Entrada etiquetada ‘Vicky Pulgarín’

Vicky, tocino y pan

30

07 2014

Nacho Jiménez. Supe que era fan absoluto de Vicky, la carnicera en paro de Son Oliva y flamante ganadora de la segunda edición de Masterchef, cuando a una entrevista con este mismo periódico confesó que su plato favorito era un trozo de tocino en una buena barra de pan. Me enamoré. Muchos dirán que no tiene modales, que habla mal, que suelta muchos ‘tacos’… pero se olvidan de algo: que es transparente. Quizás este haya sido un factor decisivo a la hora de alzarse vencedora del concurso de aspirantes a jefes de cocina. Vicky es como nuestra ‘princesa’, real, de la calle, podría ser tu vecina o la de tu madre, esa chica que siempre te saca una sonrisa y que de vez en cuando te trae a casa algún dulce o plato casero para que lo pruebes.
Masterchef 2 ha superado la prueba de las segundas ediciones: empezó floja, con un 16 por ciento de audiencia (el primer año se despidió con más del 30 y como fenómeno social), pero, al igual que su predecesora, los datos fueron en ascenso y Vicky se proclamó campeona ante más de 4 millones de espectadores y un 27 por ciento de share. Al fin una de los nuestros gana algo. Y, mejor que Gran Hermano, que sea Masterchef.

Un ‘Masterchef’ mallorquín

26

07 2014

Urko Urbieta. La cocina está más de moda que nunca. Programas como Masterchef, Un país para comérselo o Top Chef han conseguido que mucha gente que se consideraba una ‘analfabeta’ culinaria, como un servidor, vea el horno o los fogones – la vitrocerámica en mi caso – más que como un elemento decorativo.

Y en esta ‘fiebre cocinera’ la gastronomía mallorquina ha conseguido hacerse un hueco importante. Si Fabián, el benjamín de la primera edición de Masterchef procedente de Can Picafort, quedó en un honrosísimo tercer puesto, esta edición ha venido marcada por el triunfo de Vicky Pulgarín, la concursante que más ha refinado sus dotes culinarias – entró en el programa presentando un mero con col– de todos los participantes de la segunda edición.

¿Recuerdan a esa palmesana incómoda con las cámaras y superada en la prueba como capitana en el tercer programa, que no sabía cómo confitar un pato? Ya no queda ni rastro. Bueno, sólo el carácter explosivo. Pero la carnicera en paro de Son Oliva no olvidará nunca ese postre a base de mousse de aguacate con queso y piña, que le ha valido el premio final del concurso de cocina. Y junto a ella, Marina, isleña de adopción y considerada la ‘mala’ de esta edición, o Cristina, nieta de mallorquines, que llegó a a recibir un tumbet de parte de su madre.
A la espera de una nueva edición de Top chef en septiembre, tocará hacer nuestras propias recetas culinarias en casa.