Entrada etiquetada ‘Operación Triunfo’

El ‘sorpasso’ de ‘Operación Triunfo’

07

12 2017

Urko Urbieta. Mucha gente se pregunta si la nueva edición de Operación Triunfo es un éxito viendo sus resultados de audiencia. Con algo más de dos millones de espectadores, queda lejos de aquellos estratosféricos resultados de antaño, cuando llegaba a reunir frente al televisor a más diez millones de españoles. Pero los tiempos han cambiando y el éxito se mide de muchas otras formas. La Pública ha dado en la diana con la resurrección del formato. Ahora mismo es su programa de prime time de más éxito, con diferencia. Pero, sobre todo, porque OT arrasa en redes sociales, el canal 24 horas en un hervidero de fans y porque está consiguiendo que el público joven, que parecía perdido totalmente para el Ente, vuelve a sintonizar la Pública. Y la culpa de todo esto la tiene su magnífico casting de concursantes, del primero al último, y un equipo de profesores entregados al 100×100. La nota discordante de esta edición es que resulte más ameno seguir el 24 horas, que los programas de los lunes. Siete galas después, fallan los vídeos y el jurado. No todo puede ser perfecto.

Reciclaje televisivo

02

05 2017

Gemma Marchena. Las cadenas de televisión españolas han decidido sumarse al reciclaje. Que eso está muy bien para el medio ambiente pero no sé cómo será su aplicación al mundo catódico. Al igual que en el cine, las cadenas están faltas de ideas y tiran de hemeroteca. De hecho, A3 negocia con el hijo de Chicho Ibáñez Serrador para el regreso del Un, dos, tres. Reconozco que aquí me han tocado el corazoncito porque me crié en los ochenta. No sé qué habrá sido de las Tacañonas, pero a ver cómo recuperan un trío tan divertido. Por si fuera poco, Televisión Española insiste en sacar una nueva versión de Operación Triunfo. Aquí ya tengo mis dudas, porque por algo siguen en antena programas con formatos similares como La voz y demás primos hermanos. ¿Hay hueco luego en el panorama musical español para una nueva remesa de cantantes nuevos? Pues como no sea para que participen en otros programas musicales de la tele… Que eso sí, mucho concurso de talentos pero luego no hay hueco para actuaciones musicales de las de verdad, como lo hizo en su día Rockopop.
Propongo otro candidato al reciclaje: El tiempo es oro. Lástima que ya no esté con nosotros Constantino Romero pero exijo que vuelvan las enciclopedias. ¿Sabrán los millenials manejarse con semejantes tomos?

Ya basta de reencuentros

01

12 2016

Jennifer Munar. Natalia Millán será la invitada de la próxima gala de Tu cara me suena, sumándose así al improvisado reencuentro que el programa ha querido organizar para los integrantes de la serie Un paso adelante. Además de ella, en el programa podremos ver a Beatriz Luengo, Pablo Puyol y Esther Arroyo.
Ante una noticia como esta una no puede más que indignarse. ¿Otro reencuentro? ¿Qué pretendemos? Y, sobre todo, ¿acaso creen que va a llegarle siquiera a la suela de los zapatos al de Operación Triunfo, tan reciente en todos nuestros tiernos corazones? Lo único que me atrae de un momento como este es… Nada. La serie siempre me pareció una imitación barata de Fama, y el grupo que salió de ella un despropósito de grandes dimensiones (aunque el Morenita Muchachita tenía su gracia, ¡para qué mentir!). Con la vida empujándonos una y otra vez contra el pasado televisivo sin darnos tregua para que le devolvamos los golpes, no me queda otra que hacer la pregunta del millón: ¿Queda mucho para poder ver a todos los miembros de Friends sentados de nuevo en el Central Perk? Ese sí que sería un reencuentro en condiciones.

Chenoa y Jorge Javier

15

11 2016

Neus Aguiló. TVE continúa exprimiendo el fenómeno Operación Triunfo con primeras, segundas y terceras partes de programas especiales dedicados a los inicios del concurso. Mucho se comentó acerca de la actuación conjunta entre Chenoa y David Bisbal y que rememoró los viejos tiempos en los que ambos triunfitos fueron pareja sentimental. Algunos se apresuraron a victimizar a la ‘pobrecita Chenoa’, que si no ha superado su ruptura, que si no ha tenido suerte en el amor… Hasta que hace unos días Jorge Javier Vázquez ha salido a defender a la cantante mallorquina. El presentador ha asegurado que Chenoa no le parece ‘una pobrecita en el amor’, pues el hecho de que haya tenido varias parejas y ahora esté sin compromiso no la convierte en una víctima de nada. Cosechar una lista de relaciones no se ve mal en el caso de un hombre pero Chenoa es mujer y por ello carga injustamente con ésta y otras lacras, porque además la sociedad le recueda que va cumpliendo años y todavía no es madre ni tiene un hombre al lado que la proteja de vete a saber qué. Por una vez estoy de acuerdo con Jorge Javier Vázquez. Chenoa tiene que lidiar con el patriarcado que ve a las mujeres como seres indefensos y las presiona para que sean madres aunque no quieran.

Enamorarse en televisión

11

11 2016

Alfons Martí. Si hay un género curioso en el panorama televisivo es el de programas de emparejamientos, enamoramientos en directo y ligues organizados por la tele.
Hubo un tiempo en el que los programas eran o bien ficciones creativas o bien política realista y se suponía que la organización o la política no se entrometía en la vida privada de las personas. Ahora, incluso las inclinaciones personales del corazón son organizados por técnicos o la tele. Ya no se distingue lo público de lo personal, ni lo real de lo ficticio, pues la gran pregunta es si los concursantes se enamoran de verdad o están siguiendo un guión de teatro televisado. Los programas recurren a viejos tópicos como las declaraciones o los granjeros buscando fundar familia, dando lugar a grotescas situaciones.  También se teatraliza y televisa lo que en la vida real está en crisis. En un mundo donde la espontaneidad y desinterés de la amistad y el amor están decayendo, estos programas ofrecen la ilusión de enamorarse. Y no en vano un mago de la seducción como Sobera es quien cosecha más éxito. Los programas recurren a especialistas y guaperas famosos en general para asesorar a los concursantes en su búsqueda de la pareja y luchan, según normas oficiales, como un concursante de Operación Triunfo lo haría para lograr hacerse con el favor del público.

OT daña la salud

29

10 2016

Gemma Marchena. La Organización Mundial de la Salud debería plantearse lanzar una alerta mundial: Operación Triunfo es malo para la salud. Sobre todo la mental. Así se desprende de este viaje nostálgico en el que nos ha embarcado TVE, repasando lo que han sido los últimos quince años de los concursantes que estrenaron el formato. Y todos reconocen que necesitaron un psicólogo después de aquello choque tras su paso por la Academia a la realidad. Algunos triunfaron, los más se quedaron atrás, convertidos en meras comparsas. Todos reconocen que les ha cambiado la vida, claro está. Y ojo que estamos hablando de un programa que por lo menos escogía al personal según el talento. Habría que ver como es el análisis psicológico de personajes de Gran Hermano o Gandía Shore, cuyos talentos me son ignotos. Las discográficas se cebaron con nuestros cantantes preferidos, ignoraron desde el principio a aquellos que no destacaban y Chenoa se enamoraba y sufría en la puerta de su casa, en chandal, como todas aquellas que hemos llorado alguna vez por desamor. Hace quince años soñábamos con prometedoras carreras musicales, con empleos estables, con una merecida pensión, con pisos nuevos a pagar en cómodos plazos… Como triste paralelismo, el disfraz de Espinete (historia de esta España nuestra), se pudre en los sótanos de TVE. ¿Pasará lo mismo con los protagonistas de Operación Triunfo?

Gracias por tanto

20

10 2016

Jennifer Munar. El reencuentro de los triunfitos estuvo a la altura de lo esperado y, aunque todavía se guardan algunos ases en la manga, la primera parte del documental es toda una mina de anécdotas. Para empezar, la comidilla de las redes sociales: Bisbal. El almeriense adoptó una actitud de corrección impostada a lo largo de todo el programa, pero su mirada decía claramente: «no sé qué narices hago aquí rodeado de muertos de hambre, con la calidad que yo tengo». Mientras, Chenoa, la Jennifer Aniston española, como bien señaló alguien en Twitter, se convirtió una vez más en la voz del pueblo. Puso caritas cuando Bisbal cantó Adoro junto a Naim, mandó a callar a un Alex Casademunt tan pesado como hace 15 años y protagonizó un instante especialmente tenso cuando su exnovio abrazó a Rosa en un momento emotivo pero la ignoró a ella, que estaba justo al lado. También Nuria Fergó y Manu Tenorio revivieron su especial conexión –ojalá se liaran ahora, cumpliendo los sueños de media España–, descubrimos que Vero es una especie de gogó en Los Ángeles y Geno volvió a enternecernos con su simple existencia. Si todo eso ocurrió solo en un episodio, no puedo estar más impaciente por ver los siguientes. Gracias por tanto Operación Triunfo. Gracias.

Por y para el público

18

10 2016

Urko Urbieta. El esperado reencuentro de la primera edición de Operación Triunfo escribió el domingo su primer capítulo con éxito: reinó en redes sociales y reunió a casi 5 millones de espectadores frente al televisor. Gestmusic, TVE y los 16 concursantes originales han vuelto a enganchar a la audiencia 15 años después con la fórmula que convirtió este programa en leyenda: cariño, música, nostalgia y buen rollo. Esos 16 jóvenes –Gisela, Geno, Javián, Bisbal, Bustamante, Rosa, Álex, Natalia, Mireia, Naïm, Nuria, Manu, Verónica, Chenoa, Alejandro y Juan (hasta Juan Camus estuvo allí, aunque se ausentará del concierto del día 31)–, hoy ya maduritos, se reencontraron en una sala donde han recordado su paso por el talent show (OT inventó ese término en nuestro país), que marcó un antes y un después en sus vidas. Aunque todas las miradas estaban puestas en el personal reencuentro entre Chenoa y David Bisbal, que no hemos llegado a ver todavía, lo más llamativo del docureality, aparte del excelente nivel técnico, es que destila mucha verdad: Álex Casademunt echa en cara al programa que no pudiera cantar lo que quería, Geno recuerda cómo se vino abajo tras el fin de su contrato… te ponen la piel de gallina, como también lo hace ese Europe’s living a celebration… Una de las muchas cosas buenas de este especial es que se nota hecho por y para el público. Y eso siempre es de agradecer.

Su música es nuestra voz

21

07 2016

Jennifer Munar. Hay una niña de ocho años dando saltos y llorando de emoción dentro de mí. No, no es solo por poder cazar pokémons en mitad de la calle a mi antojo, es porque los chicos de Operación Triunfo van a volver a reunirse en apenas unos meses y ofrecerán un concierto en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Parece una obviedad que las entradas van a agotarse en un suspiro, pero por lo menos siempre nos quedará el consuelo de que TVE emitirá la actuación en directo. Por si a alguien le falla la memoria, me gustaría recordar cómo fue el concierto de Operación Triunfo en Son Moix, allá por 2002: las chicas se desmayaban a la entrada como si fueran a ver a Justin Bieber, todo el mundo llevaba caretas de sus concursantes favoritos, en el estadio no cabía ni un alfiler y Chenoa cantó la Balanguera. Al día siguiente, en mi clase de tercero de primaria, todavía había quien llevaba el nombre de Bisbal escrito en la frente. Será curioso ver qué pinta tiene el futuro concierto, con una base de fans ya, como mínimo, cercana a la treintena. Ellos han crecido y nosotros también, pero quince años después la realidad es que su música sigue siendo nuestra voz.

El regreso de un fenómeno

07

07 2016

Jennifer Munar. Lo que eran rumores hace unas semanas parece que ya son hechos. Los concursantes de la primera edición de Operación Triunfo están en mitad de una épica reunión que podría llevarles a la realización de varios documentales y de un concierto. Permítanme que me ponga un poco sentimental al recordar uno de los fenómenos de masas más importantes de mi infancia, cuando no había ni un solo compañero de clase que no viera las galas de Operación Triunfo cada semana. Su visita a Son Moix fue el primer concierto para muchos de mi generación, y una experiencia difícil de olvidar. Quizá a principios de milenio la cosa era diferente, éramos más inocentes, y por eso ediciones venideras fracasaron. Qué demonios, hasta nos interesaba realmente saber quién iba a representar a España en Eurovisión y no hubo quien se perdiera la actuación de Rosa y los demás. Es por eso que esta reunión es un triunfo de la nostalgia para todos aquellos que se dejaron los cuartos llamando para votar por su concursante favorito, aquellos que hicieron colecciones de cromos y a los que todavía se les ponen los pelos de punta cuando escuchan aquello de Mi música es tu voz.