Entrada etiquetada ‘María Teresa Campos’

¿Qué hemos hecho para merecer esto?

09

07 2017

Urko Urbieta. Chabacano y vulgar. Fiel reflejo del ADN de su presentadora. Así es Viva la vida, el magazine de fin de semana que Toñi ‘la verdulera’ Moreno presenta en Telecinco desde mayo con audiencias penosas. Resulta difícil de creer, pero este engendro televisivo hace bueno al ¡Qué tiempo tan feliz! de María Teresa Campos, que condujo durante varios años en esa misma franja horaria. Por qué Telecinco dio puerta al espacio para colocar semejante bodrio solo tiene un sentido: el caché de la Campos. Otros motivos no caben aquí. Se nota, y mucho, que Viva la vida es el resultado precipitado de dar forma a un nuevo proyecto, después de que Mediaset cancelara Mejor imposible, el primer formato que iba a conducir la presentadora andaluza para la cadena, incluso antes de emitir un solo fragmento en televisión. Así de ‘potente’ debía ser para que los jerifaltes de Mediaset dijeran: «Eso aquí no». Viva la vida es un cajón de sastre que tanto gusta en Telecinco. Todo vale: un directo desde el concierto de la Pantoja, una llamada lacrimógena del sobrino de Toñi Moreno, una entrevista a Natalia (OT)… Ay, señor, señor…

Se nos pasa el arroz

19

03 2016

Gemma Marchena. Cuenta Paula Vázquez que la tienen vetada en televisión. Tiene un abultado currículum como presentadora de programas como El Euromillón, Fama ¡a bailar!  o Pekín Express, pero ahora no encuentra un hueco. Vázquez se lamenta de que ya ha sobrepasado la barrera de los cuarenta y además, no hay programas de entretenimiento que sean conducidos por mujeres. Todas estas amargas declaraciones llegan justo cuando está haciendo de imagen de clínicas de fertilidad, al mismo tiempo que confiesa que ha congelado sus óvulos esperando el momento oportuno. Paula Vázquez está en el mismo instante vital que muchas cuarentonas que de repente se han visto expulsadas del mercado de trabajo por veinteañeras, mientras ansían una maternidad que han pospuesto hasta el límite que le permite la biología. En el lado contrario se encuentra María Teresa Campos, incombustible ante la cámara y lideresa de una saga que se perpetúa en los platós. El caso de Vázquez es el contrario de la actriz Jennifer Lawrence: con 25 años, interpreta todos los papeles femeninos que se le ponen delante. Aunque en realidad deberían ser madres de familia numerosa que rozan la cincuentena. No importa: las tersas carnes de la Lawrence arrebatan los papeles de adolescentes a mujeres de mediana edad.

2016: Deseos imposibles

31

12 2015

Javier J. Díaz. La televisión en España ha vivido momentos patéticos e ilógicos en 2015, por lo que es normal que en 2016, las personas con dignidad deseen que en el año que hoy entra se suba el nivel de exigencia de los espacios que producen las cadenas televisivas. Difícil parece, por ejemplo, cuando hace más de 15 años que triunfa un formato patético y denigrante como el de Gran Hermano. Pero la ilusión nunca se pierde. El caso es que en 2015 se han seguido imponiendo modelos alejados del carácter didáctico, ameno e informativo que debería tener la televisión. A través de sus programas, se han vuelto a ensalzar valores alejados de su potencial, realzando modelos erróneos, sectarios, partidistas y pasados de rosca como los de Bertín Osborne, María Teresa Campos, Pablo Motos (sin duda el peor de todos) y Mercedes Milá, por citar algunos. Los deseos imposibles de 2016 pasan por una televisión en la que los medios de comunicación informen y no manipulen, los presentadores dejen su ego y sus intereses a un lado, y los directivos reflexionen sobre los límites de la moralidad televisiva, ampliamente olvidados desde hace años. Podemos soñar, por ejemplo, con una TVE que informe y no ‘forme’,  con una IB3 que ‘transite’ y no petrifique, y con una programación que refresque y ofrezca y no que congele y excluya.  Nunca nos quitarán los deseos.

¡Viva el campechanismo!

29

11 2015

Urko Urbieta. Los principales candidatos a la presidencia del Gobierno se han soltado la melena últimamente en televisión; bueno, todos menos Mariano Rajoy, que prefiere comentar el fútbol en la Cope antes que debatir o ser entrevistado. No tengo palabras para este despropósito. Su equipo de comunicación sabrá… Está de moda, demasiado diría yo, ser cuanto más cercano al ciudadano, mejor. Lo normal estos días es verles desayunar con Ana Rosa Quintana o merendar con María Teresa Campos en ¡Qué tiempo tan feliz! Todo por la cercanía y la campechanía, eso que puso de moda el rey Juan Carlos, el de los elefantes… Pero lo llamativo, y problemático, es que candidatos con peso a gobernar este país, como Pedro Sánchez, que puso de moda esta cercanía hace casi un año con esa esperpéntica llamada a Sálvame, opten por rechazar acudir a El Objetivo de Ana Pastor, donde tendría que hablar de su programa electoral, pero aceptar encantado vender lo ‘de clase media’ que es –aunque hizo un máster en Bruselas, estudiaba inglés en Reino Unido y veraneaba en Mallorca… sí, claro, eso que hemos podido hacer todos, ¿verdad?– con Bertín Osborne. Lo de este miércoles no fue una entrevista, fue una conversación ‘de cuñados’, de barra de bar forzada, plagada de lugares comunes, ridícula y sin sentido. Es lo que tiene preferir que te entreviste un cantante de rancheras a una periodista.