Entrada etiquetada ‘Ocho apellidos catalanes?’

Ocho apellidos

23

05 2017

Neus Aguiló. Suele ocurrir que, de vez en cuando, la televisión emite películas que merecen la pena. O al menos eso fue lo que pensaron el treinta y cuatro por ciento de los espectadores que vieron el viernes ‘Ocho apellidos catalanes’. El filme de Emilio Martínez Lázaro se llevó por delante a ‘Tú cara no me suena todavía’ y dejó fuera de combate a ‘El acabose’ de José Mota, que anotó un triste seis por ciento de audiencia. Y es que era difícil competir con el estreno multicanal de la cinta protagonizada por Clara Lago y Dani Rovira. Cierto es que ya había visto la peli en el cine pero no me importó volver a verla en la pequeña pantalla. En una noche de concursos y realities, se agradece un filme que entretenga, que haga reír y que desdramatice la independencia de Catalunya o el nacionalismo vasco. Además ‘Ocho apellidos catalanes’ cuenta en su reparto con buenas actrices como Carmen Machi y la veterana Rosa Maria Sardà (a la que no se le sacó el partido que se merece). Mediaset arrasó también hace quince días con el estreno de ‘Ocho apellidos vascos’. Una vez más, se han metido a la audiencia en el bolsillo. ¿Qué más se puede pedir?

Ocho ‘pesados’ vascos

19

11 2015

Nacho Jiménez. Soy el único que está hasta el moño de la promoción en televisión de Ocho apellidos catalanes? No hace falta decir que se trata de la secuela de la película española más taquillera de la historia, Ocho apellidos vascos, pero es que están hasta en la sopa. Vivo con el miedo de que sus protagonistas, Clara Lago y Dani Rovira –intérpretes muy sobrevalorados, en mi opinión– aparezcan de repente en mi casa:en el baño, en el desayuno, en el sofá… En serio, una cosa es promoción y otra lo que hace Mediaset –productora de la película–. Además, y según apuntan las primeras críticas de la esperada secuela, ésta es más de lo mismo y sin mucha gracia. Está claro que el gancho catalán, de rabiosa actualidad, es un reclamo importante, pero habrá que ver cómo han manejado los guionistas todo este asunto (¿serán catalanes? ¿vascos? ¿de Madrid?). Seguramente, dejaré que el márketing se apodere de mi ser y acudiré a la sala de cine más cercana a ver esta película española, graciosa y con mucha cara, y seguramente me echaré unas risas. Eso seguro. Lo peor del estreno, mañana, de Ocho apellidos catalanes, es que ha obligado a aplazar para el próximo viernes el de la última entrega de Los Juegos del hambre. ¡Encima!