Entrada etiquetada ‘Sálvame Diario’

Perderse el respeto

21

08 2012

Neus Aguiló. Si bien es cierto que Telecinco nos tiene acostumbrados a contenidos planteados desde el poco respeto y la escasa ética, la semana pasada sintonicé Sálvame y me quedé con los pelos de punta. La presentadora dio la bienvenida a una antigua tertuliana que por lo visto había sido expulsada del programa por una mala conducta con un invitado. Todo hubiera sido normal de no ser porque la colaboradora fue llevada al plató amordazada y metida en una jaula. Karmele Marchante se posicionó en contra de tal humillación a su compañera, por lo que pensé que era una persona de principios (aunque no por ello con sentido del ridículo, recordemos si no su proyecto de canción Soy un tsunami). Pero me equivoqué porque al día siguiente la que apareció encerrada en la jaula fue ella misma, todo mientras sus compañeros se chillaban unos a otros para no perder la costumbre. Se dice que el dinero todo lo puede y seguro que fue ése el motivo por el que en ambos casos las dos colaboradoras de Sálvame accedieron a ser ridiculizadas de semejante manera, no fuera que al negarse perdieran su puesto en el programa telebasurero de más audiencia. Aunque, de momento, lo que se han perdido es el respeto a ellas mismas.

Mentalmente perjudicial

22

07 2012

Javier J. Díaz. El verano puede ser maravilloso… si no se mira la televisión. La verdad es que en esta época del año las cadenas ponen en su parrilla la peor carne que tienen. Uno de los casos más flagrantes es el de esa cosa denominada Sálvame diario que Telecinco emite cada tarde entre semana. Un programa que en invierno no ven tantos niños, pero que en esta época del año, como no hay escuela, muchos menores influenciables tienen la posibilidad de verse empujados a contemplarlo. Les guste o no, puede ser perjudicial para su salud psicológica a corto plazo. Sálvame diario, presentado por la calzonazos mayor Paz Padilla (puesta ahí para no eclipsar a Jorge Javier Vázquez durante sus vacaciones) no es capaz de controlar a unos invitados sin cultura ni valores, y cegados por el placer del dinero fácil a costa de otros. Lo último, tras una agresión esta semana en directo, Telecinco ha censurado las imágenes y ha apartado de momento y en pleno julio (vacaciones) a la agresora, Rosa de Benito, que demostró tener poco oficio y menos beneficio. Y no pasa nada, todo sigue como siempre.

Reforma laboral en directo

02

04 2012

Gemma Marchena. Tremendo. Lo de Sálvame me tiene alucinada. Sólo a ellos se les ocurre trasladar la realidad de la calle al plató. Si las meriendas en directo parece que han tenido su aceptación, ahora viene la aplicación de la reforma laboral con la cámara por delante. Ya nos sabe a poco ver masticar con la boca abierta a Belén Esteban. Ahora queremos más, así que despedimos a Chiqui, esa colaboradora salida de la cantera de Gran Hermano. Que conste que a mí la muchacha me parecía impertinente y gritona, en contraste con su escasa estatura, pero de ahí a someterla a la humillación nacional… Jorge Javier se regodeaba en su papel de jefe de Recursos Humanos y le esgrimió el consabido «la crisis afecta a todos, también a la televisión, aunque no lo parezca. Ha sido una decisión muy difícil». Claro que la crisis nos toca a todos, pero suena a excusa facilona en boca de ese presentador cuando días antes ha anunciado el (re)fichaje de Aída Nízar como colaboradora. Lo peor no son las formas, sino la respuesta mansa de Chiqui: «¿Pero podré venir por aquí alguna vez, no?». Qué menos, después de ser azotada delante de las cámaras…

A por ‘Sálvame’

17

01 2012

Gemma Marchena. Hay dos tipos de presión democrática en los programas de televisión. O tomamos por la fuerza los audímetros (unos 3.000 repartidos por toda España) o ir a por los anunciantes de los programas que repugnan a la mayoría. La Red (entiéndase por una masa desconocida y numerosa de televidentes sin voz ni voto válido ‘oficial’) ya consiguió espantar a los que invertían en La Noria después de pagar a la madre del Cuco para que hablara del asesinato de Marta del Castillo. Tampoco es que la deserción de anuncios del programa se ha traducido en la cancelación del programa, pero sirvió para meter el susto en el cuerpo a los directivos de Telecinco. La presión popular ya tiene un siguiente objetivo: Sálvame. Que se preparen Jorge Javier Vázquez y sus secuaces porque la gente se ha hartado de gritos y rencillas familiares en horario infantil. Con un poco de suerte y si sigue todo así, Chayo Mohedano y la Esteban tendrán que ponerse a hacer un módulo y buscar un trabajo de los de verdad.

Vaciar la vejiga

20

12 2011

Neus Aguiló. El contenido de Sálvame es conocido por todos y a estas alturas ya es difícil que nos siga sorprendiendo, sin embargo, cuando la semana pasada tuve la osadía de detenerme en Telecinco para ver contra quién arremetían sus malvados tertulianos, comprobé que el magacín telebasurero por excelencia sigue superándose a sí mismo. Sentí vergüenza ajena al ver cómo un colaborador difundía sus primicias encima de un púlpito con ruedas paseándose por el plató empujado por Jorge Javier Vázquez. Y para acabar de rizar el rizo, Mila Ximénez acudió al retrete acompañada por un equipo de cámaras, por el propio presentador y por otros dos colaboradores que retransmitieron en directo cómo la periodista vaciaba su vejiga, tiraba de la cadena y se lavaba las manos antes de volver entrar en el plató. Una falta de noticias, de ideas, de dignidad así como una ausencia absoluta del sentido del ridículo es lo que propicia que los espectadores presenciemos este tipo de espectáculos. ¿Por qué elegí Sálvame si no me gusta este tipo de televisión? -pensarán ustedes con toda lógica. La respuesta es muy sencilla: para permitirme poner en evidencia al programa a través de estas sencillas líneas.

Sálvalo

09

12 2011

Javier J. Díaz. Me dan ganas de ser ultracatólico extremo y pedir a Jesús que salve el alma de los que ven Sálvame Diario (y encima les gusta). Evito este programa todo lo que puedo, pero sigo intrigado por saber la razón por la que un ser humano puede ver algo que atenta, al menos lo entiendo así, contra la dignidad de otro ser humano.
Este programa me parece uno de los contenidos más prescindibles de la televisión actual y de la no actual. El espectáculo que montan cada día sus invitados no es ejemplo de nada para nadie, y no entiendo como el precio de tener audiencia puede llevar a una cadena a jugar con la vida privada de las personas de esta manera.
No me parece que haya nada más antiproductivo y ensimismado en el mismo que este espacio y siento vergüenza ajena al ver como sus invitados se creen seres divinos superiores a cualquier otro mortal, cosa que dice muy poco de ellos.
Es una pena que los principios de la moralidad (y la decencia) se hayan corrompido tanto en el plano televisivo. Quizás sea el momento de hacer una reflexión para ver lo que falla en la realidad cuando algo así tiene tan buena acogida.

Etiquetas: