Entrada etiquetada ‘películas’

Marchando una de V.O.

13

06 2018

Iris Luque . Una de las cosas que está consiguiendo Netflix es que me habitúe, y por consiguiente aprecie cada vez más, a las series y películas en versión original. Cuando las producciones están en inglés no es problema: más o menos, todo el mundo ‘chapurrea’ un poco este idioma, la globalización hace que tengamos el oído hecho y se consigue entender.Pero también ocurre que, gracias a la costumbre de verlo todo en V.O., descubres idiomas y maneras de interpretar preciosas.Hace un par de días empecé a ver una serie llamada ‘3%’ – altamente recomendable, por otra parte, pero eso lo guardaremos para otro momento–, cuya versión original es en portugués brasileño. Gracias a sumergirme en la trama, he descubierto la bella sonoridad del portugués, su parecido con el catalán, el castellano o el francés, y a unos actores muy buenos que interpretan en su lengua materna.Por eso, amigos, no teman a las versiones originales –aunque sea con subtítulos en castellano–, ya que la calidad, el sonido y el color del idioma les pueden sorprender. Prueben con una sola serie. Verán como la originalidad engancha.

¿Dónde está el cine clásico?

25

05 2017

Alfons Martí. El clima del posmodernismo parece que no respeta ni siquiera a la tradición de los clásicos del cine. En una parrilla cada día más dominada por esquemas repetitivos y uniformes, carentes de calidad o imaginación, el espacio dedicado a las producciones llamadas clásicas también va desapareciendo o, al menos, retrocediendo. Los clásicos son las películas que no existirían sin la calidad suficiente para perdurar. Si son interesantes y emocionantes a pesar del tiempo es porque, desde el genio creativo personal, abordan realidades profundas que conectan con las tradiciones literarias. El genio cómico de Danny Kaye se desplegó sin límites en la adaptación del cuento de Gogol El inspector general y Orson Welles nos lleva a comprender la tragedia de la Historia reciente a través de sus personajes. Los clásicos crean escuela. El humor italiano arranca del inimitable Totó y los logros de la comedia francesa deben mucho a De Funès, insuperable e inclasificable. Más allá de la perfección formal, los creadores del cine clásico nunca mueren y sus obras no pierden calidad. Y el rebelde Chaplin siempre nos recordará que nada es más importante que lo simple y humano.