Entrada etiquetada ‘Las chicas Gilmore’

Escribe tu propio guión

25

03 2017

Margalida Ramis. La semana pasada vi por fin los nuevos capítulos de Las Chicas Gilmore, que ha emitido Neftlix. Se trata de cuatro episodios que dan continuidad al final de la serie y cada uno lleva por nombre una estación del año, de ahí que la serie se titule Las cuatro estaciones de las chicas Gilmore. Me han enganchado del mismo modo que en su día me enganchó la serie.  A pesar del paso de los años, no ha perdido su esencia, que combina tan bien fantasía y realidad. Stars Hollow, pueblecito donde está ambientada la serie, está lleno de magia, aunque esto no lo aleja del mundo real. Sus habitantes y, a la vez, protagonistas de la ficción, ríen, lloran, sufren, disfrutan… viven, como cualquiera de nosotros. Es verdad que en la televisión siempre predomina la nota de ficción, pero también es cierto que tiene mucho de realidad. Nuestro guión no está escrito, como sí lo está el de los habitantes de Stars Hollow, pero tenemos la suerte de poder redactarlo día a día. No hace falta llenar páginas con nuestro porvenir, basta con decidir qué queremos y llevarlo a la práctica. Y, al igual que estos personajes, vamos a reír, llorar, sufrir… Pero lo más importante es que llevemos el timón de nuestra vida.

¡Una taza de café, por favor!

24

11 2016

Jennifer Munar. He fallado. A pesar de haber empezado el revisionado de Las chicas Gilmore antes de verano, me queda una temporada y mañana se estrenan en Netflix los nuevos episodios. Lo que me queda por delante, por tanto, no es otra cosa que un fin de semana de enfermizo maratón para poder estar lista lo antes posible. Volver a saborear la serie durante estos meses ha sido como reencontrarse con una vieja amiga, probablemente el motivo por el que la ficción ha permanecido en el imaginario colectivo todos estos años. Hay quien dirá, y se equivocará al hacerlo, que Las Chicas Gilmore no es más que una telenovela a la americana. Mi opinión, sin embargo, es diferente. Si uno se pone a analizarla se dará cuenta de que apenas pasan cosas. Más de la mitad de un episodio común son escenas de gente hablando mientras camina por la calle o come. Las Chicas Gilmore resulta cercana porque es, en el mejor sentido de la palabra, monótona. Nuestros días no suelen consistir en salvar el mundo o revolucionar Internet con nuestros inventos, sino en cumplir obligaciones laborales, cenar con amigos y ver una película en casa. Sus vidas son, dejando a un lado todas las licencias que debe tomarse una ficción, las nuestras, y por eso las queremos.
Café, café y más café para disfrutar, una vez más, de nuestras chicas preferidas.

Verano con aires nostálgicos

08

08 2016

Margalida Ramis. A veces es bueno aprovechar el verano y las vacaciones para bucear en algunos recuerdos. Y la pequeña pantalla es una gran herramienta para ello, ya que en los meses estivales las reposiciones de series son muy recurrentes. La plataforma de series y películas en streaming Netflix también ha apostado por esta estrategia y desde el 1 de julio tiene en su oferta Las chicas Gilmore, nueve años después de su final. Esta serie americana está ambientada en un pueblo ficticio, Stars Hollow, y narra el día a día de sus habitantes, centrándose en la vida de la madre y la hija que protagonizan la serie. Aunque Las chicas Gilmore nada tiene que ver con las series típicamente veraniegas, como Los Vigilantes de la Playa, que se emitió durante años cada verano invitando al telespectador a trasladarse a las playas californianas, la apuesta de Netflix no desencaja en la oferta estival. Las chicas Gilmore es una serie que pasa con nota para poder ver de nuevo en los días más calurosos del año y recuperar así la nostalgia de las vivencias de los ciudadanos de Stars Hollow, que a veces tanto se parecen a episodios, pasados o no, de nuestras vidas.

La mañana perfecta

20

03 2014

Jennifer Munar. Hace unos días, un amigo me dijo que se estaba planteando no ir a clase porque se había quedado atrapado en un capítulo bastante bueno de Las chicas Gilmore. Le entendí perfectamente, porque pocas cosas habrá más interesantes que escuchar una de las veloces conversaciones entre Lorelai y Rory Gilmore. Si junto a ellas se encuentran el resto de curiosos habitantes del pequeño pueblo de Stars Hollow, es prácticamente imposible apagar la televisión.
Sin embargo, hay algo que no entiendo: ¿En qué clase de mundo vivimos cuando una serie tan brillante como Las chicas Gilmore es relegada a las ocho de la mañana? Y la cosa no acaba ahí, hora y media antes, a eso de las seis y media de la mañana, se emite Veronica Mars. La misma Veronica Mars que está triunfando en los cines de EEUU con la película que sus fans financiaron el pasado verano. Otra gran serie perdida en un horario imposible.
Madrugadores, fiesteros que lleguen a casa con ganas de ver la tele, sonámbulos y demás gentes despiertas a las seis y media de la mañana: pongan Divinity. Yo lo haría.