Entrada etiquetada ‘programa’

Otra vez no, por favor

Iris Luque. La evolución de la programación televisiva se ha estancado, y cada vez enchufar la caja tonta da más pereza. El último ‘gran descubrimiento’ de laSexta se llama Tú sí que sí. Antes incluso de saber de qué va, se puede intuir que será un programa rancio, de los que aguantan mes y medio en pantalla. Para los que no hayan escuchado hablar de él, se trata de un talent show al más puro estilo americano presentado por Cristina Pedroche, en el que se decide entre el jurado y el público si la actuación que acaban de ver es digna de pasar a la siguiente fase. Todo estaría muy bien si no fuera una copia del programa de Cuatro Tú si que vales, que se retiró de la programación tras finalizar la segunda edición. ¿De verdad las cadenas no aprenden que en este país no funciona este formato? Ya lo intentó La1 con Insuperables—por cierto, producido por Gestmusic, productora que también llevó Tú si que vales y que llevará Tú sí que sí — y volvió a fracasar estrepitosamente. Tras el intento de Mediaset y TVE, es el turno de Atresmedia. Siempre dicen que a la tercera va la vencida, pero creo que en este caso la vencida será, por tercera vez, la productora.

11

01 2017

Horas

Neus Aguiló. Con motivo de la propuesta del Gobierno de acabar la jornada laboral a las seis de la tarde, ‘La Sexta Columna’ dedicó su programa a esta cuestión (de hecho, mezcló fragmentos de un programa antiguo con algún dato nuevo e hizo un copia y pega). Nos recordó lo desagradabilísima que puede llegar a ser Celia Villalobos, pues según ella «salimos tarde del trabajo porque nos entretenemos hablando de chorradas». Sí, es la misma que se entretiene jugando al Candy Crush en el Congreso. El programa nos recordó también el zasca que recibió Albert Rivera por parte de una periodista –y madre de dos hijas– quien le preguntó en una rueda de prensa si él, como político partidario de conciliar la vida familiar y laboral, se comprometía a no convocar actos más allá de las cinco de la tarde. La sala de prensa se llenó de aplausos a la vez que el líder de Ciudadanos respondía como podía a tan acertada pregunta. La verdad es que no somos un país de horarios racionales: ni los horarios de oficina, ni los de los comercios, ni los programas de la tele (¿es lógico que un programa familiar acabe cerca de la medianoche?). ¿Podremos cambiar algún día nuestras costumbres? ¿Querremos?

20

12 2016

Cuando no sorprende

Javier J. Díaz. Cuando no sorprende nada y aburre todo. Ese es el verdadero espíritu de El Hormiguero, que ha acabado siendo una caricatura de sí mismo, modelado por el propio éxito de su formato y perdido en lo opuesto a la originalidad y la naturalidad.El programa de Pablo Motos no para de explotar fórmulas copiadas de formatos de otros países que supusieron el éxito. Lo último, son los falsos enfados de sus entrevistados. Lo dicho, un hormiguero de la naturalidad. La pregunta debe ser si cuando tienes un programa como ese no tienes mejor contenido que fingir enfados de tus invitados para llenar 15 minutos y conseguir audiencia y que se hable de tu espacio los días posteriores en los medios.  Belén Rueda y Ricardo Darín el pasado junio, Antonio Resines esta misma semana… ¿Quién será el próximo? ¿La propia Pilar Rubio? Seguro que nadie se lo espera. En cualquier caso, la responsabilidad no es del propio programa, ni de la cadena, ni del equipo, sino de esa audiencia fiel que exige tan poco, cada vez menos, y que desea, visto lo visto, que la traten como ingenuo. Al parecer le gusta. Y mucho.

09

12 2016

Músculos contra palabras

Gemma Marchena. Fue un momento de zapping, lo juro, pero me quedé extasiada ante semejante desfile cárnico. Empezaba Mujeres, Hombres y Viceversa y con música de discoteca de polígono, iban desfilando las ‘pretendientas’. Vestidos con rajas imposibles, minifaldas exiguas, tacones capaces de destrozar tobillos y melenas al viento, todas veinteañeras que bajan al ruedo para pelearse por un tronista a una hora en la que deberían estar en el instituto o trabajando o ayudando en casa, qué sé yo. Un tipo que sentado en su silla, contempla complacido la bronca entre féminas que con un poco de suerte, serán portada de ‘Interviu’ o, con mucha suerte, participantes de Gran Hermano VIP.  Uno de los tronistas la lió esta semana: Suso quedó con una de las chicas y después de varios ronroneos al oído, la susodicha al final se echó para atrás. «Si tú me das a entender una cosa, pues yo me acelero y ya no razono», dijo Suso. Porque para qué vamos a tener en cuenta la opinión de ella. ¿Reflejo de la juventud actual? (y esto ha quedado muy de señora mayor escandalizada). Quiero pensar que no. Esta misma semana David Leo ha ganado el bote de Pasapalabra: 1,8 millones de euros, a los que habrá que descontar impuestos. Es poeta y dice que quiere dedicarse a escribir. Está claro quien gana en esta lucha de músculos contra palabras.

Etiquetas: , ,

17

10 2016

Bajo tierra

Alfons Martí. Uno de los programas más atractivos y dignos de ver actualmente es Ciudades bajo el mar, en Cuatro. Como era de esperar, un programa excelente se emite en horario difícil, pero no hay fruto sin esfuerzo. Es una mirada hacia la esencia de las ciudades, combinando espíritu aventurero y admiración por las grandes gestas de la civilización. En mi opinión, es un notable mérito volver la mirada a las entrañas de nuestra vida real. Uno puede sentirse Indiana Jones siguiendo un recorrido por las venas de Estambul, descubriendo más de lo imaginable. Descubrimos cómo las ciudades están construidas en orden histórico, la más antigua en el fondo y la más reciente en la superficie aunque siguen siendo las mismas. En Estambul, por ejemplo, nos conducen al antiguo corazón de la ciudad, el Hipódromo, siguiendo rutas escondidas o nos admiramos al enterarnos cómo unas columnas clásicas siguen aguantando, bajo sus pies, el peso de la gran urbe. Y esa es la metáfora de este interesante estilo de exploración: cada sorpresa nos enseña cómo los tesoros de la civilización no pasan y sus cimientos aguantan literalmente nuestro mundo. Excelente fórmula televisiva. Aire refrescante.

26

08 2016

Las insustanciales

Urko Urbieta. Me resultaba difícil creer que María Teresa Campos y Telecinco se iban a poder marcar un Kardashian en toda regla, o al menos el añorado Alaska y Mario, con su docureality/experimento/’no se sabe muy bien qué’ que finalmente ha resultado ser Las Campos, el día a día de la periodista y su incombustible Terelu. Ni chicha ni limoná. El primer programa se puede resumir en comida, comida y más comida. Si su vida se reduce a lo que hemos visto durante hora y media, apaga y vámonos. Las Campos son el colmo de la insustancialidad. Lo más llamativo de este espacio es que ha terminado siendo el reality de Terelu y de sus kilos de más. El resto importa poco, incluso María Teresa, sorprendentemente. Y supongo que esa no era la intención del espacio. ¿Interesa? No mucho. ¿Funciona? Pues depende de para quién. Tiene frases para enmarcar como ‘Si bebiese menos, estaría más delgada pero menos feliz’, o escenas como la de Siri llamando a Terelu ‘mamichula’. ¿Es suficiente? No. En Las Campos llegamos a ver escenas más o menos íntimas de la comunicadora: esperando que la sufridora María, la asistenta, le traiga el desayuno, bañándose en su espectacular piscina –¡ay, qué piscina!– o haciendo gazpacho. Pero repito, la siempre secundaria Terelu se adueña de los mejores minutos. Su personaje es la estrella total de este fallido experimento.

22

08 2016

Humor sólido

Alfons Martí. El programa Cómo nos reímos es un acierto. Una especie de oasis en un desierto de aburrimiento y esterilidad creativa. El humor en acción de Eugenio, Martes y Trece o Gila irrumpen en la pantalla cual ave fénix, demostrando que la ironía y la imaginación no conoce épocas y resiste modas y barreras generacionales.
Acostumbrados a oír hablar de personajes del pasado reciente solo por tristes detalles biográficos o cotilleos, este programa se eleva hasta la decencia televisiva, permitiendo ver en acción fragmentos de creatividad perenne. Entre estas figuras serias del humor y el vacío intento de ser graciosos hay diferencias: los Gila y demás pueden darnos que pensar utilizando recursos que nos hacen reír siempre porque hablan de la experiencia humana y no usan humillaciones ni recursos feos basados en estereotipos devaluadores. El sentido común de estos artistas era el fundamento de sus construcciones humorísticas. La guerra, la amistad, las pasiones humanas, las tristezas y alegrías, todo lo verdaderamente universal era la diana de sus ingenios.  Uno se ríe con ellos porque su humor nos permite tomar distancia con las realidades y durezas de la vida. Y si nos hacen reír ahora como a anteriores generaciones es porque somos igualmente humanos. El humor es algo muy serio. A veces inconformista y perenne.

16

08 2016

La higiene de los diputados

Gemma Marchena. Arranca el curso electoral y nos llama la atención los aromas y la higiene de los diputados. Es enternecedor ver a alguien como Celia Villalobos tan preocupada por el uso de jabón de las nuevas formaciones políticas y la posible irrupción de piojos en el hemiciclo. «Me da igual que lleven rastas, pero que las lleven limpias para no pegarme piojos», exigía la ‘popular’ durante su intervención en el programa de Mariló Montero, Las mañanas de La 1. Villalobos me recuerda a esas señoras mayores, horrorizadas ante jóvenes que llevan pendientes en la nariz, tatuajes en los brazos, rastas kilométricas… ‘¡Maleantes y hippys se han colado en el respetable Congreso!’, deben pensar algunos. Pero como muy bien respondía después uno de los portadores de rastas, la limpieza que más debería examinarse ahora mismo es la de los partidos. Mientras tanto, no puedo evitar comparar la entrada de los nuevos diputados con los concursantes de Gran Hermano VIP. A éstos últimos les dan calambrazos y he descubierto mi vena sado al disfrutar de su dolor. ¿Podrían incluir ese artilugio de tortura en los asientos de los diputados? Sería tan divertido.

18

01 2016

Mejor llama a Pilar

Neus Aguiló. Cuatro está preparando Mejor llama a Pilar, un programa pensado para ‘ayudar’ a parejas que están a un pelo de romperse. El esquema será el mismo que el de Hermano mayor o Supernanny: conflicto de dos personas que no se soportan, intervención de la coach y reconciliación (o ruptura). Pilar Cebrián, psicóloga especialista en terapias de parejas, se pondrá al frente de este proyecto, que se encuentra en fase inicial, pues todavía está en marcha el cásting para encontrar personas a las que no les importe plantarse ante las cámaras para vender su intimidad y que todos los espectadores se enteren de sus problemas. Cebrián cuenta con una amplia experiencia en el asesoramiento psicológico para parejas. Dicen por ahí que identifica en un vistazo si dos personas son o no compatibles y que en sus manos se han puesto más de trescientos cincuenta casos, con un índice de éxito superior al ochenta y cinco por ciento. La idea no es nueva en absoluto, aunque Cuatro lleva siglos apostando por este formato de coach y no le ha ido nada mal. ¿Pero es realmente la solución acudir a la tele para salvar una relación? ¿No preferirían antes el divorcio?

12

01 2016

Mota en Nochevieja

Alfons Martí. Hay días en los que la televisión capta más, o lo pretende, la atención del espectador. En Nochevieja, por ejemplo. La 1 no se equivocó contratando los servicios de José Mota, probablemente uno de los humoristas más genuinos y flexibles del panorama español. Si hay que rellenar programación, cualquier serie de histriónicos puede colar, pero para convencer, mejor un José Mota. Dicho esto, lo que sí pudo observarse es una cierta mengua en el despliegue del talento y la gracia del humorista. No tanto por su gancho, siempre patente, sino por los temas escogidos. La política española es árida, burocrática, aburrida. Ni Colau, ni Rajoy, ni Iglesias, ni Felipe González tienen el más mínimo sentido ni del humor ni rasgo personal destacado. Al menos que se les conozca, así que el talentoso Mota no acertó del todo en escogerlos para la tarea de imaginar situaciones divertidas ni para ponerse la máscara que le permite ironizar con su habitual desparpajo. Sobre todo, las escenas musicales pecaron de sumisión a la carencia total de gracia y carisma de los personajes imitados.
Si hubiera jugado con sus alter ego, la Blasa y compañía, seguramente la cosa hubiera sido más jugosa y genuina. En mi opinión y aunque suene a tópico, los políticos lo estropean todo, incluso una noche de Mota.

08

01 2016