Entrada etiquetada ‘Un príncipe para tres princesas’

‘UnReal’, la televisión desde dentro

13

03 2016

Urko Urbieta. Necesito una villana», grita Quinn King (Constance Zimmer), mientras monta la nueva temporada de Everlasting, un programa de ‘busco-pareja’ que dirige con mano de hierro… ¿o con auténtica maldad? La televisión desde dentro. Así es UnReal. La nueva ficción de Atreseries, que estrenó el viernes, precedida de un enorme éxito de crítica y público en USA, desgrana con acierto la trastienda del típico programa de citas –al estilo de Un príncipe para tres princesas de Cuatro–, en donde un ‘soltero de oro’ busca el amor de su vida entre diferentes participantes. Las cosas, por supuesto, no son como parecen. Todos sabemos que los realities de este tipo están guionizados, más o menos manipulados. ¿Pero hasta qué punto son capaces de jugar con los concursantes para lograr más audiencia? UnReal no deja títere con cabeza. Un apunte: la serie ha sido creada y escrita por una antigua guionista de The bachelor, el ‘dating show’ más famoso en la televisión americana. Lo llamativo es que hay pocos personajes buenos o positivos, dos como mucho. Y no, no son sus dos protagonistas. Constance Zimmer y Shiri Appleby están simplemente excelentes como las dos productoras del programa. Y tienen una de las relaciones de dependencia más retorcidas de la televisión. Saboréenla, como yo hice el verano pasado.

Yo confieso que…

06

03 2016

Urko Urbieta. Hoy escribo esta columna en plan ‘Confesiones’, como si Carlos Carnicero me exigiera contar, con aquella luz de interrogatorio, mis secretos más ocultos. Pues sí, televisivamente tengo uno… y muy gordo: soy adicto a Un príncipe para tres princesas.  ‘Yo Confieso’ que no me gustan los realities y que no he visto nunca este tipo de dating shows en los que se ha especializado Cuatro. No he visto las dos primeras ediciones de Un príncipe para… ni Granjero busca esposa, ni ¿Quién quiere casarse con mi hijo? ‘Yo Confieso’ que llevo semanas viéndolo y me tiene enganchado esa mezcla de interpretaciones ridículas, sentimientos falsos, frases inolvidables y medias neuronas, aderezadas por un montaje demoledor, en el que imágenes, música y sonidos, me hacen reír más que cualquier gag de Chiringuito de Pepe o Buscando el norte. En esta tercera edición, la novedad ha pasado por contar con tres ‘princesas’ casaderas de personalidades muy diferentes, aunque les une la falta total de inteligencia. Quizá una neurona y media entre las tres. Pero son tan divertidas… sobre todo Rym, la ‘princesa’ musulmana, que bebe champán, come chistorra y muestra cacho cada vez que puede. ¿Y qué decir del casting de ‘príncipes’? Soy fan de Padilla, el árbitro que asegura que no hay playas en Alicante; y de David, el navarro que intenta ligarse a su princesa con frases como: «Rym, acércate. ¿A que te pongo?». Es un poeta. Cómo no va a caer rendida.

¿Aún queda algún príncipe?

29

01 2016

Margalida Ramis. Todavía existen princesas que habitan en castillos a la espera de su príncipe azul? En Cuatro, sí. Cada lunes por la noche se emite el programa Un príncipe para tres princesas, presentado a la perfección por Luján Argüelles. Tres chicas deben elegir entre 24 candidatos a su media naranja, una oportunidad solo alcanzable en programas de televisión. El montaje, al estilo de otros magazines similares presentados por la misma Argüelles convierten el programa en ameno, moderno e irónico. Y no es para menos. Los personajes dan mucho de sí para ‘jugar’ con sus aventuras. Ellas, a cual más diva, se contonean ante sus ansiados candidatos, que sacan lo mejor de sí mismos para convertirse en el príncipe escogido y evitar así recibir la temida calabaza que las princesas deben ir entregando a los descartados.
Todo un cuento de hadas, en el que incluso están las madrinas, ya que cada chica cuenta con un asesor, que es alguien de su máxima confianza. El problema aparecerá si, cuando se acabe el cuento, el príncipe se convierte en rana, que es lo más habitual tras las cámaras. De ahí mi pregunta de si aún queda algún príncipe. A día de hoy, desconozco la respuesta.

Programas de emparejamiento

23

01 2016

Alfons Martí. En varios canales se emiten programas que emparejan gente, es decir, muestran cómo personas presuntamente reales siguen un guión para lograr ser amados. Impensable hace una década, estos espacios parecen dispuestos a controlar aspectos muy personales, como si los seleccionados ni siquiera tuvieran la libertad de ser espontáneos en sus sentimientos. Se presenta el amor como una carrera. Hay que ganar. No hay sentido del humor, al contrario de las originales historias de amor, como el género de la comedia romántica. Aparte de un comportamiento falso a todas luces, se muestran las humillaciones como manera de adquirir el premio de la pareja. Y un conformismo acusado: el concepto de princesa, por ejemplo, es contrario al clásico e idéntico al despótico moderno. En los cuentos, la niña virtuosa y bella era admirada por el pueblo por su valor al escapar de una madre narcisista que le prohíbe la libertad y el contacto con el chico extranjero similar. El pueblo les llamaba princesas por su humanidad y el amor era mutuo. Hoy, la realeza que se promueve en el guión es el egocentrismo. Uno tiene que ganarse algo, pasar exámenes y triunfar sobre la competencia. Eso sí: todos muy disfrazados y sintiéndose superiores e importantes en la ficción amorosa.