Entrada etiquetada ‘Susana Griso’

Felipismo

04

04 2016

Emili Gené Vila. Esta larga transición a no se sabe qué ni cuándo da para mucho. Meses de rumores y postureo que alimentan exclusivas, portadas, debates y desmentidos en los medios y cada vez más en la tele. En las teles: las cadenas han descubierto el nicho hasta hace poco sin ningñun recorrido y han sacado a sus periodistas a fabricar contenido político en colorines. Susana Griso, por ejemplo, es una de las presentadoras más activas en este nuevo escenario que combina las distancias cortas más personales con el empaque del discurso que siempre adoptan los líderes de los partidos. Entre otros efectos colaterales, el actual auge del chismorreo político ha propiciado una relectura de la transición aliviada del beaterío que la envolvía. Y una revisión de la figura de Felipe, aquel joven socialista más radical que Pablo Iglesias. De la crónica servida el pasado viernes en La Sexta, me quedo con la confesión de Ansón: sí hubo conjura mediática contra González, y rozó la estabilidad del Estado. El ‘Sindicato del crimen’: Pedro Jota, Federico, del Olmo. Pero también Umbral o Cela. La trastienda de la historia de la democracia, todavía por contar en la tele.

Cao de Benós, ese hombre

14

02 2015

Gemma Marchena. Reconozco que me fascina Alejandro Cao de Benós. El representante español de Corea del Norte tiene la valentía (o la caradura) de proclamar allá donde le llamen las bondades del régimen de Kim Jong-Un. Lo cierto es que hay que reconocerle el aguante de ir al programa de Susana Griso y, junto a sus seis colaboradores, aguantar el chaparrón y mantener que el régimen norcoreano era un paraíso. Cao de Benós estaba indignado con el reportaje que previamente había emitido Antena 3, con Jalís de la Serna, en la que ejercía de peculiar guía de viajes por el país. El resultado emitido en el programa ‘En tierra hostil’ no le gustó, al que tildó de “burda manipulación”. Cierto es que los colaboradores e incluso Griso se lanzaron a su cuello como fieras, pero cuesta mucho, mucho, muchísimo aguantar los argumentos de este tipo. No puedo evitar pensar en la papada del amado líder Kim Jong-Un cuando en su país, entre 1995 y 1999, murieron hasta dos millones de personas de hambre. Cuando el 60 por ciento de los niños menores de siete años están atrofiados física o mentalmente por la desnutrición. Cuando huidos del país hablan de canibalismo, campos de concentración al estilo nazi o abortos provocados a disidentes… La lista de crímenes contra los norcoreanos es larga y al pensar en Cao de Benós, sólo me salen insultos.

Guerra de hienas

06

10 2012

Gemma Marchena. Se le quitan a una las ganas de poner la televisión por las mañanas. Pero me pilla dormida, con el café aún en la taza, y con ganas de escuchar algo, así que me pillan desprevenida. Ana Rosa Quintana y Susana Griso siguen con su carrera por rebozarse en la porquería y sí, por fin han dejado de lado el caso de Ruth y José. ¿Un ataque de lucidez? Que va, que han encontrado a otro niño muerto. Esta vez le ha tocado a Gabriel, un niño de doce años ahogado en un pantano. La vergüenza no es que se hayan ido las cámaras, raudas y veloces a por la familia. A eso ya estamos hasta acostumbrados. Lo terrible ha sido ver a los reporteros de Telecinco y Antena 3 como se peleaban en directo por el testimonio de la familia, metiéndole el micrófono en la cara, cosiéndola a preguntas una detrás de otra sin dejarla siquiera responder. «Es que estamos en directo para Ana Rosa», decía el reportero. «Ya, y nosotros estamos en el aire con Susana Griso», soltaba la otra. Y mientras tanto, la familiar decía: «No puedo contestar a los dos a la vez», mientras intentaba coger aire. Sólo les faltó pegarse codazos. Lo mismito que los buitres tras la carroña. Hay que ver como les gusta el olor a niño muerto…

Asco y rabia

01

09 2012

Gemma Marchena. Lo visto esta semana en televisión es inenarrable. El seguimiento del hallazgo de los posibles restos de Ruth y José en la finca de sus abuelos provoca náuseas. Ana Rosa Quintana y Susana Griso han competido durante las mañanas por dar los detalles más escabrosos. Desde las desconexiones en directo desde la finca de al lado para poder ver los restos de la tristemente famosa hoguera donde desaparecieron los cuerpos hasta la aportación de testimonios como amigos de la madre o la directora de la guardería del pequeño José que no aportaban nada más que morbo. Ha sido una carrera por llegar a la inmundicia. Pero lo peor de todo, sin duda, ha sido el acoso a los padres de José Bretón. Esa manera de espolear la ira del pueblo ya ha dado sus frutos y han surgido pintadas en casa de los abuelos paternos. A los que hayan perdido a un familiar muy cercano (y más si es en casos dramáticos), sabrá de lo que hablo. Pónganse en el lugar de los abuelos: han perdido a sus dos nietos de manera repentina y violenta. Y no sólo eso. Ahora tienen que asumir que su hijo es un asesino (si es que se demuestra, claro). Pero la gente es muy lista y le gusta hacer juicios preventivos y por extensión: les condenamos por adelantado y les hacemos responsables de lo que ha hecho otra persona. Se nos ha olvidado que nadie está libre del juicio popular porque nadie controla a su familia.