Entrada etiquetada ‘Xplora’

Cierre en masa

29

04 2014

Neus Aguiló. El Gobierno nos obliga a cerrar Xplora, Nitro y La Sexta 3, tres canales líderes que han puesto acción en tu vida, te han regalado historias inolvidables y han saciado tu curiosidad, aunque parezca mentira el 6 de mayo desaparecerán…” Así reza el spot de Atresmedia ante el cierre inminente de sus canales de la Televisión Digital Terrestre. Todo se debe a que el Gobierno ha eliminado el reparto de licencias concedidas en 2010 porque en su momento no se sometieron a concurso público, pero las partes perjudicadas critican la falta de voluntad negociadora de los gobernantes. Litigios al margen, los que salimos malparados somos los espectadores, que nos quedaremos sin algunas de las cadenas más representativas y que a veces ofrecen contenidos interesantes. Muchos rostros conocidos se han sumado a diferentes iniciativas para encontrar una alternativa a la supresión nada menos que de nueve canales. Pero de momento no hay una solución a la vista. El portal Vertele ha impulsado una campaña de recogida de firmas en change.org para tratar de impedir este cierre en masa. Algunos afirman que éste es el primer paso para aniquilar la televisión en abierto e impulsar una tele de pago. Que sí, que al final los espectadores salimos perdiendo.

Atentado en la TDT

25

04 2014

Javier J. Díaz. La TDT se encendió, para apagar una parte a los pocos años. El 6 de mayo dejan de emitir nueve televisiones debido a una orden de Industria. Así de sencillo. Si cuando hace unos años se veía la TDT como la solución impuesta a millones de personas en España a la que no podíamos negarnos, ahora ya no vale. De las que cierran, algunas no tendrán mucha trascendencia (La Siete, Net TV, Veo TV o Nitro), pero otras, sinceramente, se puede considerar una atentado en parte cultural, como Xplora o La Sexta 3, especializada en cine de cierta calidad.
La consecuencia primera es que el cine y las series desaparecerán en medida de la televisión española. También los culebrones (parte positiva del cierre) y los programas factual —un híbrido de ficción y documental— que tanto se estaban emitiendo por estas cadenas ahora cerradas. Entre los programas que desaparecen estará Empeños a lo bestia, una ficción americana muy entretenida para la cultura española, por la forma de realizarse.
¿Era necesario abrir tantas televisiones y emitir tanto contenido para ahora cerrarlo? ¿No se podía haber hecho de otra manera? ¿No podría el Ministerio, junto con el de cultura, haber cerrado, por ejemplo, Telecinco y hacerle un favor a la sociedad española en general y a los niveles de analfabetismo en particular?

La historia no tiene precio

04

04 2014

Miguel Soler. El programa Gold and Silver Pawn Shop, que en España emiten Xplora e Historia con el nombre de La Casa de empeños y El precio de la Historia, respectivamente –casi todos los días y a diversas horas–, tiene una audiencia en nuestro país verdaderamente sorprendente. Actualmente se emiten capítulos producidos hasta 2013, el último año del formato en USA.
El establecimiento situado en Las Vegas, fundado en 1988 por Richard Benjamin Harrison (’Ol Men’ en la serie) con una inversión de 10.000 dólares, produce beneficios millonarios actualmente a esta familia.
Se trata de un documental inteligentemente estructurado, que sirve para conocer sobre todo la historia norteamericana a través de los objetos que su propietarios llevan a la tienda a empeñar o vender; en este último caso, destaca el ‘regateo’ de comprador y vendedor que justifica el titular de este artículo. Por otro lado, los protagonistas han logrado enorme popularidad con su cutre vestimenta , el evidente sobrepeso en todos ellos y el rol que desarrollan.

Su éxito ha llevado a la productora a crear sucedáneos, pero ninguno de ellos tiene el gancho del original.

Los cazatesoros

21

03 2014

Alfons Martí. Si hay una serie actual que suma la cualidad de original a las de realista e interesante, esa es Los cazatesoros, en Xplora. Dos personajes con verbo directo e irónico se pasean por la vasta geografía estadounidense, estilo road movie, para visitar granjas de gente que quiere vender objetos antiguos. Wolf y Fitz, en efecto, son detectives-historiadores y cuando se meten en una granja para desempolvar viejos tesoros son capaces de hallar desde viejos surtidores de gasolina –verdaderas golosinas para anticuarios–, latas de hace medio siglo o un viejo coche de la marca que pasó de fabricar carruajes de caballos a automóviles.
Es interesante, pues nos permite regresar a apreciar las cosas por su valor intemporal y no por su consumo y destrucción inmediata. Además, el humor y la chispa innegable de los dos protagonistas elevan el nivel del programa. No les falta imaginación: «Somos fanáticos de los deshechos» o «Encontraremos el Santo Grial de los desperdicios» son un tipo de frases que se repite con frecuencia. Juntos podrían montar un museo repleto de vida y atractivo y su discurso lleno de humor no desentonaría junto a un Ben Stiller o similar.

Etiquetas: ,

Empeños a lo tonto

07

03 2014

Javier J. Díaz. No sé si soy el único que cada vez que sintoniza la TNT, sea a la hora que sea, se encuentra con algún capítulo de un programa en el que personas van a casas de empeños y acaban montando un show.
Aunque a España haya llegado hace un par de años, desde hace 4 años, los programas de empeños han copado la parilla de muchas televisiones americanas, para pasar luego a las europeas, y concretamente a las españolas. Empeños a lo bestia Detroit, La casa de empeños y Empeños a lo bestia Chicago son los tres formatos que no estamos ‘comiendo’ día sí y día no en la televisión española.
Sin embargo, el supuesto ‘modus operandi’ de este ‘docureality’ no termina de hacer honor a su nombre, porque lo empeñado suele ser siempre pequeño y demasiado original.
El programa cae en la misma fórmula de persona que llega creyendo que tiene un objeto deseado por el que pagarán 100 millones de dólares, y se encuentra con unos comerciantes que le dan 10 dólares como máximo. Y ahí a esperar que el cliente estalle y venga la seguridad. Fin de la historia. No hay más. No da más de sí, que no sea observar a la fauna americana que visita esos lugares, aprovechando un montaje televisivo ingenuo y lleno de spoilers de lo que se verá a continuación. Entretenido para no hacerle mucho caso a la tele, pero insípido para prestarle atención.

El ‘absurdo’ jefe

20

12 2013

Javier J. Díaz. Parto de la base de que en televisión todo lo que el telespectador ve, es mentira. Solo salvo los directos, y a veces ni eso. Me gusta ver programas de televisión que se creen que pueden engañar a los telespectadores. Los realities de Xplora se llevan la palma de la ingenuidad.
El espacio ‘El jefe’ presume de hacer pasar por anónimo a un alto directo de una empresa, para que vea y entienda las penurias que pasan sus trabadores. Lo disfrazan y lo convierten en un novato en su primer día de trabajo. Y de repente, los malvados jefes, sienten la humanidad de sus empleados mal pagados cuando estos les mandan. ¿No es totalmente irreal? ¿Alguien conoce a un jefe que le suba el sueldo a un empleado porque entiende sus problemas?
Lo sospechoso del programa es precisamente que nadie sospecha que, de repente, tengan que enseñar a un novato que va con una cámara detrás que está grabando su primer día, cuando el protagonista, de novato, tiene poco. Y mucho más inexplicable cuando se ve muy claro que los nuevos ‘jefes’ del ‘jefe infiltrado’ son carne de reality de Xplora.
‘El jefe’ tiene más guión que minutos dura y demasiada moralina americana –todos quieren ayudar a todos en la teoría- que encima resulta una campaña de marketing perfecta para la empresa del alto directivo.

Etiquetas: ,

1.000 maneras de morir

01

02 2013

Javier J. Díaz. Para los que no lo conozcan, esta frase tan recurrida también es un programa de televisión que se puede ver en el canal de la TDT Xplora cada miércoles hasta que, valga la redundancia, muera de patetismo, que es lo que se merece, y lo quiten de la parilla.
Esta vez, Xplora ha decidido ‘explorar’ una temática dramática y no muy explotada, las muertes accidentales más desafortunadas. Como ejemplos se pueden citar una saltadora que cayó mal y no pudo contarlo, un preso al que le estalló una granada en el ano o una mujer que se asfixió por su enorme pecho. ¿Les hace gracia? Posiblemente sí. ¿Y si fuera su prima también les haría? Posiblemente no. Pero el problema de 1.000 maneras de morir no es ese.
Lo tristemente divertido es su presentación, directa y cruda, resaltando la propia culpa de los fallecidos en los accidentes domésticos, caseros o carcelarios. Incluso mostrando cierta justicia en ellos por la vanidad, avaricia o maldad que mostraron antes de morir hasta estereotipando a la mujer como un objeto sexual.
No creo que a los familiares de los fallecidos les guste ver como recrean de una manera tragicómica la muerte de un ser querido. Xplora decepciona bastante emitiendo este tipo de contenidos.