

Javier J. Díaz. El excomponente de Cruz y Raya, José Mota, se está cubriendo de gloria desde que trabaja en Telecinco. Y lo está haciendo en el buen sentido de la palabra porque la audiencia lo respalda, por mucho que a algunas personas (entre las que me incluyo) les cueste entenderlo.
Su nuevo programa en Telecinco no aporta nada nuevo a lo que ya conocemos del dilatado pasado de Mota en RTVE. En cualquier caso todo lo contrario: explota lo mismo que sigue haciendo desde hace años e incluso lo que ya repetía cuando formaba parte de Cruz y Raya junto a Juan Muñoz.
Sus exageradas imitaciones de programas de actualidad hechas hasta la saciedad son cada vez menos recurrentes. De hecho, casi siempre tiene que recurrir a alguno de sus personajes míticos para contrarrestar las carencias de su poca capacidad para innovar.
Por si fuera poco, en una época tan revuelta como la que se vive en España, sus incursiones en tratar temas de interés público como intentona de sátira política carecen de cualquier calado burlesco y, por supuesto, político.
La noche de José Mota propone un humor demasiado populista para un público muy populista y poco exigente, colmado con cualquier producto. No hay más explicación para su éxito constante, el cual respeto, pero no alabo.