Entrada etiquetada ‘La1’

Los modelitos

20

02 2018

Amaya Michelena . Cuando uno piensa en el Telediario, le viene a la mente la imagen de Ana Blanco, esa profesional que lleva media vida en la pequeña pantalla contándonos las noticias. ¿El secreto de su éxito? Una imagen imperecedera –nunca le han dejado cambiar de peinado– y un estilo clásico, discreto e impersonal que le aporta credibilidad. Nadie piensa que esta periodista sea de izquierdas o de derechas y, desde luego, nadie pensará nunca que es una tía buena o una maciza. Los presentadores de un noticiario deben ser así si pretenden contar con ese aura intangible de la credibilidad, tan valiosa en la profesión. Y una de las claves para lograrlo es la imagen que transmiten. ¿Cuántos presentadores varones salen dando las noticias en camiseta, con prendas de cuero o en tirantes? Ninguno.Darían risa. Por eso llama la atención que de un tiempo a esta parte la televisión pública –La 1– vista a sus presentadoras delTelediario con extravagancias impropias del espacio que protagonizan: con vestidos de cuero cruzados con cremalleras, extraños escotes y cut outs que combinan con maquillajes de fiesta impropios del momento y del lugar.

Etiquetas: , ,

De nostalgia a nostalgia

19

07 2017

Iris Luque. Qué poquito ha durado ‘La Pelu’ en Televisión Española, ese serial diario de humor. Hace unas semanas, aquí mismo, les hablaba de las ganas que tenía de ver esta serie, por aquel formato que me recordaba con nostalgia amable a Camera Café. Pero no lo han hecho bien: las tramas aburridas, los personajes rígidos y las risas enlatadas ya no conquistan a una audiencia que tiene una parrilla muy completa. El público ha propiciado lo inevitable: se estrenó el día 3 de julio y ya no la volveremos a ver en pantalla. No siento dolor por la pérdida. Pero no todo es malo: se ha estrenado la nueva temporada de Viaje al centro de la tele, uno de estos programas que ves si no tienes nada mejor que hacer, pero que enganchan. Y es que, ¿a quién no le gusta ver a los políticos y artistas más punteros del momento vestidos de manera hortera y diciendo cosas que más tarde les avergonzarán?  Es el morbo del español, esa necesidad que tenemos de decir que la cosa no nos va tan mal, porque relaja ver que, en el pasado, los famosos no eran para tanto. Y tenemos razón.

Etiquetas: , ,

Marca blanca

25

01 2017

Iris Luque. Por fin un programa que se ha reinventado bien. El gran reto musical se estrenó anoche con una cuota de share nada despreciable para ser la cadena pública (13,6%). No me  extraña en absoluto esta buena conexión con el público, ya que este show es la nueva versión del antiguo Furor, concurso presentado por Alonso Caparrós y que acaparó muchas noches en los hogares españoles. Llama la atención el nuevo concepto: ocho famosos ponen a prueba sus conocimientos musicales en un show divertido y con pruebas de todos los colores. Eso sí, la ilusión se difumina cuando al informarte ves que es una copia del programa australiano The big music quiz, que a su vez es copia del francés Le Grand Blind Test. El error fue mío por confiar: era demasiado ingenio como para pensar que la idea de un formato de este tipo fuera ‘made in Spain’. Es cierto que todo está inventado, pero ¿tiene la televisión española que ir siempre en la cola? Aún estoy esperando una buena idea que podamos considerar nuestra. Somos una gran marca blanca que edita con toque rocambolesco todo lo que otros hicieron antes.

¿Actor o modelo?

26

09 2016

Urko Urbieta. Rubén Cortada lleva dos años en la cresta de la ola. Es el chico de moda de la televisión gracias a los éxitos de El tiempo entre costuras y, sobre todo, su ya famoso personaje de Faruk en El Príncipe. Intérprete justito, pero con una mirada y un físico imponentes, intenta dejar atrás su pasado como modelo para hacerse un nombre como actor. ¿Lo conseguirá? Difícil saberlo. Actores guapos los hay a patadas, pero para tener una carrera longeva en televisión o, mejor aún, dar el salto al cine, hace falta ese ‘algo más’. Y si no que se lo digan a Miguel Ángel Silvestre o Hugo Silva, que volvieron tan rápido como pudieron a los proyectos televisivos. Otros en cambio, como Rodolfo Sancho, que conocen perfectamente sus limitaciones, han sabido quedarse y elegir buenos papeles en el medio. Con el estreno de la segunda temporada de Olmos y Robles, Cortada sigue intentado dar rienda suelta a su inexistente vis cómica, aunque su química con Pepe Viyuela le ayuda a salir del paso. Veremos si se le da mejor volver al género romántico con la miniserie Lo que escondían sus ojos, donde dará rienda suelta a sus miradas profundas y atormentadas.

Etiquetas: , ,

Una chaquetina por si refresca

03

01 2015

Gemma Marchena. He empezado 2015 indignada. No tanto como los andaluces que se comieron cuatro uvas con Canal Sur. Pero cuatro uvas de verdad, uno, dos, tres y cuatro, porque los que estaban al mando de los botones se hicieron un lío y metieron anuncios en plenas campanadas. A lo que iba, estoy indignada con los vestidos de las presentadoras de las uvas. Yo, que soy una clásica, estaba en La1 viendo a Ramón García, con su capa y su traje y su pajarita, abrigado de arriba a abajo. Seguro incluso que llevaba una camiseta interior de borreguito para que no notase las gélidas temperaturas de Madrid. ¿Qué llevaba Anne Igartiburu? Un ligerísimo vestido con magas transparentes que, de verdad, la ciencia aún no ha demostrado que la gasa traslúcida sea abrigada. En la vida. Y Madrid no es Canarias. ¿Qué llevaba Cristina Pedroche? Un picardías. Me recordaba a las jamonas de las películas de Esteso, que siempre tenían a mujeres semidesnudas corriendo por pasillos de hotel. A ver, que cada una lleve lo que quiera. Pero lo que no me parece bien es que ellas se pelen de frío mientras ellos van calentitos. Y si no, póngase el lector ahora mismo en ropa interior con la ventana abierta un cuarto de hora y me cuente como se le quedan las meninges. No sé si proponer para 2016 un presentador semi en cueros o una chica con abrigo de plumas.

Prim, un trabajo impecable

21

12 2014

Urko Urbieta. Sobria y con ritmo. Así es Prim, el asesinato de la calle del Turco, la TV Movie que estrenó el pasado lunes La 1 que narra el atentado que acabó con el general Juan Prim en 1870. Un trabajo impecable que mezcla las diferentes versiones sobre su muerte para crear toda una interesantísima conspiración. Prim no será la mejor serie del año, ni falta que hace, pero consigue hacer vibrar a los espectadores con las luchas políticas y tensiones sociales existentes en España que cristalizaron en la muerte del entonces presidente del Consejo de Ministros de España. La parte más positiva de la ficción es el trabajo de documentación llevado a cabo por sus guionistas a la hora de desarrollar la historia, uniendo las diferentes versiones conocidas y sin dejar espacio al sentimentalismo barato. La muerte del general en casa, por ejemplo, junto a su mujer, es rápido y seco. Sin grandes lágrimas ni ‘momentos kleenex’. En el apartado interpretativo, Francesc Orellá, como Prim, y el veterano actor mallorquín Simón Andreu destacan en un reparto en el que ninguna actuación ‘duele a los ojos’. La peor nota, para la ambientación, con un Madrid demasiado limpio y algunas barbas y pelucas que se notan claramente postizas. Para todos los interesados en la historia de España, Prim, el asesinato de la calle del Turco es una buena oferta.