Entrada etiquetada ‘Woody Allen’

Serie de autor

21

08 2017

EMILI GENÉ VILA. Recuerda a Woody Allen pero Aziz es un treintañero del siglo XXI. Es verdad que comparte con Allen neuras y su amor por New York pero se escapa unos meses a Italia, aprendiendo a hacer pasta y viviendo y sus mejores amigos son todo un escaparate de la globalización. Uno es asiático, otra es negra y lesbiana, el tercero un grandullón gordo y blanco. Él es indio. Humor cotidiano y vitalista. Adolescencia prolongada: no sabe qué hacer más allá de su trabajo coyuntural como actor de anuncios y televentas, no sabe si puede vivir en pareja. Manojo de dudas, mientras la vida pasa entre bares y juegos. Mucho diálogo en torno a conflictos sentimentales, esta magia inasible que a veces se asoma entre sábanas, derrotas y sonrisas. Comedia romántica, esta segunda temporada de ‘Master of None’ aspira a una decena de Emmys, que se conceden en dos semanas. La primera ya consiguió uno al mejor guion, que también firma Aziz: escritor, actor, director. Muy recomendable esta segunda temporada, con guiños al cine y la tele y cameos como el de la protagonista de ‘Homeland’. Bellísima la historia de casi amor, con final abierto.

Crisis

24

10 2016

Emili Gené Vila. Netflix (cuya web también sufrió el ataque DDoS que tumbó Twitter o Spotify hace tres días) acaba de lanzar la cuarta temporada de ‘Black Mirror’, una serie británica de autor que nada tiene que ver con la industria televisiva que nos satura con una producción desenfrenada. ‘Black Mirror’ es una mirada alucinada al futuro que ya vivimos, un golpe en el estómago del ciudadano digital. Una distopía contada desde la actualidad. Las dos primeras temporadas se limitan a tres episodios cada una, y la tercera (decepcionante, en mi opinión) solo uno. Hay que ver estos nuevos seis episodios. Otra novedad es el aterrizaje de Woody Allen en las series, empujado por Amazon. Seis epsodios de media hora en los que él actúa, todo un aliciente. ‘Crisis in six scenes’ ha recibido malas críticas pero a mí me ha gustado. Regreso a los 60, con momentos muy divertidos y diálogos ingeniosos, sin salirnos del familiar mundo de Allen. Memorable el último capítulo, un camarote de los Marx en clave neoyorkina. Una trama construida a base de coincidencias absurdas. Y un buen casting. Me quedo con el personaje de la esposa, una viejecita adorable.