Entrada etiquetada ‘Tú ensucia que yo limpio’

Cosas de otro mundo

15

09 2016

Amaya Michelena. La proliferación de canales basurilla propicia que podamos tener acceso a otros mundos, inverosímiles, que creíamos inexistentes. Pero sí, existen, y aunque seguramente en buena medida se nutren de exageraciones, leyendas urbanas y postureo, lo cierto es que a veces nos dejan con los ojos como platos. Programas del estilo de Tú ensucia que yo limpio, nos presentan a enfermos mentales obsesionados por la limpieza que deben enfrentarse a guarros empedernidos que viven entre basura tan felices como cerdos en sus pocilgas. Estaba embarazada y no lo sabía cuenta casos supuestamente reales de chicas tan increíblemente distraídas que se pusieron de parto sin saber que estaban preñadas. Chapuzas estéticas es quizá el más increíble de todos, pues desfilan por la pantalla toda clase de engendros espantosos que se sometieron a tantas cirugías estéticas que se convirtieron en auténticos monstruos. El truco de estos canales es que pretenden mantenerte enganchado a sus disparatadas propuestas para poder bombardearte con publicidad durante eternos minutos, cortando el programa cada dos por tres. Una verdadera tortura quizá más insoportable aún que intentar comprender qué les pasa por la cabeza a todos estos.

Tú ensucia

08

07 2014

Neus Aguiló. Discovery Max emite ‘Tú ensucia que yo limpio’, un curioso programa que junta personas con trastornos totalmente opuestos: limpiadores compulsivos contra criaturas absolutamente desordenadas y poco dadas a la pulcritud. Hogares con centenares de trastos inservibles, sucios enseres con gruesas capas de polvo y cuartos de baño plagados de mugre esperan la visita de obsesivos de la limpieza, quienes confiesan manías como lavarse las manos decenas de veces o usar dos botes de lejía diarios. No sé hasta qué punto el programa está o no manipulado pero a simple vista los moradores de esas casas tan descuidadas parecen reales. No soportan la idea de deshacerse del objeto más inútil e intrascendente. La verdad es que todos hemos sentido nostalgia alguna vez al deshacernos de viejos objetos, por muy inservibles que sean. Pero hay quienes llevan esta actitud al límite y dicen los expertos que tras ello se esconde el miedo a desprenderse del pasado y a encarar el futuro. ¿Será este el paso previo al síndrome de Diógenes? Por otra parte, están los maniáticos de la limpieza y el orden: aquellos que no pueden relajarse si ven una mota de polvo o un objeto que no está en su sitio. Con este programa, unos aprenden a no ser tan dejados y otros a serlo más. En cualquier caso, los extremos siempre son malos.