Entrada etiquetada ‘Top Chef’

En defensa de ‘Top Chef’

26

11 2016

Gemma Marchena. Esta semana se han conocido los galardonados con la estrella Michelín (¡felicidades a Quetglas y Argos! ¡enhorabuena a los que seguís ahí!). Entre los nuevos ‘estrellados’ está un participante de Top Chef: Miguel Cobo, que se lleva el primer macarón para Burgos. Cobo participó en la primera edición del concurso culinario destinado a cocineros profesionales. Ojo, aquí no hay aficionados ni chefs de dudosa profesionalidad: son escogidos entre los mejores por su pericia en los fogones.
El concepto de talent show se ha ido degradando con los años, con esa legión de actores, cantantes o bailarines que una vez se colaron en un concurso y poco más se supo de ellos. Aquí, la gastronomía es una industria pujante, una pena que no pueda decirse lo mismo de la cultura. Mientras la crisis azotaba, los cocineros han mantenido las riendas de su gremio, respetando la tradición e invirtiendo en I+D+i como no se ha hecho en ningún otro sector. Esta columna es una defensa a ultranza de la comida más humilde, pero también de la alta cocina, del que está al frente de un dignísimo chiringuito al que, como Cobo, consigue una estrella Michelín.

Saturación

23

10 2015

Javier J. Díaz. Es normal que las parillas se llenen de fórmulas que funcionan. El éxito de una llama normalmente a la réplica de otra, y así sucesivamente, hasta que todas las cadenas llenan sus programaciones de mismos formatos. Ha pasado siempre y seguirá pasando. Sucedió a finales de los noventa (por desgracia) con los realities. Sucedió con el boom de las series y ha sucedido con la guerra del fútbol o con los concursos musicales. Pero en los últimos años ha pasado con algo que nadie se esperaba, a pesar de que ya había gozado de éxito específico y concreto en épocas pasadas. Los realities de cocineros, que no programas de cocina, llenan las parrillas de varias televisiones públicas y privadas. Los tenemos para todos los gustos: MásterChef, Top Chef, Pesadilla en la cocina, sus versiones para niños…. Esto ha hecho que el género rice el rizo y lo importante ya no sea una receta de cocina, sino una competición rodeada de conflictos personales en vez de ingredientes. El caso es que algunos todavía aguantan el tirón que tuvieron en sus ediciones pasadas, pero en algún momento, que presentimos que está cerca, la audiencia le dará la espalda cansada de todo lo que no es cocinar, que cada vez es un porcentaje más alto en esos programas.
Está pasando con Top Chef, que lleva unas semanas perdiendo audiencia. ¿Será el principio del fin? ¿Volverá el espíritu de Con las manos en la masa?

Marcel Ress y la épica de la cocina

16

10 2015

Gemma Marchena. Lo vivido la semana pasada en Top Chef ha alcanzado proporciones épicas. Y el protagonista, el concursante ‘mallorquín’ Marcel Ress. Y me permitan el entrecomillado porque es alemán pero lleva aquí varios años trabajando: ¿acaso no hay nada más mallorquín que un germano en nuestra Isla? Ress apenas se ha hecho notar en los fogones de un concurso en el que predominan las fuertes personalidades, los gritos y las excentricidades. En medio de forofos por el nitrógeno líquido o el free style cooking, el alemán permanece calmado, cocinando de manera excelsa, que para eso está. Hasta hace una semana sólo resaltaba como autor de los mejores platos de la prueba que tocase. Siempre rozando el drama de la prueba de eliminación, salía airoso.    Sin embargo, se ha destapado como el favorito de las masas de Twitter. En la guerra de los restaurantes, nuestro ‘alemallorquín’ ha tenido que lidiar con Oriol, un jefe de equipo descabellado, sin sentido y vengativo hasta la maldad. Hasta que Ress dio un golpe en la mesa y tomó las riendas de una cocina caótica. Lo que viene siendo la Merkel metiendo en cintura a cuatro cocineros españoles desbandados. Ojo con Marcel: cocina muy bien, es humilde, callado y alza la voz sólo cuando hace falta. El anuncio de que  emprendía un proyecto nuevo y propio ha disparado los rumores: ¿será el próximo ganador de Top Chef? No será por falta de talento.

Etiquetas: , ,

Me bajo en esta parada

09

07 2015

Urko Urbieta. Cocinar en tres metros cuadrados sobre ruedas no resulta nada televisivo. Al menos eso me quedó claro después de ver el primer programa de Cocineros al volante, que la Pública estrenó el martes, intentando aprovechar el exitoso final de Masterchef y la moda de los ‘food trucks’ –camionetas que venden comida preparada en el mismo vehículo– , que están causando furor en todo el país.   El nuevo concurso de La 1 se diferencia únicamente del programa conducido por Eva González, o el Top Chef de A3, en que se desplazan en una caravana por toda la geografía. Por lo demás, se repiten los patrones de agobios, disputas y momentos de tensión forzada. Las críticas, al menos en el primer programa, han brillado por su ausencia. Y la prueba de preparación del ‘cachopo’ fue muy criticable. Parecía más una película catastrófica que un concurso de cocina. El jurado, compuesto por Álex Alcántara, responsable del equipo culinario de Masterchef, y el chef Íñigo Pérez Urrechu, son uno de los muchos problemas de este espacio: no dan la talla, ni parecen estar cómodos en el papel. Lo mismo ocurre con su forzadísima presentadora, Paula Prendes. Sin olvidar alguna de las pruebas, como la de escanciar sidrina, un tanto ridícula. La sensación que me ha dejado Cocineros al volante es que parece un espacio express, poco pensado, que sólo busca aprovechar la moda de los programas de cocina. Me bajo en esta parada, ¿y ustedes?

Gremio casadero

16

05 2015

Gemma Marchena. Apunten, porque igual se vuelven adictos al nuevo programa que ya se podría estar preparando: Chef busca esposa, para Telecinco o Cuatro. Ya pueden verse las primeras imágenes, en las que la eurovisiva Edurne presenta un espacio que busca moza para cocineros ocupadísimos que, con tanto lío entre fogón, no encuentran pareja. Como juez estaría Carlos Medina, que igual no les suena, pero fue el chef revelación de Top Chef, conocido por su ‘afición’ a la química. ¿Y quienes son los cocineros que se prestan a perder la soltería? Un tal Max Colombo, del restaurante Xemei, y Peña, otro concursante de Top Chef, que además ahora se dedica a anunciar hamburguesas de McDonalds. Todo muy alta cocina, como pueden ver.
Las imágenes de las candidatas son muy prometedoras: chicas jóvenes, en minifalda, sobre tacones de quince centímetros, que tienen que batirse en duelo en la cocina para conquistar el paladar y la vista de los solteros. ¿Puede haber algo más humillante que este formato? Sí, mujeres dispuestas a aparearse con cocineros, mirándose a la cámara mientras cuelan una fresa coqueta en la boca. Peleas de comida entre escotes vertiginosos. Y preparar un banquete de bodas final que elegirá a la novia perfecta para cada chef. Me temo que el programa es una tapadera para encontrar a la empleada ideal…

Una final sin emoción

13

12 2014

Gemma Marchena. Top Chef se aproxima a la final pero apenas hay emoción. De toda la banda de cocineros que se pasearon y lucharon en los fogones del plató, quedan Marc y David. Ambos son catalanes pero pese a la coincidencia geográfica, son muy distintos en sus conceptos culinarios. Marc viene de la escuela de El Bulli, así que es un adicto a esferificaciones, espumas y demás zarandajas de última generación. David, en cambio, es un cocinero más reposado, con un restaurante en un recóndito pueblo catalán, siguiendo la tradición de la familia pero pasado por un barniz modernizado. Si sus platos son diferentes, aún mucho más lo son sus caracteres. David es un tipo risueño y reposado, mientras que Marc siempre se ha visto envuelto en la polémica. Lo cierto es que cae mal, con una vena competitiva llevada al extremo que le ha dejado sin amigos dentro del concurso. Será ese mohín de hastío que le acompaña, pero es que no le soporto. El caso es que ya hace unas semanas se filtró el nombre del ganador, que no revelaré aquí para no reventarles el concurso, tras la opinión bienintencionada de un comensal en TripAdvisor. Eso sí, ya les digo yo que pese a que el programa trató de quitarle importancia, parece que se van cumpliendo los vaticinios.

El Niño Probeta

13

09 2014

Gemma Marchena. Hace muchísimos años alguien me dijo que los cocineros estaban todos locos. Que el exceso de trabajo, la nula conciliación familiar y, sobre todo, las altas temperaturas gracias a hornos y fogones, gratinaban los cerebros de los chefs y pinches. Esta semana lo he podido comprobar con la primera entrega de Top Chef. Estoy maravillada con la locura de Carlos, el chef que ha venido directo desde Shangai para perpetrar ante las cámaras su «cocina extrema», mientras confiesa que «no puedo vivir sin productos químicos». Ya conocido como El Niño Probeta, tuvo la osadía de presentar unos sesos enteros, sobre el plato, rodeados de salsa roja que simulaban sangre. O un ‘huevo en mal estado’ que en realidad era dos clases de tomate esferificado, en homenaje al chef Chicote que tenía que catar los platos. Está tan desfasado que es divertido ver como corretea por entre los fogones al grito de «¡alginatooooo!», que para quien no lo sepa, son los polvillos que se usan para hacer esferificaciones. Le salieron tan mal que no pude evitar acordarme de los novatos de Master Chef, mucho más duchos en esta técnica. Después de congelar una vitrocerámica con hidrógeno líquido, auguro grandes momentos gastrocatódicos gracias a Carlos.

 

Chicote todoterreno

10

06 2014

Neus Aguiló. Desde que Alberto Chicote se pasó a la televisión no ha dejado de cosechar éxitos. Tras ‘Top chef’ y ‘Pesadilla en la cocina’, el cocinero va a cambiar fogones por habitaciones. Se pondrá al frente de ‘Pesadilla en el hotel’, donde sacará a flote establecimientos hoteleros al borde de la quiebra. No obstante, todavía no se ha iniciado su grabación por lo que los espectadores tardaremos un tiempo en ver los resultados. ‘Pesadilla en el hotel’ está basado en el formato ‘Hotel impossible’, que se emite con éxito en el canal Travel Chanel. A muchos espectadores les sonará la idea porque Divinity está actualmente emitiendo ‘Hotel infierno’, un programa de características similares. El esquema es el siguiente: nos presentan moteles infames con un servicio de habitaciones igualmente infame, con una iluminación propia de una película de terror y con una decoración rancia y pasada de moda. Por norma general son además negocios que viven al margen de las nuevas tecnologías, un cóctel ideal para que echen el cierre. Entonces llega el superhéroe, pone el hotel patas arriba, le da un cambio de imagen y consigue también un cambio en la mentalidad en los dueños y los empleados. Se produce el milagro y el negocio vuelve a cobrar vida. En breve, la versión española con Chicote.

Telespectadores sociales

04

01 2014

Gemma Marchena. Hasta hace unos pocos años, lo normal era comentar al día siguiente lo que habían echado por la tele el día anterior. En el trabajo, en la cafetería, en el mercado, daba lo mismo. Ayudaba que además hubiera pocos canales. Hasta que llegó el chaparrón de canales de la TDT y la gente decidió que ya no quería someterse al dictado de los programadores y se bajan su propia televisión de Internet: sin anuncios y listo para ver cuando se desea. Pero las redes sociales, en especial Twitter, han recuperado el placer de ver los programas durante su emisión tradicional en televisión y, lo que es mejor, comentarlo entre colegas. Porque después de todo, Twitter es un patio de vecinas, un bar de amiguetes, un salón lleno de estudiantes tirados en el suelo que no cesa de reírse de la televisión. Las redes sociales y el comentario en directo suponen abandonar la soledad para sumergirse en una comunidad de comentaristas. Y hace que uno deje de sentirse raro por ver programas como Top Chef o Un príncipe para Corina en casa, a escondidas, lejos de las vergonzantes miradas de alguien que no considere digno ver ciertos productos. La caja tonta ya no compite con Internet: se ha convertido en una amiga inseparable de ella.

¡‘Toché’!

04

12 2013

Nacho Jiménez. Si Masterchef arrasó en audiencias y caló entre el público fue, indudablemente, por un cásting reconocible y cercano. ¿Quién no quiso probar las alfachofas de Maribel? Bueno, yo no. Pero Top chef, que emite Antena 3 la noche de los miércoles (como la de hoy), es otra historia. Aquí, además de la cocina, la batidora está cargada numerosos ingredientes: enfrentamientos, rivalidad hasta decir basta, provocaciones, humillaciones, insultos, discusiones… ¡Y el gran Alberto Chicote! Se acerca más a Gran Hermano que al concurso de aspirantes a pinches de cocina de La 1. Top chef entra en el programa de esta noche en su recta final, sólo quedan cinco concursantes y todos quieren ser el ganador. La verdad es que el concurso es entretenido, sus participantes tienen gancho –aunque a veces pequen de exceso de ego– y sus dos horas de duración pasan como un suspiro. Lo peor es que lo viene tras el programa, un especie de debate a lo Gran Hermano, que presenta Paula Vázquez (ex GH). Lleva por nombre La despensa y… mejor no sigo. En fin, para los cocinillas ‘in progress’ como un servidor, Top chef es una motivación brutal. O como yo lo llamo… ¡‘Toché’!