Entrada etiquetada ‘Navidad’

Emisiones retrógradas

Iris Luque. La Navidad es una de las épocas en las que más vemos la televisión. Pero hay veces que es mejor apagar la caja tonta. Mientras estoy redactando este artículo, en mi casa están viendo la mítica película ‘Siete novias para siete hermanos’, largometraje del año 1954 y cuya trama es una historia machista desde el inicio hasta el final. Para los que no hayan tenido la oportunidad de ver este clásico, los protagonistas son siete hermanos que viven en la montaña. El mayor de ellos decide bajar al pueblo para, entre otras cosas, encontrar a una mujer que limpie y guise para él y sus siete hermanos. Al ver la situación, los seis hermanos deciden raptar a seis muchachas del pueblo para casarse con ellas. Aunque haga 62 años que se estrenó, la emisión de este tipo de películas sostiene el estigma machista que sigue pesando en la sociedad actual. Se ofrece la imagen de que las mujeres son (somos) meros objetos a disposición de los hombres, y con la obligación de pedir permiso a sus progenitores para casarse con los hombres que les han secuestrado. Son clásicos, sí, pero ¿qué tipo de contenidos estamos emitiendo en horario infantil? Espero que las actitudes de los protagonistas no calen en la conciencia de la gente más influenciable de nuestra época: los niños y los jóvenes.

28

12 2016

Regalo intangible

Neus Aguiló. Los informativos del día de Navidad de Antena 3 hablaron de la tragedia aérea en Rusia, del mensaje del Rey (y las valoraciones de los distintos partidos políticos) o de la visita de Papá Noel a los hogares de los niños del primer mundo (de Alepo hablaron poco). También encontraron tiempo para comentar un vídeo que se ha hecho viral. En ese vídeo se preguntó a un grupo de personas entre veinticinco y treinta y cinco años qué regalarían a su madre por Navidad. La mayoría respondieron que regalarían ropa, tecnología, perfumes, algún viaje… A continuación se les preguntó si el regalo sería el mismo si supieran que esa iba a ser la última Navidad de sus madres. Todos respondieron que no, que en ese caso iba a ser algo inmaterial: el tiempo. Pasarían más tiempo con sus madres o con su ser más querido. La campaña creada por Generación 2015 pretende recordarnos que el tiempo es limitado, tanto el de los seres queridos como el de uno mismo. El mensaje está claro, que vivamos el presente, que no nos dejemos arrastrar por la sociedad de consumo y que dediquemos a gestionar mejor ese bien intangible y limitado. No es tan difícil.

Etiquetas: , ,

27

12 2016

Justino, un cansino

Gemma Marchena. Lo de la Navidad es como el verano, que no termina de irse en Mallorca. Algún día empalmaremos y estaremos en bañador y comiendo polvorones, como los argentinos. Lo mismo pasa con los anuncios de Navidad. Empachada estoy de spots de colonias, coches y juguetes. En realidad vemos sino enormes catálogos con imágenes y sonido de regalos y en un hueco que han dejado los programadores, alguna serie o programa o película. Un cachito, lo justo para dejarme enganchada hasta la siguiente tanda. Por cierto, ¿por qué en los anuncios de colonia que se emiten hablan en francés ¿O en inglés? ¿En Francia, los anuncios tienen una voz susurrante en español? Pero si hay alguien que me saca de quicio es Justino, el cansino del anuncio de la Lotería Nacional. Justino está dibujado para dar pena, con cara de bonachón, como ese empleado buenrollista que siempre saluda cuando entras por la puerta, el que te hace la vida fácil y te pregunta por los hijos. Y resulta que se le olvida comprar el décimo que a los demás sí les toca. Reflexionemos: ¿Ustedes le darían 400.000 euros del Gordo, 320.000 tras pagar impuestos, a ese señor tan majo que no ha comprado el décimo? Que ni lo ha pagado ni te ha dicho un «oye, encárgame ese número que ya te daré el dinero». Creo que el espíritu navideño se nos ha salido de madre.

12

12 2015

Deportes en Navidades

Alfons Marí. Las televisiones sufren trasformaciones en Navidad. El espíritu es distinto al resto del año, aunque idéntico cada año, repetitivo y hasta previsible en grado superlativo. Los acontecimientos deportivos no se libran de ello. Cada año se ofrecen partidos de fútbol entre selecciones nacionales de naciones no reconocidas o de clubes no existentes. El gesto parece responder al espíritu generoso de Navidad: lo que no es posible todo el año, en normalidad, lo es esas fechas. Claro que el resto de deportes cae en lo mismo, porque al enfrentarse, los atletas dejan de lado la llamada ‘competición’ para tomárselo todo con humor y bonachonería. En realidad, lo que sucede es que no se juegan nada, así que pueden distraerse con bromas y payasadas en un clima extraño que convierte esos eventos en algo irreal. Otros presentan los espectáculos como si fueran excusa para causas benéficas, a menudo con el ingrediente de ver en acción a famosos nada deportistas. Ante tanta metamorfosis, uno se pregunta si no será que en navidades lo único que cuenta es tomarse vacaciones, desconectar, consumir y comer suculentos y copiosos manjares, con lo cual las programación de eventos deportivos no es más que una ocasión para echarse unas risas de sobremesa.

11

12 2015

La esencia de los perfumes

Margalida Ramis. Cuando se acerca la Navidad, los anuncios que se emiten en televisión son acorde a la época del año en la que estamos inmersos. Si de pequeña me quedaba boquiabierta ante la publicidad de juguetes, especialmente de muñecas, con lápiz y papel en mano para escribir mi carta a los Reyes Magos, ahora me fascinan los spots de perfumes. Ya no impera en mí la inocencia de antaño, ni tampoco tomo nota para escoger a mis preferidos. Prefiero olerlos antes de usarlos, pero me gusta la magia y el glamour que transmiten esos anuncios. Los personajes, los vestidos, la música, el escenario… Sin necesidad de recurrir a villancicos ni a decoración típica navideña son capaces de contagiar la esencia de esa época del año. Más que eso. Trasladan un estado de ánimo acorde a cada persona. Quizás por eso me gustan tanto. Porque permiten evadirte al mismo tiempo que soñar despierto. Es un clásico regalar un perfume, y algo recurrente, pero jamás olvidaré la cara de felicidad de mi ‘mami’ –así es como llamaba a mi abuela– cada vez que abría su paquete de Anaïs-Anaïs en Navidad. Y es que esa magia de los anuncios se traslada a los paquetes que las secciones de perfumería preparan para las ocasiones especiales.

05

12 2015

Peppa Pig

Neus Aguiló. Las fiestas navideñas suelen traer excesos de comida o bebida. Pero en mi caso, este año el atracón no ha sido de mazapanes y turrones sino de programación televisiva para los más pequeños. Si ustedes han tenido en casa presencia de espectadores infantiles -como ha sido mi caso- entenderán de lo que les estoy hablando. «Dora la exploradora» o «Doraemon», por citar algunos ejemplos, se me han colado hasta en la sopa. Pero, sin duda, el «empacho» mayor no me lo ha provocado el gato cósmico azul sino Peppa Pig y su familia: esos cerditos de cuerpos redondos y patas y brazos diminutos saltando en charcos de barro, corriendo por las praderas y subiendo y bajando colinas de pronunciadas pendientes han puesto a prueba mi paciencia. Los personajes se me han aparecido en sueños: Peppa, papá y mamá Pig, George, Chloe, Susy, Rebecca Rabbit, Pedro Pony o Madame Gazelle han protagonizado algunas de mis pesadillas navideñas. A pesar de todo, es justo reconocer que los dibujos de «Peppa Pig» están bien hechos, son educativos y enseñan valores como la importancia de la seguridad vial, la igualdad de géneros, el compañerismo, el respeto ala naturaleza y la diversidad. Aunque, por supuesto, no hace falta verlos todos los días.

07

01 2014

Navidades animadas

Jennifer Munar. Cuando llega la Navidad, con tantas comidas familiares y regalos por delante, es inevitable que acabe emergiendo ese niño pequeño que todos llevamos dentro. Precisamente porque mi niña interior es muy propensa a salir a pasear, cuando llegan estas fechas Cuatro se convierte en mi cadena favorita.
El canal dedicó su programación del pasado domingo en exclusiva a películas de dibujos como Mary Poppins, Toy Story, Los 102 dálmatas y Ratatouille. El lunes por la noche continuaron con Cars y el martes emitieron La edad de hielo, Ratónpolis y el estreno de Gru, mi villano favorito. No nos engañemos, viendo a una niñera llegar volando con su paraguas, a una rata cocinando en un restaurante de Francia, a un par de juguetes tratando de volver a casa o a un grupo de animales cuidando de un bebé durante la glaciación es imposible que no se te ponga una sonrisa en la cara.
Y es que crisis de por medio o no, las películas infantiles siempre están ahí para mandar un mensaje de positivismo y alegría en estas fiestas. Y quién sabe, quizá todos tengamos un hada madrina dispuesta a arreglar nuestros problemas con un toque de varita y unas palabras mágicas. ¡Feliz Navidad!

28

12 2012

¿Paz, amor y armonía?

Nacho Jiménez. Se supone que la Navidad es ese momento del año en el que todos somos felices, mostramos todo nuestro amor y vivimos en paz y armonía. Si ustedes sienten estos sentimientos les felicito, enhorabuena. En mi caso, visto lo visto, y vista la programación de las televisiones para las fiestas, todo esto es un timo, una tomadura de pelo y una pérdida de tiempo. ¿Debería alegrarme la Nochebuena que Bisbal y Chenoa canten en el especial de La 1? No. ¿Debería hacerme vibrar que La Pantoja y su ‘gran’ primogénito despidan el año en Telecinco? No. ¿Le gusta un servidor la Navidad? Definitivamente, no. Siento esta actitud tan negativa y confieso que antes sí era un gran ‘fan’ de estas fechas, pero nunca han pensado que todo este ‘rollo’ de la paz, el amor y la armonía es una realidad para tan sólo una minoría, y una simple excusa para dejarse el sueldo en regalos. Luego está aquello de «año nuevo, vida nueva». Ni que el 1 de enero se trasladase uno a otra dimensión en la que es muy fácil dar carpetazo a lo vivido anteriormente. Quién sabe, tal vez 2012 sea diferente, al menos mejor que este año. ¡Ay! Si me tocase la lotería…

Etiquetas:

21

12 2011

¿Dulce Navidad?

Nacho Jiménez. La Navidad está a la vuelta de la esquina. De hecho, la mayoría de ciudades y pueblos de este país ya lo celebran. Las tradicionales luces ya funcionan a pleno rendimiento y la gente ya comienza a comprar en masa, no vaya a ser que se agoten los iPod, iPads, etc… Las fiestas también se van notando en la televisión. Los anuncios de juguetes, videojuegos, perfumes, coches y demás regalos ‘navideños’ ya han invadido los intermedios de todas las cadenas, y cada año son más peligrosos, al menos los juguetes (en serio, algunos anuncios dan mucho miedo). Lo que también acompañada a las Navidades, Reyes y Año Nuevo son las soporíferas galas, películas familiares con moraleja absurda y final feliz, alguna que otra tv-movie ñoña, y demás… Sobre las galas, me llama la atención, especialmente, la de Nochevieja. Es curioso, no sólo porque ves al público celebrando el año nuevo como si no hubiera mañana, sino porque te hacen creer que realmente están contigo ese día, como buenos artistas, como buenos presentadores. “Queremos acompañarte en este día tan especial”, dicen. Sobre las Campanadas, este año promete: Jorge Javier Vázquez, la Pantoja y el hijo de ésta. Telecinco ya no sabe que hacer para triunfar en una cita que año tras año gana La 1. ¿Cambiará este año? A pesar de todo, una Navidad sin Raphael no sería lo mismo, ¿no creen?

09

12 2011