Entrada etiquetada ‘Pau Ensenyat’

La Comunidad

30

08 2014

Pau Ensenyat. Esta madrugada, La1 nos dará un pequeño obsequio. Se trata de La Comunidad, de Álex de la Iglesia, un intenso y correcto homenaje al cine de suspense, en especial a Alfred Hitchcock, con numerosas referencias a Vértigo. Significó también, su vuelta al humor negro y una nueva cinta de culto en su filmografía. Lástima que después de ésta y exceptuando la –en ocasiones– notable 800 Balas, el resto de su repertorio no llegase a cuajar de la misma forma. Carmen Maura interpreta magníficamente a Julia, una agente inmobiliaria cuarentona que encuentra un enorme tesoro en uno de los apartamentos. Los miembros de la comunidad, al enterarse, deciden poner freno y recuperar el dinero que, según ellos, les corresponde. Para ello, usarán todo tipo de estrategias retorcidas y sádicas, mientras que Julia, deberá replantearse si conservar el botín vale realmente la pena. La Comunidad presume de tener un final que se salta la clásica ‘maldición’ de De La Iglesia. Es decir, que es bueno. A diferencia de su última peli, Las Brujas de Zugarramurdi, el film aguanta y no pierde su hilo, concluye de manera efectiva y, por supuesto, cumple todas las expectativas.

 

Anestesia casera

23

08 2014

Pau Ensenyat. Si analizamos la parrilla de La 2 no es ninguna sorpresa descubrir que más de tres cuartos lo ocupan los documentales, a veces con nombres tan coquetones como Paraísos submarinos, mientras que otros se quedan en Documental o Docufilia. Tampoco lo es la popular ‘siesta con los lobos’, que ha formado parte de nuestros hábitos desde hace tiempo. No lo puedo negar, empieza el documental de animales después de comer, con ese narrador de voz suave y cálida, la música sedante, los sonidos de la naturaleza… y a babear.
Pero en algunas tardes de digestión ligera y noches de insomnio, he descubierto que todos estos documentales, que tan desapercibidos pasan mientras soñamos dulcemente, son de una calidad asombrosa y todo un derroche de presupuesto. La imagen es nítida y firme, difícil conseguir algo así en las tomas marinas. Y los planos del espacio y los efectos digitales no tienen nada que envidiar a la gran Cosmos.
Y no solo eso, es bien sabido que La 2 apuesta por el buen cine de autor, pone en antena conciertos exclusivos y sigue televisando Saber y ganar con el eterno Jordi Hurtado, poseedor del Santo Grial, la piedra filosofal y un retrato envejecido en su cuarto. Más no se puede pedir.

 

Sangre coagulada

16

08 2014

Pau Ensenyat. True Blood, conocida en España como Sangre fresca, será recordada por sus seguidores como la mejor serie mala de la historia. Desde el abandono de su creador, Alan Ball, ha entrado en una evidente decadencia, pero aun así, sigue teniendo algo que no nos permite dejarla. La historia se desarrolla en un mundo donde los vampiros campan libremente y los sobrenaturales son una plaga. Ubicado en Bon Temps, una ficticia población sureña, critica ferozmente a su población cerrada y conservadora mediante el humor negro, añadiendo litros de sangre, violencia y sexo a lo bestia. Una indudable sátira, comedia excelente y pura parodia en sí misma, la fórmula hasta aquí funcionaba. Ahora, básicamente, todo se ha reducido a historias repetitivas, mucho pasteleo y guiones poco trabajados, con un grupo de personajes inflexibles y redundantes. Su histérica protagonista, Sookie Stackhouse, es irritante hasta la médula y cada escena suya resulta sobreactuada. Ahora, se emite la última temporada y no me la voy a perder, porque esta serie fue una vez irreverente, gamberra e inteligente. Porque en plena fiebre Crepúsculo, no fue difícil ganarse a cierta audiencia. Y esa audiencia, sucia y fiel desde la primera temporada, mantendrá su culo en el asiento y aguantará hasta el final.

Vuelta a lo ‘normal’

09

08 2014

Pau Ensenyat. Muchos de los jóvenes que una vez fuimos niños, allá por los 90, debemos gran parte de nuestra ‘estupidez’ y humor absurdo a las animaciones de Cartoon Network. Hasta hace poco, consideraba que los dibujos infantiles habían perdido calidad y suavizado su contenido. Una epidemia de terror hacia niños atontados comemocos empezó a popularizarse en la tele y nos invadieron dibujos de adolescentes prematuras enfrentándose a los problemas del instituto, con un público medio de 7 años. Entonces llegaron las Monster High, los Bakugan y el humor se sustituyó por monstruos y hormonas. Recuperar la fe ha sido difícil.
Ahora, gracias a Historias Corrientes, el niño de mi interior que mataba las tardes de verano con animaciones vuelve a estar vivo. Las locuras de Mordecai, un arrendajo azul, y Rigby, un mapache, se suceden siempre en el parque donde trabajan. La infalible fórmula se repite a cada episodio: los dos protagonistas se aburren, aparece un reto, un súper villano quiere destruir el parque y se completa todo con miles de referencias a la cultura pop, videojuegos, pizza, y chistes de doble sentido, con los que los adultos (y niños) disfrutan.