Entrada etiquetada ‘Reyes Magos’

La magia de los Reyes Magos

08

01 2018

Gemma Marchena.  A lo largo de estos días todos los informativos de televisión andan a la caza del niño para que cuente ante España el contenido de su carta. Las encuestas callejeras están a la orden del día. Poner las noticias es un problema para sus padres. Si la chiquilla en cuestión es medianamente avispada, puede empezar a atar cabos. Un ejemplo: ayer mismo los Reyes Magos paseaban por el centro de Ciutat con determinada indumentaria, ante el gozo de los pequeños palmesanos. Luego, ya en casa, a una insensata como yo le da por poner las noticias y aparece la Cabalgata de Madrid. Las preguntas no tarda en llegar: ¿por qué van vestidos que no son como los que hemos visto ahora? ¿Cómo es posible que estén en Palma y también en Madrid y después en Costitx? ¿Por qué si cambiamos de canal están en Sevilla y si pongo IB3 están en Palma? Así que convendría hacer un plan de comunicación nacional, en el que todas las televisiones se pongan de acuerdo para poner a los mismos Reyes Magos. O mejor aún: para el año que viene la consigna es dejar apagada la tele y disfrutar de la inocencia de los niños. Mientras les dure…

La mejor mentira colectiva

06

01 2017

Gemma Marchena. Ahora mismo, mientras lee esta columna, debe de estar rodeado de papel de regalo tirado por el suelo. Si tiene niños, es posible que le estén martirizando con el ruidito de algún juguete. O llorará por las esquinas por esa utilísima batidora que le ha tocado en suerte (así aprenderá a portarse mejor este año). Pero ya hay que ponerse a pensar en 2018 y esta columna va directa para los informativos. Por favor, si queremos mantener la mentira colectiva de que los Reyes Magos existen, no se pueden colar en un informativo noticias del tipo: «Los padres apuran hasta el último minuto para comprar los regalos de los Reyes». Es como si te vas a la taquilla a comprar la entrada de El Sexto Sentido y cuando te cobran, de paso te desvelan el final. Para darle más realismo, igual podrían desde IB3 grabar a pajes que pasean por Sant Miquel haciendo las compras. Lo de meter un camello igual se nos va de presupuesto, pero no creo yo que sea tan difícil coger una carretilla y hacer un poco de teatro por Palma. Mientras tanto, haremos malabarismos para que no me desvelen el final de la película. No sé si es responsable o no, pero he descubierto que la amenaza de mandar una carta pidiendo carbón acelera mucho el proceso de vestirse por las mañanas. Gracias.

Regalos televisivos

21

12 2015

Gemma Marchena. Si tienen un niño en casa y no saben qué regalarle, miren la televisión. Las estanterías de las jugueterías están repletas de personajes de la tele. La estrella es, sin duda, La Patrulla Canina. No queda nada en Palma. Lo sé porque he sido testigo de la horda de padres, abuelos y padrinos que buscan el centro de mando de la serie y ya se ha esfumado. Sospecho que ya debe estar en el mercado negro a un precio escandaloso. Para los que no tienen hijos, les cuento de que va la serie: un puñado de cachorros que hablan y van vestidos de humanos velan por la seguridad acompañados de un niño de diez años. ¿No les parece denunciable que niños y perros trabajen poniendo en peligro en sus vidas? En casa somos más de los Bubble Guppies, donde seis niños sirenos van al cole y el profesor es un mero. Juro que no he tomado ninguna droga psicotrópica al escribir esto. Los sirenos descubren en cada capítulo algo sobre la vida cotidiana, ya sea sobre la higiene (sí, y encima es divertido) o los grupos de rock o una visita a la gran ciudad. Mi teoría es que Frozen está pasadísimo (es tan 2013…) y Star Wars va a reventar taquillas y cajas registradoras. Y sí, tienen versión televisiva: Lego Star Wars. Ale, ya tengo escrita la carta a los Reyes Magos.

La esencia de los perfumes

05

12 2015

Margalida Ramis. Cuando se acerca la Navidad, los anuncios que se emiten en televisión son acorde a la época del año en la que estamos inmersos. Si de pequeña me quedaba boquiabierta ante la publicidad de juguetes, especialmente de muñecas, con lápiz y papel en mano para escribir mi carta a los Reyes Magos, ahora me fascinan los spots de perfumes. Ya no impera en mí la inocencia de antaño, ni tampoco tomo nota para escoger a mis preferidos. Prefiero olerlos antes de usarlos, pero me gusta la magia y el glamour que transmiten esos anuncios. Los personajes, los vestidos, la música, el escenario… Sin necesidad de recurrir a villancicos ni a decoración típica navideña son capaces de contagiar la esencia de esa época del año. Más que eso. Trasladan un estado de ánimo acorde a cada persona. Quizás por eso me gustan tanto. Porque permiten evadirte al mismo tiempo que soñar despierto. Es un clásico regalar un perfume, y algo recurrente, pero jamás olvidaré la cara de felicidad de mi ‘mami’ –así es como llamaba a mi abuela– cada vez que abría su paquete de Anaïs-Anaïs en Navidad. Y es que esa magia de los anuncios se traslada a los paquetes que las secciones de perfumería preparan para las ocasiones especiales.