Entrada etiquetada ‘Mar de Plástico’

¿Se hunde el ‘Deluxe’?

04

11 2015

Nacho Jiménez. Tras muchos intentos, Antena 3 le ha colado, por fin, su ‘caballo de Troya’ a Telecinco. La noche de los viernes ya no es sinónimo de mal gusto y chabacanería, propios del que hasta ahora era el programa estrella de esa noche, Sálvame Deluxe. El espacio presentado por (el ya cansino) Jorge Javier Vázquez ha sucumbido a la diversión y desparpajo del reality insignia de la cadena rival, Tu cara me suena. De los cinco programas emitidos hasta la fecha, solo dos han quedado algo por debajo de la audiencia del Deluxe, y en la última entrega, la diferencia fue de nada más y nada menos que de siete puntos. ¡Casi nada! Nunca, y digo nunca, he atacado la llamada ‘telebasura’, siempre y cuando no atente contra la dignidad humana. En el caso del magazine de Telecinco, debería reconvertirse y no explotar hasta la máxima expresión, repito, la chabacanería y el mal gusto. No sé que deberá estar pensando Paolo Vasile, ya que el prime time –exceptuando el jueves, que el día es para Gran Hermano 16, incombustible– lo lidera Antena 3: Mar de plástico, el cine, Tu cara me suena… Los ciclos televisivos siempre evolucionan, y el cambio, espero, será para mejor.

Tocada y hundida

25

10 2015

Urko Urbieta. Mala no, lo siguiente. Los guionistas de Mar de Plástico se empeñan en hacer cada episodio peor que el anterior. Si el primer capítulo fue flojo, los siguientes están demostrando las flaquezas de unos diálogos insulsos y unas interpretaciones tirando de flojas a pésimas.  Señores guionistas, no basta una premisa atractiva, el desarrollo de la historia es muy importante. Y queda claro que en esta serie se están haciendo las cosas mal. La investigación se está llevando a trompicones. Sí, es cierto que resulta algo mejor que en Bajo sospecha, el otro intento de Antena 3 de tener una serie sobre una investigación criminal, ya que sus creadores no se empeñan en dejar claro al espectador que todos los personajes esconden cosas. Pero los diálogos son tan obvios y explicativos, que parece que no confían en que el sufrido espectador entienda las cosas. Por no hablar del innecesario uso de los flashbacks; llegué a contar tres en el capítulo de hace dos semanas. Mención aparte para las interpretaciones. Rodolfo Sancho, un actor más bien limitado, pero que nunca ha estado mal, carga con un personaje tan tópico como insufrible, imposible de salvar. Y Jesús Castro, que interpreta al racista exnovio de la víctima, metido en una difícilmente creíble trama amorosa con una sinpapeles senegalesa, hunde todas y cada una de las escenas en las que participa. Lo interesante que hubiera sido esta serie protagonizada por la compañera de Sancho, la guardia civil gitana. Al menos hubiese sido refrescante.