Entrada etiquetada ‘Servir y proteger’

Más vidas que un gato

07

01 2019

Urko Urbieta. Las series diarias tienen la extraña habilidad de estirarse como un chicle. Me imagino a sus guionistas metidos en una sala oscura decidiendo el futuro de sus personajes: tú mueres, a ti te secuestran y ya veremos qué hacemos contigo dentro de unas semanas, aquel vuelve de entre los muertos cualquier día si nos hace falta… Todo para alimentar tramas diarias al gusto de sus espectadores.

Con el nuevo año estamos viviendo momentos convulsos en casi todas las series diarias que se emiten. Poco antes de Navidad, La 1 presentaba a bombo y platillo la nueva temporada de Servir y proteger con un nutrido grupo de personajes nuevos y el objetivo de celebrar los 400 episodios ya emitidos. Hace unas semanas, Antena 3 anunciaba a bombo y platillo el regreso de doña Francisca, el personaje más carismático de Puente Viejo, con el objetivo de reflotar su audiencia, a la baja en los últimos meses. Y la próxima semana, por ejemplo, es el turno de Acacias 38, que promociona una boda y la entrada de un nuevo personaje… Estas series tienen más vidas que un gato.

Series diarias La 1 / A3 l Desde las 16.30 h.

Al servicio de Luisa Martín

14

05 2017

Urko Urbieta. Servir y proteger, el nuevo serial de La 1, tiene todos los males habituales de las ficciones creadas para ser emitidas diariamente: secuencias que se alargan en exceso, tramas que no van a ninguna parte, ese punto de encuentro tópico que es la cafetería, así como una realización algo plana, con secuencias de acción que, claramente, deberían haberse vuelto a rodar, pero que el tiempo de rodaje no permite. Y, por supuesto, también cuenta con una arma secreta, con nombre y apellido, que la hace superior a otros seriales con el mismo ADN: Luisa Martín. Esta veterana actriz, recordada por su personaje de Juani en Médico de familia, aunque haya ofrecido papeles bastante más lucidos y premiados durante estos años, es el principal atractivo de la serie. Su personaje de la inspectora jefe Claudia Miralles es el alma de la ficción. Lástima que esta producción, que sigue el día a día en una comisaría de barrio problemática, no esté a la altura de su excelente protagonista, así como de un reparto sorprendentemente compensado; a excepción de Juan José Ballesta, recordado por su papel de niño maltratado en El Bola (2000), que le valió un Goya de chichinabo al mejor actor revelación. Al menos podría haber aprendido a vocalizar durante estos años. Su dicción hace que me sangren los oídos.