Entrada etiquetada ‘Niños robados’

Mismo tema, diferente resultado

20

10 2013

Urko Urbieta. En 2011 Tele5 y A3 anunciaron sendos proyectos televisivos basados en el descubrimiento de una red que, entre los años 70 y 80, robó cientos de niños que fueron entregados a familias pudientes de todo el país. En audiencia (más de 4 millones frente a poco más de dos) y en resultados ha arrasado la miniserie de Telecinco.
Las Historias robadas de A3, basada en una novela de Enrique Vila, se estrenó en septiembre del pasado año con un éxito moderado, apisonada por el éxito de La voz. ¿El resultado? Demostrar una vez más que Rodolfo Sancho sin una ‘partenaire’ fuerte a su lado –Adriana Ugarte en La señora, o Michelle Jenner en Isabel– no es capaz de sacar una serie adelante él sólo.
Mientras, Niños robados, la miniserie de Telecinco, mucho más ambiciosa, ha optado por contar la historia del médico y la monja –interpretados por dos grandes como Emilio Gutiérrez Caba y Blanca Portillo– que urdieron esta repugnante red de secuestros, desde el punto de vista de dos jóvenes –a las que dan vida Macarena García y Nadia de Santiago– a las que les quitaron sus hijas; de un matrimonio rico –Alicia Borrachero y Eduard Farelo– que adopta ilegalmente uno de estos bebés; y de esta niña, que ya adulta (Adriana Ugarte) descubre lo ocurrido. Sólo por el reparto, Niños robados ya merece la pena. Pero el guión, que carga las tintas en su justa medida, y la dirección son notables. Ya podrían seguir haciendo productos así de ejemplares.

Niños robados

02

05 2012

Neus Aguiló. El hasta ahora silenciado drama de los niños robados está llegando a los juzgados y además va adquiriendo un protagonismo cada vez mayor en los medios de comunicación. Todo ello supone la apertura de una pequeña puerta a la esperanza de miles de familias que se quedaron sin sus hijos recién nacidos en la España del franquismo y del postfranquismo. El pasado sábado en La Noria se abordaron diversos casos de niños robados que buscaban a sus madres. Una chica denunció la desaparición irregular de su hermana gemela. Tal vez alguien la haya reconocido en la televisión y pueda producirse el encuentro entre ellas. Al fin y al cabo, la tele no siempre es tan mala: en este caso, la pequeña pantalla cumple una labor social y quién sabe si ayudará al encuentro de algunos de estos niños –ya adultos– con sus familias. Quizás vuelva a resurgir el formato de ¿Quién sabe dónde? que tanto éxito tuvo en la década de los noventa. El mal ya está hecho, pero si contribuye a paliar el dolor y la desazón de miles de madres que buscan a sus hijos, bienvenidos sean estos programas, aunque algunos de ellos a veces caigan en el morbo.

Etiquetas: ,