Entrada etiquetada ‘Soy noticia’

Reporteros defenestrados

16

02 2016

Neus Aguiló. Soy noticia y Conexión Samanta se han caído de la parrilla a las pocas semanas de su estreno. Y no será porque Cuatro no lo haya intentado. Primero les reservó el prime time del sábado; después los cambió al viernes para no competir con la gala de los Goya. Pero de poco ha servido. La cadena los ha retirado definitivamente por los pésimos datos de audiencia cosechados. ¿Cuál ha sido el fallo? Por una parte, no es fácil competir con Sálvame Deluxe y Tu cara me suena. Por otra, tal vez Soy noticia ha intercalado tres reportajes malos por cada uno bueno o pasable. Entre los malos, cabe destacar ver a Nacho Medina ‘embarazado’ y sufriendo dolores equiparables a las contracciones de un parto. ¿Era necesario? Aunque hubo otro que fue más allá y rozó el morbo y el mal gusto: el reportero se introdujo en una maleta para experimentar la sensación que vivió el menor que viajó escondido en un equipaje y que fue encontrado en la frontera de Ceuta. Tampoco era necesario. Sin embargo, en líneas generales, ni Soy noticia ni Conexión Samanta merecían ser retirados de antena, por lo menos tan pronto, pero la audiencia siempre es la que manda.

Monjas modernas

19

01 2016

Neus Aguiló. Cuatro estrenó el sábado Soy Noticia, un programa de reportajes presentado por Nacho Medina, quien, de la mano de Tamara Falcó, se fue hasta el convento de clausura más moderno de España. Allí charlaron con veintiocho monjas equipadas con iphones y conectadas a las redes sociales: han hecho de Instagram, Facebook y Twitter su herramienta para captar nuevas vocaciones (y no les va mal porque jovencísimas novicias acaban de ingresar en la comunidad). Había una monja exintegrante de una banda de heavy metal, otra era exboxeadora y llevaba tatuajes y otra no se separaba de su teléfono móvil de última generación. A pesar de difundir la palabra de Dios por internet, la rutina no se aleja de las actividades tradicionales de un convento: se levantan a las seis, rezan, visten su velo y su hábito hasta los pies, bordan y hacen repostería. Para mí, un rollo. Pero no para la ultraglamourosa Tamara Falcó, fan de las religiosas y sabia de la fe, quien se mostró fascinada por la vida de las sores y aseguró que, si Cristo se lo pidiera, se haría monja de clausura, pero, como de momento no se lo ha pedido, seguirá disfrutando de su vida de lujo.